Compartir
Publicidad
Publicidad

Intervenciones innecesarias más frecuentes en los partos

Intervenciones innecesarias más frecuentes en los partos
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Según viene diciendo la Organización Mundial de la Salud desde hace años, hay que cambiar muchas cosas en los partos en el mundo. En general, hay una sobremedicalización de los partos, a menudo hablamos de ello en el blog. Pero, ¿cuáles son las intervenciones médicas innecesarias más frecuentes en los partos?

El parto es un acontecimiento que se presta a la sobremedicalización, desde el momento en que los médicos empezaron a ocuparse de los nacimientos y las mujeres y sus familias se muestran dispuestas a seguir sus consejos cuando les recomiendan intervenciones presentadas como importantes para la vida de la madre y el niño.

Es indudable que muchos procedimientos médicos salvan vidas y son precisos, pero las intervenciones innecesarias pueden provocar gratuitamente daños y gastos, y pueden tener graves consecuencias. En particular, en los partos se abusa de cuatro intervenciones: la cesárea, la episiotomía, la rotura artificial de membranas y la aplicación de oxitocina.

Cesáreas innecesarias

La tasa de partos por cesárea está en aumento en todo el mundo, una intervención que conlleva peligros y que se justifica en determinados casos, cuando salva vidas, como en caso de parto obstruido u otras indicaciones. Pero conlleva riesgos y puede ser causa de morbilidad de por sí, aparte de generar gastos muy elevados.

La tasa elevada de partos por cesárea parece haberse extendido al mundo entero. Con excepción de la Región de África, dicha tasa en las zonas urbanas de la mayoría de los países supera con creces el 10%, y en las zonas rurales también está en aumento. Eso significa que en muchos países la mayoría de esas intervenciones se llevan a cabo por motivos que no son médicos y sin claros beneficios para la salud.

En muchos países ricos esas intervenciones innecesarias conllevan pocos riesgos, pero en otros lugares las posibilidades de provocar consecuencias negativas para el lactante y la madre son muy reales. Además, recurrir a la cesárea cuando no es necesario puede suponer una desviación de los escasos recursos disponibles en los lugares en que muchas mujeres no tienen opción a una cesárea cuando su vida está en peligro.

Episiotomías innecesarias

La episiotomía es el corte o incisión quirúrgica realizado en la zona del perineo de la mujer con el que se consigue ampliar el canal del parto en la zona más externa para lograr que el bebé salga antes. Esta intervención se practica de forma sistemática sin que existan pruebas sólidas de que proteja el perineo, y se asocia a un riesgo mayor de transmisión del VIH, traumatismos y desgarros perineales y dispareunia.

La OMS recomienda unas tasas de episiotomía de entre el 10% y el 20%, sin embargo observamos que, por ejemplo en Europa, dichas tasas son ampliamente superadas en la mayoría de países, incluso llegando a un 80% en España.

piel con piel

Rotura artificial de membranas

Tampoco hay pruebas científicas de que la rotura artificial de membranas o amniotomía precoz de rutina sea útil en las mujeres en que el trabajo de parto evoluciona con normalidad; en cambio, aumenta el riesgo de sufrimiento fetal y transmisión del VIH.

Hay estudios que desaconsejan una política de práctica sistemática de la amniotomía para acortar la duración del trabajo de parto en primigrávidas o multíparas. Al contrario, sugieren que la amniotomía puede aumentar la necesidad de otras intervenciones como la cesárea.

Oxitocina artifical

También se hace un uso excesivo de la oxitocina artificial en los partos. La oxitocina hace que las contracciones sean más frecuentes y más intensas. Se utiliza para inducir un parto y para acelerar la dilatación.

Según la OMS la oxitocina tiene efectos beneficiosos en indicaciones bien precisas, determinadas mediante la vigilancia del trabajo de parto con el partograma. Resulta útil en la tercera fase del trabajo de parto para reducir la hemorragia posparto. Pero su uso rutinario no está justificado.

El uso de la oxitocina es cada vez más común en lugares en que la supervisión médica durante el parto es mínima y los partogramas no se usan o incluso se desconocen. En algunas partes de la India, Malí, Nepal y el Senegal, una tercera parte de las mujeres reciben oxitocina durante el alumbramiento. El uso indebido de la oxitocina, sobre todo cuando no hay supervisión médica, puede provocar sufrimiento fetal, mortinatalidad, ruptura uterina y muerte de la madre.

En definitiva, observo que entre los nacimientos de mis dos hijas se han sumado estas cuatro intervenciones innecesarias más frecuentes en los partos, lo cual da mucho que pensar, sobre todo al comprobar que no soy un caso aislado. El hecho de que la sobremedicalización de los partos esté llegando a países menos favorecidos es también preocupante.

Vía | OMS
Fotos | Philms y a4gpa en Flickr-CC
En Bebés y más | Estrategia de atención al parto normal, La industrialización de los nacimientos, Libro “Iniciativa del Parto Normal”: la federación de matronas por un parto mas natural

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos