Publicidad

¿Tu herida de la cesárea hace tiempo que cicatrizó pero te sigue molestando? A mí también me pasa y así consigo aliviarlo

¿Tu herida de la cesárea hace tiempo que cicatrizó pero te sigue molestando? A mí también me pasa y así consigo aliviarlo
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Las madres que hemos dado a luz mediante cesárea sabemos que no es una operación fácil ni de recuperación rápida. La herida externa tarda en cicatrizar entre una y dos semanas, pero después se requieren una serie de cuidados que ayudarán a evitar posibles complicaciones derivadas de esta intervención.

Si han pasados días o semanas de tu cesárea puede que aún sientas dolor o picazón; es totalmente normal. Pero, ¿sigues teniendo molestias, meses o incluso años después? Si es así, debes saber que no eres la única y que probablemente tarden mucho tiempo en desaparecer. Con el fin de ayudarte, te comparto mi experiencia como madre que ha pasado por tres cesáreas.

"Me pica y me tira"

Recuerdo que la sensación de picor y tirantez en las cicatrices de mis cesáreas me duró mucho tiempo. Tanto, que llegué a preguntarle a mi médico si era normal seguir sintiendo prurito de manera ocasional, especialmente en los meses del año más calurosos.

Aunque es muy importante consultar siempre con el médico cualquier alteración que observes o sensación que percibas en tu cicatriz, desde mi experiencia te puedo decir que la tirantez y el picor son bastante habituales, incluso varios meses después de haber pasado por quirófano. Estas molestias se acrecientan si el proceso de cicatrización no ha sido normal.

La constante hidratación de la zona es uno de los aspectos claves para que la piel luzca más flexible. También me ha ayudado mucho la exfoliación suave con productos naturales

"Insensibilidad al tacto en la cicatriz y alrededor"

cicatriz de la cesárea

Sin duda para mí, la molestia más duradera en torno a la cicatriz de la cesárea es la insensibilidad.

Han pasado casi cinco años desde mi tercera cesárea y aún hoy me sigue desagradando enormemente tocarme la zona baja del vientre. Aunque me resulta peor cuando es otra persona la que me toca, pues incluso la caricia más sutil me incomoda si me pilla desprevenida.

Durante el tiempo que estuve tratándome la cicatriz de la cesárea, mi fisioterapeuta me enseñó a masajearme la zona para ir "despertando" el tejido y ganar sensibilidad. Sin duda, aquellos cuidados mejoraron notablemente esta desagradable sensación, aunque no la hicieron desaparecer.

Para quien no lo haya sentido nunca puede ser difícil de entender, porque incluso describirlo resulta complejo. Yo diría que es una mezcla de adormecimiento, hormigueo e insensibilidad, pero combinado al mismo tiempo con una sensibilidad tan excesiva que duele, o al menos molesta al roce.

De nuevo te aconsejo que consultes con un médico si te sucede lo mismo, y busques la ayuda de un fisioterapeuta que te indique cómo masajear tu cicatriz para ir ganando sensibilidad poco a poco.

"No me gusta su aspecto"

cicatriz de la cesárea

Una cicatriz de apariencia normal tiene un color semejante a la piel que la rodea, es plana y su aspecto es lineal y flexible. En el caso de la cicatriz de la cesárea, son muchas las fotografías que podemos encontrar en Internet con un aspecto impoluto y casi imperceptible.

Pero la realidad es que no siempre ocurre así, pues la cicatrización depende de múltiples factores como la predisposición genética, el tipo de piel, la edad, el tamaño de la herida...

Quizá, al mirar tu vientre veas una zona hundida entre dos montículos abultados, como si de un bocadillo se tratara. O quizá tengas una cicatriz muy gruesa en forma de queloide. En el fondo sabes que tu cicatriz es la más bonita del mundo, pues gracias a ella pudiste reunirte con tu hijo, pero te sigue impactando ver tu vientre seccionado y desearías que su aspecto mejorara estéticamente.

Es normal que tengas ese cúmulo de sentimientos. Personalmente, te aconsejaría que visitaras a un dermatólogo, pues existen múltiples cremas, tratamientos o terapias que pueden ayudarte a reducir el volumen de tu cicatriz mejorando notablemente su apariencia.

También podría ser recomendable que consultaras con un médico la idoneidad de acudir a un fisioterapeuta, pues en ocasiones las adherencias en torno a la cicatriz pueden afectar también al plano estético.

Yo tenía la cicatriz muy fea, hundida y amoratada, y tras varios meses de tratamiento su aspecto mejoró mucho. También me ayudó el aceite de rosa de mosqueta y una crema que me recomendó el dermatólogo para favorecer el proceso de cicatrización.

En definitiva, si sientes alguna de estas molestias y te has preguntado si será normal, ya ves que no eres la única a quien le sucede. Espero que mis consejos y experiencia te ayuden, aunque no dejes de consultar con un profesional sanitario todas tus dudas al respecto.

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Después de una cesárea: "Tranquila, la cicatriz te ha quedado muy bien", Historia de mi primera cesárea. Una cesárea deshumanizada

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios