María Castro comparte las dificultades que está atravesando con la lactancia a causa de una herida en el pezón, ¿cómo se cura?

María Castro comparte las dificultades que está atravesando con la lactancia a causa de una herida en el pezón, ¿cómo se cura?
Sin comentarios

Recientemente la actriz virtió en madre por segunda vez hace 13 meses, y desde entonces amamanta a su hija Olivia, tal y como ha explicado en numerosas ocasiones a través de sus redes sociales.

Pero María siempre ha hablado con naturalidad y sin tapujos sobre la lactancia materna, de sus luces y sombras, y de los baches que a veces atravesamos las madres y que pueden complicar esta maravillosa experiencia de vida.

Recientemente la actriz publicaba un vídeo en su cuenta de Instagram en el que se ve su cara de dolor mientras da el pecho a su hija, debido a una herida en el pezón que le hizo su bebé hace tiempo, y que no termina de cicatrizar.

Con el vídeo, María pretende una vez más mostrar otra realidad de la lactancia; aquella que no siempre resulta ideal, ni sale como planeas.

 

Hay un tendencia clara a idealizarlo todo en las redes. Y sinceramente, mostrar siempre esa realidad tan “ideal” no provoca otra cosa que “desgracia” en aquellos que no consiguen tan brillantes resultados.
Les/nos lleva a preguntas absurdas, pero muy reales, tales como: “y por qué a mí? Que hago mal?… o la cinematográfica “qué he hecho yo para merecer esto”…Menos máscara y más realidad!! , que normalizan cada pequeño detalle de la vida cotidiana y nos ayudan a relativizar todo aquello q no se corresponda con lo que nos han vendido como “normal”
Aquí estoy yo, una mañana cualquiera, con mi segunda lactancia… tan real, tan normal, tan animal…No las cambiaría por nada… ambas fueron elegidas libremente (indispensable) y aunque ambas fueron duras al principio: pechos edematizados, excedente de leche para una familia entera, grietas… ambas fueron maravillosas (a ratos)!
Y sobre todo en ambas experimenté esa sensación de paz, cuando el bebé se enganchaba a mí y en mis bracitos se dormía, y unas ganas inmensas de bajarme del mundo mientras éste seguía girando. Pero como casi todo tiene un pero, ha llegado el momento del mío, del nuestro.
Hace meses que arrastro una herida importante provocada por esos dientecitos que tanta gracia nos hacen. Peleo cada día porque se cierre: cambiar la postura de amamantamiento, desinfectar la zona, dejarla secar al aire… todo recomendado, pero sin mejora alguna… más bien todo lo contrario.
No voy a enseñarla obviamente.. por evitar el sensacionalismo, y por proteger los ojos más sensibles que me puedan ver, pero viendo mi cara, creo q podéis dar rienda suelta a vuestra imaginación.
No me siento mal por ser “mala madre”… las cosas no van por ahí. No creo que el amor se mida en los meses que se le da el pecho… ni siquiera, y obviamente, en si se le da o no…
Es sólo que me siento como sin fuerzas o recursos para hacerlo. Ella quiere lo que yo tengo, y si “simplemente” no se lo doy, como creéis que va a reaccionar??? Porque yo ya lo sé. Por eso no es tan “simple” la cosa…
Del dicho al hecho hay un trecho y el que lo mente ahora no significa que vaya a ser inmediato, pero sí que me ronda por la cabeza ya.
Siempre pensando en ella… en el bienestar de la casa cuando yo no estoy, y en lo mejor para el pack de cuatro. Que sí fuera pensando en mí también valdría eh… ya que la lactancia siempre será de dos, y nada más que de dos. Siempre que uno no quiera, se habrá terminado.
Es curioso, porque sólo sacarme de la manga ayer el libro de @alpapadro sobre el 'Destete', he tenido un aluvión de mensajes por vuestra parte compartiendo vuestras experiencias y vuestras dificultades… ¿por qué algo tan animal, tiene que ser tan complejo?
Bueno, la vida me irá enseñando y diciendo que hacer, con mi intuición y sin dejar de intentar rodearme de las mejores… de las que más saben. Os iré contando.
Tanto si es duro como si no. Tanto si es sencillo como complejo. Tanto si es natural como provocado, tratando de sentirme bien en todo momento, ya que como todas, lo habéis/hemos hecho lo mejor que habéis/ he sabido y con todo el amor del mundo.
(En el vídeo la veis pidiendo su dosis de alimento/ amor… sin importarme los pelos de su madre, las heridas, o si se trata o no del mejor momento… paro el vídeo de forma abrupta por el dolor me obliga a cambiar de pecho…) Porque de esto va también la lactancia: del aquí y del ahora, mientras la noria sigue girando.

La actriz ha recibido miles de comentarios de apoyo de otras madres que aseguran entender por lo que está pasando, y que al igual que ha hecho ella, han compartido sus experiencias y dificultades con las lactancias de sus bebés.

Por otro lado, han sido muchas las mujeres que han agradecido a María que muestre la cara B de la lactancia; porque esa otra realidad también existe y necesario enseñarla para crear conciencia, informar y apoyar a las madres estén pasando por una situación similar.

¿Cómo curar una herida en el pezón?

María Castro ha querido visibilizar un problema que ocurre con frecuencia durante la lactancia: las heridas en el pezón, tanto si es producida un mordisco del bebé mientras mama, como si se debe a un mal agarre o mala postura que acaba provocando grietas.

El pezón es una zona especialmente sensible, y desafortunadamente no existen remedios mágicos que ayuden a curar una herida, máxime cuando se está amamantando.

La pediatra y asesora de lactancia, Miryam Triana, nos aconsejaba en este artículo lavar los pezones a diario con agua y jabón para evitar infección, secarlos bien y dejarlos al aire el máximo tiempo posible, sin aplicar ningún tratamiento tópico sobre ellos.

Igualmente, es necesario revisar la postura y el agarre del bebé a fin de detectar algún problema que pueda estar interfiriendo, como podría ocurrir con el frenillo sublingual corto. También es aconsejable probar varias  posturas a la hora amamantar, hasta encontrar una que ayude a disminuir la presión sobre los pechos y mejorar el agarre del bebé.

En el caso de que el dolor sea insoportable, la asesora de lactancia recomienda dar un margen de tiempo para que la herida cicatrice, y mientras extraer la leche del pecho afectado de manera manual (el sacaleches podría dañar más el pezón) y ofrecérsela al bebé.

Si la herida ha sido ocasionada por los dientes del bebé al morder el pezón, Miryam Triana nos daba en este post una serie de consejos que podrían ayudar a evitar que la situación vuelva a producirse.

Foto | IG @maria_castro_jato

En Bebés y Más | "Es necesario visibilizar las sombras para alcanzar las luces", Verdeliss habla sobre las dificultades de sus lactancias, La angustiosa foto de una madre frustrada por su difícil experiencia con la lactancia materna, Estas siete famosas defienden y apoyan la lactancia materna y así lo demuestran en sus redes

Temas
Inicio