Compartir
Publicidad

"Es necesario visibilizar las sombras para alcanzar las luces", Verdeliss habla sobre las dificultades de sus lactancias

"Es necesario visibilizar las sombras para alcanzar las luces", Verdeliss habla sobre las dificultades de sus lactancias
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Todos conocemos las bondades de la leche materna, y somos muchas las madres que decidimos, desde el primer momento, amamantar a nuestros bebés. También hay mujeres que se preparan durante el embarazo, leyendo artículos y libros sobre lactancia materna.

Pero hasta que no tienes a tu bebé en brazos y se inicia la lactancia no sabes lo que realmente significa. En ese momento, la teoría da paso a la práctica y la experiencia puede no ser la esperada.

Y esto es lo que le ha sucedido a Verdeliss con sus dos últimas lactancias: la de sus hijas mellizas y la de su bebé prematura. Pero lejos de esconder las dificultades por las que ha pasado, la conocida Youtuber ha querido compartirlas con todos sus seguidores, con el fin de animar a otras madres que se encuentran en la misma situación.

"A veces pienso en cuántas toallas se habrán tirado por falta de tribu"

La conocida youtuber y madre de siete hijos, Verdeliss, publicó ayer en su cuenta de Instagram una reflexión sobre la lactancia materna que nos ha emocionado, por la sinceridad de sus palabras y lo que transmite. El texto se acompaña de una fotografía de ella amamantando a su última hija, nacida de manera prematura a las 31 semanas de gestación.

Ver esta publicación en Instagram

Lactancia materna. 🤱🏼 Te hartas de escuchar: no tiene que doler...pero ay cuando duele! A veces pienso cuántas toallas se habrán tirado por falta de tribu, de compartir experiencias, de madre a madre. Todas nos conocemos la técnica, las bondades de la leche materna y nos avasallan con la evidencia científica (con razón🤲🏻) Pero presentar también las dificultades, lejos de aminorar, prepara y fortalece. Mujeres, mis inicios con mis dos lactancias no fueron como esperaba: entre dolor, lágrimas, grietas, ampollas, obstrucciones, mastitis, insomnio y culpa...mucha culpa! Con las mellizas me rebelé pensando que no era lo que me habían contado, pero la intervención de Carmen, mi amiga Doula y asesora de lactancia fue más fuerte (y mi cabezonería jeje). Con Miren, yo misma me consolé: tranquila, es normal, llegará la calma, llegará una lactancia placentera. Creedme...si es una lactancia materna deseada (y si no hay patología que lo impida) un día te encuentras mirando a tu bebé mamar, en una fusión dulce, mágica y mamífera. Y esos dos tortuosos meses hasta que se instauró la lactancia cobran sentido. Y te enamoras de esos instantes. Es necesario visibilizar las sombras, para alcanzar las luces❤️ Si estás ahora en ese vulnerable período donde sentir algo que no sea similar a clavarte miles de alfileres en el pezón cada vez que se engancha tú bebé resulta parecer una “estafa”, tranquila... llegará la lactancia placentera y es maravillosa. Ánimo puérpara (después vienen las crisis de crecimiento, el rechazo o la agitación materna para variar...pero eso ya es agua de otro costal 😅) déjate apoyar, cree en ti y en tu bebé #Verdeliss #LactanciaMaterna

Una publicación compartida de verdeliss (@verdeliss) el

"Lactancia materna. Te hartas de escuchar: no tiene que doler...pero, ¡ay cuando duele! A veces pienso cuántas toallas se habrán tirado por falta de tribu, de compartir experiencias de madre a madre. Todas nos conocemos la técnica, las bondades de la leche materna y nos avasallan con la evidencia científica (con razón). Pero presentar también las dificultades, lejos de aminorar, prepara y fortalece."

"Mujeres, mis inicios con mis dos lactancias no fueron como esperaba: entre dolor, lágrimas, grietas, ampollas, obstrucciones, mastitis, insomnio y culpa... ¡mucha culpa!"

"Con las mellizas me rebelé pensando que no era lo que me habían contado, pero la intervención de Carmen, mi amiga Doula y asesora de lactancia fue más fuerte (y mi cabezonería jeje). Con Miren, yo misma me consolé: tranquila, es normal, llegará la calma, llegará una lactancia placentera".

"Creedme, si es una lactancia materna deseada (y si no hay patología que lo impida) un día te encuentras mirando a tu bebé mamar, en una fusión dulce, mágica y mamífera. Y esos dos tortuosos meses hasta que se instauró la lactancia cobran sentido. Y te enamoras de esos instantes. Es necesario visibilizar las sombras, para alcanzar las luces"

"Si estás ahora en ese vulnerable período donde sentir algo que no sea similar a clavarte miles de alfileres en el pezón cada vez que se engancha tú bebé resulta parecer una “estafa”, tranquila... llegará la lactancia placentera y es maravillosa. Ánimo puérpara (después vienen las crisis de crecimiento, el rechazo o la agitación materna para variar... pero eso ya es agua de otro costal) déjate apoyar, cree en ti y en tu bebé"

Las luces y sombras de la lactancia materna

Como cualquier otro aspecto de la crianza, la lactancia también es una experiencia personal, que puede llegar a ser muy diferente de una madre a otra: para algunas mujeres, es una experiencia buena y exitosa desde el primer momento, mientras que para otras es un camino plagado de dificultades.

Aunque es cierto que cuando se logra tener una lactancia exitosa se convierte en una de las experiencias más increíbles y amorosas en la vida de una madre, existe también un lado oscuro por el que pasan algunas mujeres, y que está muy alejado de esa lactancia de ensueño que nos han vendido.

Por eso es importante visibilizar las sombras de la lactancia, para que las madres que están pasando por ello no se sientan solas, culpables, ni sufran en silencio. Compartir experiencias no solo puede suponer una gran ayuda para la madre que está teniendo dificultades, sino convertirse en el salvavidas que esperaba.

La importancia de la tribu

tribu
Y en este sentido cobra especial importancia la tribu, pues es fundamental que la madre cuente con una importante red de apoyo que le ofrezca seguridad e información ante posibles dudas y contratiempos que puedan surgir.

El apoyo debe comenzar desde el paritorio, donde médicos, enfermeras y matronas correctamente informados en lactancia tiendan la mano a la reciente mamá, sabiendo comunicar y ayudar desde la empatía que se requiere en estos delicados y primeros momentos entre madre y bebé.

Una vez que madre y bebé son dados de alta, se hace más imprescindible que nunca el apoyo de la pareja y de una tribu de madres que te escuche, te entienda y no te juzgue. Y es que poder hablar sin tapujos ni miedos, y recibir consejos de otras mamás basados en la experiencia, es sin duda una gran ayuda.

Y si estás teniendo dificultades con tu lactancia, lo recomendable es que acudas a un grupo de apoyo a la lactancia, donde asesoras o IBCLC te ayudarán a superar los obstáculos y aclararán todas tus dudas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio