Compartir
Publicidad
Publicidad

Sanidad recomienda a las embarazadas y niños no comer atún rojo ni pez espada

Sanidad recomienda a las embarazadas y niños no comer atún rojo ni pez espada
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace cosa de tres semanas Eva nos explicó cuál es la postura de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), que es un organismo dependiente del Ministerio de Sanidad, con respecto al consumo de peces grandes por parte de embarazadas, mujeres en periodo de lactancia y niños.

Según explicaron entonces, se recomienda a estos grupos de población que no coman atún rojo, pez espada ni tiburón por el alto contenido de mercurio que se ha hallado en los peces grandes, llegando a considerarse animales contaminados.

La postura de dicho organismo no ha cambiado, así que hablamos de nuevo de este tema por dos razones: porque vuelve a ser un tema candente, pues muchos medios de comunicación han publicado esta noticia ahora, y porque las empresas que comercializan atún en lata ya han explicado que podemos seguir acompañando la ensalada sin problemas con su atún, porque el atún que se utiliza para las conservas no es el atún rojo, que es el que está “vetado”.

Según explica la AESAN, con que una mujer embarazada tome 100 gramos de pez espada a la semana ya estará tomando la cantidad de mercurio tolerable. Si hablamos de niños de entre 7 y 12 años la cantidad se limita a 50 gramos semanales.

Estas limitaciones se producen porque el mercurio puede ocasionar alteraciones en el desarrollo neuronal del feto, si lo ingiere en demasía una mujer embarazada, y también en el desarrollo general de los niños de corta edad.

Además puede provocar daños en los pulmones, diarreas, temblores, alteración del sueño y otros síntomas, y todo ello porque los peces grandes como el atún rojo o el pez espada, que llegan a vivir hasta 10 años y que se van alimentando de otros peces (que también van ingiriendo mercurio), van acumulando día a día el mercurio industrial que les llega de las industrias, un metal pesado que nunca se desintegra.

Por suerte, como he dicho, el atún de las latas se puede comer sin problemas, por lo que podremos seguir con nuestros estupendos bocadillos de atún, que tan bien entran en el verano.

Sin embargo es una pena que tengamos que andar así, evitando comer algunos peces porque alguien no ha encontrado un sitio mejor donde tirar su mercurio que el mar.

Vía | Público
Foto | Flydime en Flickr
En Bebés y más | Mercurio en el pescado, El pescado, un alimento limitado en el embarazo, Cuidado con el consumo de panga y perca, El pescado en la alimentación infantil
En Vitónica | Sanidad recomienda no consumir atún en embarazadas y bebés, ¿por qué?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos