Compartir
Publicidad
Diástasis abdominal o de rectos: qué es y por qué se produce
Postparto

Diástasis abdominal o de rectos: qué es y por qué se produce

Publicidad
Publicidad

Tras el embarazo, dos de cada tres mujeres sufre diástasis abdominal o de rectos, una lesión con molestas consecuencias para la salud y que también afecta al plano estético. Sin embargo, la diástasis sigue siendo una gran desconocida para muchas personas, y las mujeres que la sufren se sienten incomprendidas e incluso pueden llegar a tener problemas de autoestima.

Hoy vamos a saber más sobre esta lesión abdominal de la mano de Rafael Vicetto, fisioterapeuta especializado con más de diez años de experiencia en el campo de la diástasis de rectos, y creador del método Stop Diástasis. Te contamos qué es y por qué se produce la diástasis abdominal.

Por qué se produce la diástasis abdominal

diástasis abdominal

La diástasis de rectos abdominales es una lesión que consiste en la separación de los dos rectos abdominales a lo largo de la línea alba. Ciertas condiciones como la obesidad o los factores genéticos pueden predisponer a sufrir esta lesión, aunque es el embarazo la principal causa de diástasis.

Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer va cambiando y adaptándose al bebé que está creciendo en el útero. Para dejarle espacio, los músculos abdominales se van expandiendo y los órganos se desplazan.

Como resultado de este cambio fisiológico se produce la rotura en la línea alba que irá aumentando conforme avanza la gestación. De este modo, se estima que entre el 70 y el 100% de las embarazadas padece diástasis en el tercer trimestre, siendo más prevalente en embarazos con mucha ganancia de peso y en gestaciones múltiples.

Diastasis Rectos abdominales antes, durante y después del embarazo. Vía Clínica de Fisioterapia Vicetto
Tras el embarazo, solo en un 20% de los casos el abdomen vuelve a su lugar. Pero en otros, la lesión no se resuelve de manera espontánea, persistiendo un volumen abdominal similar a una tripa de pocos meses de gestación.

Qué consecuencias tiene la diástasis abdominal

Entre las funciones que tienen los músculos del tronco está la contención corporal y visceral. Si esos músculos no están correctamente tonificados o sufren algún tipo de lesión, se desencadenarán una serie de consecuencias en nuestro organismo:

  • Pérdidas de orina, como consencuencia del debilitamiento del suelo pélvico.
  • Disfunciones rectales, pues la debilidad de la musculatura dificulta la evacuación al modificarse el ángulo ano rectal, produciendo también problemas de estreñimiento y hemorroides.
  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Malas digestiones
  • Dolor abominal y lumbar
  • Problemas estéticos, pues la tripa que se queda como consecuencia de la diástasis es abultada, similar a una gestación de cuatro meses de embarazo.

Rafael Vicetto se lamenta de la desinformación que existe con respecto a la diástasis abdominal, y considera que los protocolos de embarazo y postparto deberían hablar de ello, pues solo así la mujer podría estar debidamente informada para ponerse en manos del especialista lo antes posible:

"Muchas mujeres dan por hecho que es normal sentir algo de dolor en sus relaciones, o tener perdidas de orina o incluso quedarse con tripita. Es algo que han ido asumiendo de generación en generación, pero no es así. Todo esto se puede tratar y solucionar"

Cómo se diagnostica

El diagnóstico de diástasis abdominal suele hacerse en la mayoría de los casos tras una valoración manual por parte del fisioterapeuta, aunque también podría ser necesario completarlo con una ecografía funcional de la pared abodminal o incluso un TAC.

En cualquier caso, y a modo orientativo, desde Clínica Fisioterapia Vicetto nos comparten este vídeo que puede ayudarte a comprobar si tienes diástasis abdominal, aunque esta valoración es puramente orientativa y no debe sustituir en ningún caso al experto:

Rafael anima a todas las mujeres que hayan tenido un bebé o tengan alguno de los síntomas arriba descritos a acudir al fisioterapeuta para una valoración, y ponerse en manos de los profesionales pertinentes en caso de lesión:

"Mi recomendación es que todas las mujeres tras el parto se hagan una revisión ginecológica y otra con el fisioterapeuta, quien valorará su musculatura y los daños estructurales que se han dado a nivel musculoesquelético durante el embarazo".

Qué hacer y qué no hacer en caso de diástasis

diástasis abdominal

Si tienes diástasis abdominal el fisioterapeuta te indicará el mejor tratamiento a seguir para lograr un abdomen funcional y paliar los síntomas producidos por la falta de tono.

Así mismo, debes saber que existen una serie de posturas y movimientos que podrían empeorar la lesión, y que por tando debes evitar en la medida que sea posible:

  • Grandes esfuerzos mantenidos o continuos
  • Movimientos cotidianos en los que se flexione el tronco, como por ejemplo, agacharse a coger algo con las piernas estiradas.
  • Algunos deportes que suponen una rotación del tronco e hiperpresión abdominal como puede ser el golf, el tenis o determinadas posturas de yoga y pilates.
  • Los abdominales clásicos, que además de agravar la diástasis pueden resultar especialmente dañinos para nuestro suelo pélvico, pues los músculos perineales quedan sometidos a una gran tensión y pueden acabar debilitándose.
  • Tos crónica, crisis de alergia o estreñimiento, pues los esfuerzos podrían empeorar la lesión.
Próximamente te explicaremos los diversos métodos que hay para tratar la diástasis abdominal o de rectos, y por qué es tan importante ponerse en manos de profesionales cuanto antes.

Fotos | iStock

Agradecimientos | Rafael Vicetto, de la Clínica Fisioterapia Vicetto y creador del método Stop Diástasis

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio