Compartir
Publicidad

La sincera carta de un juez que nos invita a reflexionar sobre los regalos que recibirán nuestros hijos estas Navidades

La sincera carta de un juez que nos invita a reflexionar sobre los regalos que recibirán nuestros hijos estas Navidades
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sabemos lo que los niños pedirán a los Reyes Magos estas Navidades, pero ¿sabemos lo que nos pedirían a nosotros, sus padres, si les propusiéramos que nos escribieran una carta? Tiempo. Nos pedirían que les dedicásemos más tiempo para jugar con ellos o para compartir una tarde divertida llena de risas y momentos felices.

El Juez Ángel Campo, magistrado de la Audiencia Provincial de Asturias[ha escrito un artículo en el diario La Nueva España que os animamos a leer íntegramente ya que nos invita a reflexionar sobre estas fiestas y sobre los excesos y el consumismo que lleva aparejados. ¿Es eso lo que realmente nos hace felices? Y sobre todo, ¿es lo que hace felices a nuestros hijos?

Tiempo para jugar con ellos: el mejor regalo

Hace unos días os compartíamos el anuncio que Famosa ha hecho para estas Navidades en el que animaba a los padres a jugar más con los hijos, a decicarles tiempo y a disfrutar de su infancia antes de que sea tarde.

Porque si hay algo en lo que coincidimos todos los padres es en afirmar que el tiempo pasa demasiado deprisa y que el bebé que hoy sostenemos en nuestros brazos no tardará en caminar por la vida de manera independiente, sin necesitar de nuestro respaldo ni nuestro acompañamiento permanente.

Por eso es tan importante que el tiempo que tengamos se lo dediquemos en exclusiva a nuestros hijos, olvidándonos de las prisas, el estrés y los móviles. Están en una edad en la que nos necesitan más que nunca, y es quizá en Navidad cuando se hace más patente esta necesidad.

"Nos empeñamos en que esa noche sea mágica para nuestros hijos e hijas, y para ello buscamos el juguete de moda, el último modelo, el más caro, el más grande, el más colorido. Pero luego, tal vez nos olvidamos, que lo importante de que regalemos uno u otro juguete, no es el objeto, sino más bien que permitamos a esos pequeñajos que lo compartan con nosotros, que nos enseñen a jugar con él, que nos expliquen cómo funciona y, sobre todo, que a través de ese juguete nos tengan a su disposición un tiempo con dedicación exclusiva"

"Vivimos atados al trabajo, al móvil, a las preocupaciones, al reloj, a las actividades extraescolares. El tiempo se nos escapa entre los dedos, y lo que es peor se nos escapa la infancia y los recuerdos de nuestros hijos/as" - reflexiona el Juez Campo en su artículo.

Así pues recordemos que más que juguetes, lo que necesitan nuestros hijos es que juguemos con ellos y les dediquemos nuestro tiempo. Porque, ¿qué mejor juguete hay que papá o mamá?

Aplicar la coherencia y el sentido común

A mi juicio creo que la reflexión de este juez está cargada de razón. Vivimos en una sociedad que fomenta el consumo y la competitividad. "Yo ya he escrito mi carta a los Reyes Magos, y me voy a pedir diez cosas. ¿Tú cuántas?" - le preguntaba el otro día un amiguito del cole a mi hijo.

Nino Con Regalos

Los centros comerciales están en estas fechas abarrotados de gente con las manos llenas de bolsas. Compras compulsivas aquí y allá. Regalos para todos y cuantos más, mejor. Carros plagados de juguetes que no harán si no restar ilusión y desvirtuar el verdadero significado de la Navidad.

"Algo parecido, ocurre con los regalos del día Reyes o de Papá Noel. Pues llegadas estas fechas, nos sentimos obligados a comprar los regalos más caros, más vistosos, pues están de moda. Y si no se los compramos, tememos que nuestros hijos puedan verse aislados y marginados".

"Pero lo más grave aún, es que, como se recogía en una reciente encuesta, muchos padres para comprar esos juguetes se endeudan por encima de sus posibilidades; generando descubiertos, que van a lastar su economía durante el año siguiente o tal vez más tiempo" - recalca Ángel Campo.

No perdamos la perspetiva ni compremos de forma compulsiva: regalemos usando la cabeza. Aunque creamos que no, nuestros hijos nos lo agradecerán y ¡también nuestro bolsillo!

Elige juguetes adecuados

Otro de los aspectos que ha querido destacar el Juez Campo en su artículo es la importancia de elegir juguetes acordes a la edad del niño, que favorezcan su imaginación, aprendizaje y creatividad.

"Los niños/as necesitan jugar con los juguetes, no que los juguetes jueguen con nuestro hijos/as" - reflexiona el Juez.

Y es que, ¿cuántas veces no habremos comprado un juguete guiados por las llamativas imágenes de su caja o por la publicidad, sin saber si realmente era el más indicado para la edad de nuestro hijo? Hay tantas y tantas marcas, tanta variedad y tantos modelos que a veces puede resultar difícil elegir lo correcto.

Por otro lado, también hay veces que pareciera que queremos "quemar etapas" demasiado deprisa con nuestros hijos. Adaptemos nuestro regalo a su edad, a sus capacidades y a su entendimiento. Sólo así lograremos que lo disfruten realmente y que jueguen con ello.

"Muchas veces compramos regalos inadecuados para su edad, así vemos a niños y niñas de 8 años o menos, que tienen teléfonos de última generación, mucho más potentes que los de sus padres, conexiones y acceso ilimitado a internet y a las redes sociales, equipos electrónicos tremendos, motos, drones, etc., para cuyo uso, en muchas ocasiones, no están capacitados ni tienen la madurez necesaria"

"De ahí que luego vengan los problemas derivados de su uso, siendo cada vez más frecuentes los casos de: Bullyng telefónico, el Ciberacoso, el Child Grooming, el Stalking (diferentes formas de acoso en definitiva) que generan graves problemas físicos y psicológicos a nuestro menores, y que a veces por desgracia, terminan en suicidio" - alerta en su artículo.

Con el paso del tiempo, los juguetes se han vuelto cada vez más sofisticados, y aunque los juguetes tecnológicos cuentan con grandes ventajas para los niños, no debemos olvidarnos de los beneficios que aporta el juego simbólico, los tradicionales juegos de mesa para compartir un rato en familia, o los juegos al aire libre.

Vivamos estas fiestas aplicando el sentido común y sin dejarnos arrastrar por el consumismo. Pero, sobre todo, tengamos muy presente que el mejor regalo para nuestros niños somos nosotros y nuestro tiempo. Estas Navidades...¡nosotros decidimos!

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio