El bebé más prematuro del mundo según el Guinness de los Récords cumple su primer año: nació con 21 semanas y 340 gramos de peso

El bebé más prematuro del mundo según el Guinness de los Récords cumple su primer año: nació con 21 semanas y 340 gramos de peso
Sin comentarios

La historia del pequeño Richard es de esas que emociona y sorprende; y no solo por tratarse de un gran prematuro nacido en plena pandemia por COVID, sino porque tras vencer todo pronóstico médico de supervivencia, este bebé acaba de soplar las velas de su primer cumpleaños y ha sido nombrado por el Guinness World Records como el bebé más prematuro del mundo en sobrevivir.

Te compartimos su increíble historia de lucha y superación.

Los médicos no le dieron ninguna posibilidad de supervivencia

Beth y Rick Hutchinson (Estados Unidos) anhelaban tener hijos, pero no lo tuvieron fácil. Desgraciadamente, perdieron un primer embarazo a las siete semanas de gestación y después se sometieron a varios tratamientos para volver a concebir. Tras un año intenso de búsqueda por fin lograron su ansiado positivo.

Durante los primeros meses de gestación todo parecía marchar bien, pero estando de 20 semanas, Beth sufrió complicaciones que adelantaron el parto cuatro meses antes de lo previsto, sin que los médicos pudieran hacer nada por evitarlo.

El pequeño Richard llegó al mundo el 5 de junio de 2020 con 21 semanas de gestación y dos días. Su piel era traslúcida, cabía en la palma de una mano y pesaba apenas 340 gramos.

El equipo de neonatología del Children's Hospital de Minnesota fue muy franco con los padres desde el primer momento: "Sabemos que los bebés que nacen a las 21 semanas por lo general tienen un pronóstico desfavorable, por lo que en realidad a la familia se le dio un 0% de posibilidades de que el bebé sobreviviera" - explica la doctora jefe de neonatología del hospital, Stacy Kern.

Y es que según explica el propio centro hospitalario en su página web, la mayoría de hospitales solo resucitan a bebés nacidos a partir de la semana 22 y Richard, con tan solo 21 semanas, era extremadamente pequeño para salir adelante. Sin embargo, empujados por el deseo de los padres, los médicos estuvieron de acuerdo en luchar por su vida.

Rápidamente fue conectado a un ventilador mecánico y comenzó a recibir nutrición por vía intravenosa. Sus cuidados supusieron un auténtico reto para los especialistas, pues según afirman los propios neonatólogos que le atendieron "no hay muchas investigaciones sobre cómo sacar adelante a un bebé de 21 semanas de gestación".

Seis meses de cuidados intensivos en la UCIN

El primer mes de vida de Richard fue el más delicado. No en vano, los médicos nunca pensaron que llegaría a superarlo. Para sus padres la situación también fue extremadamente difícil, no solo por la delicada salud de su bebé, sino porque vivían a una hora de camino del hospital, por lo que diariamente debían recorrer varios kilómetros para poder estar con su hijo.

En contra de todo pronóstico, Richard fue cumpliendo etapas y creciendo y madurando a todos los niveles. Así, en diciembre de 2020, después de más de seis meses en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales, fue dado de alta y pudo marcharse por fin a casa con sus papás.

Pero antes de abandonar el hospital sus padres tuvieron que formarse en resucitación cardiopulmonar y recibir nociones importantes sobre cómo debían cuidarlo. En casa ha continuado usando oxígeno, oxímetro de pulso y al principio dependía también de un tubo de alimentación.

Hace tan solo unas semanas Richard cumplió su primer añito. Por el momento, los médicos no saben si en el futuro necesitará cuidados de fisioterapia, terapia ocupacional o del habla, pero pesar de todo lo vivido y de las innumerables dificultades que ha tenido que superar, es un bebé feliz con unas inmensas ganas de vivir.

El bebé más prematuro del mundo

Desde el hospital de Minnesota aseguran que Richard Hutchinson es el bebé más prematuro que han atendido jamás. Además, el libro Guinness de los Records ha incluido su nombre como el bebé más prematuro del mundo en conseguir sobrevivir, un récord que según el propio libro hasta entonces ostentaba James Elgin, nacido en Canadá en 1987 con una edad gestacional de 21 semanas y cinco días.

El caso de Richard nos ha recordado al de una bebé alemana llamada Frieda nacida en 2011, y otra bebé de Texas nacida en 2014. En ambos casos, los nacimientos también se produjeron en la semana 21 de gestación, aunque los pesos de de las bebés fueron ligeramente superiores que el de Richard, con 460 y 425 gramos respectivamente.

Con más semanas de gestación que Richard pero un peso inferior conocimos el caso de la pequeña Saybie, nacida en California con 23 semanas y 245 gramos, y un bebé japonés nacido con 24 semanas y 268 gramos de peso.

Nacer prematuro es una llegada al mundo para la que nadie está preparado, y especialmente en el caso de los micro-prematuros, nacidos entre las semanas 22 y 28 de gestación, el reto es aún mayor.

Su situación de prematuridad extrema, sumado al escaso peso con el que llegan al mundo, aumenta considerablemente los riesgos, pero afortunadamente, gracias a los avances de la ciencia, cada vez bebés más pequeños logran salir adelante. La tasa de supervivencia de los nacidos antes de la semana 28 de gestación es del 65%, y del 95% para los nacidos después, situando a nuestro país en la élite mundial en este campo.

Fotos | Twitter Guiness World Records

Vía | Children's Minnesota, CBS Minnesota

En Bebés y Más | Cada año nacen en el mundo 15 millones de bebés prematuros, Dan de alta a una bebé prematura que pesó 370 gramos al nacer con casi 25 semanas de gestación, Un bebé prematuro de 23 semanas y 760 gramos logra sobrevivir gracias a mantenerlo en una bolsa de plástico con oxígeno

Temas
Inicio