Compartir
Publicidad

La historia de "Emilín el guerrero", un gran prematuro de 23 semanas de gestación que ha salido adelante sin secuelas

La historia de "Emilín el guerrero", un gran prematuro de 23 semanas de gestación que ha salido adelante sin secuelas
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A los bebés prematuros a menudo se les llama de manera cariñosa, "guerreros" o "luchadores". Y sin duda lo son, pues a pesar de llegar al mundo antes de tiempo, demuestran una sobrecogedora fuerza por vivir y salir adelante. Por eso, al pequeño Emilio lo conocen en el Hospital Materno Infantil de Málaga como "Emilín, el guerrero".

Emilio, que ha cumplido nueve meses (edad cronológica), nació en la semana 23 de gestación y un peso de 510 gramos, situándose en el límite de la viabilidad. Pero tras 10 semanas en incubadora y cuatro meses hospitalizado, este pequeño guerrero ha salido adelante sin secuelas.

Un embarazo gemelar que acabó en la semana 23

Según podemos leer en el Diario Sur, Rocío y Emilio tuvieron que recorrer un durísimo camino hasta llegar a su bebé. Tras varios tratamientos de fecundación in vitro, la pareja acabó logrando el embarazo de manera natural, pero, lamentablemente, su hija falleció dentro del útero en la semana 31 de gestación, a causa de una infección en el corazón.

Para entonces, Rocío fue diagnosticada de una endometriosis profunda y tuvo que ser sometida a una operación que duró varias horas y se saldó con la extirpación de una de las trompas.

Cuando se recuperó, la mujer se sometió a un nuevo tratamiento de fertilidad y quedó embarazada de gemelos, pero tras unos meses complicados y en los que tuvo que guardar reposo, a las 22 semanas se puso de parto y los médicos no pudieron hacer nada por retener más tiempo a los bebés.

Manuel y Emilio nacieron el 31 de enero en la semana 23 de gestación; una semana que, según los neonatólogos, sitúa al prematuro en el límite de la viabilidad. Tristemente, tres días después el pequeño Manuel falleció, por lo que todas las esperanzas quedaron puestas en Emilio, quien con tan solo 510 gramos y 28 cm comenzó a luchar con todas sus fuerzas por salir adelante.

En las diez semanas que permaneció en la incubadora, el pequeño Emilio se enfrentó a múltiples obstáculos, como una peritonitis y varios problemas respiratorios muy graves. Pero poco a poco fue superándolo todo, y dos meses después de su llegada al mundo madre e hijo pudieron abrazarse por primera vez.

Gracias a los cuidados profesionales de todo el equipo médico, tras cuatro meses en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Materno Infantil de Málaga, Emilio recibió el alta. Allí fue apodado como "Emilín, el guerrero", pues contra todo pronóstico, el niño no solo ha salido adelante sino que, por ahora, no parece presentar ningún tipo de secuela derivada de su prematuridad.

Prematuros y grandes prematuros

Los bebés nacidos antes de término se clasifican en dos grandes grupos: los prematuros extremos o grandes prematuros, nacidos antes de la semana 28 de gestación, y los prematuros, que son aquellos nacidos a partir de la semana 29.

Cada año nacen en el mundo 15 millones de bebés prematuros, y cada vez son más altas las cifras de los que logran salir adelante gracias a los cuidados profesionales y a la medicina, que avanza de forma espectacular en este campo de la neonatología.

En España, uno de cada 13 bebés llega al mundo de forma prematura. La tasa de supervivencia de los nacidos antes de la semana 28 de gestación es del 65%, y del 95% para los nacidos después, situando a nuestro país en la élite mundial en este campo.

Y es que en España se han conseguido importantes logros y avances en el manejo de los prematuros, reduciendo la mortalidad y las grandes secuelas de la prematuridad como la parálisis cerebral o las relacionadas con déficits sensoriales graves.

El caso de Emilio (que nos ha recordado al de otra bebé malagueña del que nos hicimos eco hace un año) estaría encuadrado dentro de los grandes prematuros, y la edad gestacional que tuvo al nacer se situaría, según los expertos, en el límite de la viabilidad.

Pero por suerte, cada vez son más las noticias que nos llegan de pequeños luchadores que aún viniendo al mundo antes de tiempo, se aferran a la vida con fuerza y tesón, dándonos a todos una gran lección de esperanza que siempre nos encanta compartir.

Fotos | iStock

Vía | Diario Sur

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio