Compartir
Publicidad
Una madre gana y rompe récord en un ultramaratón de 430 kilómetros, en el que hizo paradas para extraerse leche
Noticias

Una madre gana y rompe récord en un ultramaratón de 430 kilómetros, en el que hizo paradas para extraerse leche

Publicidad
Publicidad

En Bebés y más hemos comentado en distintas ocasiones que la maternidad no debe estar peleada con perseguir nuestros sueños y metas profesionales y personales. Un ejemplo de ello son las madres atletas, que después de la gran transformación por la que pasa su cuerpo, no sólo retoman sus actividades, sino que además algunas lo hacen enfrentándose a grandes desafíos y pruebas.

Muestra de ello es Jasmin Paris, una madre británica que no sólo ha participado en un ultramaratón de 430 kilómetros en el que hizo paradas para extraerse leche, sino que además, lo ha ganado y ha establecido un nuevo récord.

Jasmin Paris es veterinaria y madre de una niña de 14 meses. Una de sus pasiones es hacer running y ha participado en distintas carreras y maratones. En su blog incluso, ha hablado acerca de su experiencia al retomar el running después de ser madre y las dificultades a las que se enfrentó al darse cuenta que no sería tan fácil como lo imaginaba antes de que naciera su hija Rowan.

Pero a pesar de retomar el ejercicio después del parto y haber obtenido buenos resultados, le estaba costando mucho mantenerse motivada para continuar entrenando, por lo que decidió buscar algo que la retara: "Así que hice algo loco, y me anoté en una carrera en la que había jurado nunca participar, la Spine". La Montane Spine Race es un ultramaratón de 430 kilómetros, uno de los más difíciles y duros de todo el mundo.

Como si la distancia no fuera suficiente, la carrera tiene lugar en pleno invierno inglés, en el sendero Pennine Way, que atraviesa algunos de los terrenos más difíciles de recorrer en Inglaterra. En él, los participantes deben pasar por algunos tramos con fuertes vientos, lluvia y nieve, con sensación térmica de hasta 20 grados bajo cero.

En la misma entrada en la que cuenta su experiencia, ella contaba que el desafío más grande no sería participar en la carrera en sí, sino extraerse leche durante la misma, pues aún continúa amamantando a su hija y no deseaba que la lactancia se viera interrumpida por su participación en el ultramaratón.

Carrera Madre Hija

Pero a pesar de las dificultades propias, así como los retos y desafíos que se presentaron durante la carrera, Jasmin llegó en primer lugar con un tiempo de 83 horas 12 minutos y 23 segundos, rompiendo el anterior récord de la misma, que era mayor por 12 horas.

Durante casi cuatro días mientras hacía el ultramaratón, ella realizó algunas paradas para extraerse leche y descansó un poco, pero en total, solo durmió dos horas y media. Una característica de esta carrera, es que cada participante decide cuándo y cuánto descansar.

Jasmin cuenta, a modo de broma pero también como un dato real, que la maternidad quizás le ayudó un poco, pues tras el nacimiento de su hija, sus horas de sueño se vieron considerablemente reducidas y como muchas madres, se acostumbró a tener horarios de descanso muy pequeños.

Más madres atletas que continúan su lactancia

Jasmin sin duda es una inspiración y un ejemplo de lo mucho que podemos lograr las mujeres y madres del mundo, aunque no es la primera atleta que vemos participar en eventos importantes deportivos y al mismo tiempo, continuar activamente su papel de madre.

Otras madres maratonistas o runners que han hecho noticia al continuar su lactancia en este tipo de competencias, son Jaime Sloane, que se extrajo leche mientras participaba en un triatlón, y Sophie Power, que participó en un ultramaratón de montaña que duró 43 horas y en el que hizo algunas paradas para amamantar a su bebé.

Pero estos ejemplos no se limitan a las madres que hacen running. También tenemos a Irina, la jugadora de balonmano, que dio el pecho a su bebé en la cancha, regalándonos una imagen preciosa y muy natural de conciliación. O a la ganadora olímpica Maialen Chourraut, que en plena competición de judo, amamantó a su hijo de dos años y medio.

Sin duda todas ellas son un ejemplo de fortaleza, conciliación y amor materno, pues no sólo persiguen sus sueños participando en competencias o corriendo maratones, sino que además, continúan protegiendo y manteniendo la lactancia de sus hijos.

Fotos | YouTube/Montane UK
Vía | El País

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio