Compartir
Publicidad
Mi hijo es demasiado bueno: cómo evitar que sea víctima del bullying
Educación Infantil

Mi hijo es demasiado bueno: cómo evitar que sea víctima del bullying

Publicidad
Publicidad

A quienes tenemos hijos demasiado buenos, incapaces siquiera de pensar en hacerle daño a alguien, nos preocupa especialmente que no sepan defenderse ante una situación de acoso escolar.

El bullying no es "cosa de niños" y aunque pueda parecernos que no es posible, se da desde la temprana infancia; hay casos registrados de niños desde los tres años hasta la adolescencia. Enseñarles a actuar frente a la intimidación es clave para evitar que sean víctimas del bullying.

El bullying es sin duda una forma de violencia. Un problema que debemos abordar desde todos los ángulos con estrategias de prevención desde la familia y mayor apoyo desde el ámbito escolar. Algunas estrategias que podemos abordar desde casa para ayudar a nuestros hijos son las siguientes:

Identificar conductas inapropiadas

Acoso-escolar

Que no dejen pasar situaciones que pudieran desembocar en algo peor. Debemos hablar con los niños para que sean capaces de identificar y comunicar cualquier conducta inapropiada por parte de sus compañeros.

El problema de los niños demasiado buenos es que hay situaciones que tal vez les parezcan normales, que no les molestan. Tienen que saber que hay comentarios y acciones que no están bien, aunque les parezca una tontería (como esconder un estuche o tirar bolas de papel) pueden ser señales de un posible acoso.

Enseñarles a decir que NO

Es algo difícil de enseñarles a los pequeños cuando muchos adultos tampoco son capaces de decir que no. Pero es una lección muy importante para toda la vida, y mejor hacerlo cuando son pequeños.

Una de las bazas de los es la seguridad de que su víctima, motivada por el miedo, jamás va a contradecirlo. Es bueno que los niños sepan plantar cara ante situaciones que no les agradan. Deben aprender a decir que "NO" alto y claro.

Enseñarle estrategias de defensa

Acoso-escolar

No hablamos de enseñarle a dar puñetazos, por supuesto. La violencia no se arregla con más violencia. Hablamos de enseñarle a defenderse sin exponerse a ser maltratado físicamente.

Hablad en casa con vuestros hijos sobre el acoso escolar y qué deben hacer si lo sufren. Aquí, tres consejos clave que le ayudarán a defenderse de su agresor:

  • Ignorar al acosador: no intentar enfrentarlo o contraatacarlo; eso refuerza su conducta intimidatoria.
  • Evitar estar solo: estar siempre acompañado de otros niños o profesores, especialmente en el patio, en el baño, a la hora de comer, etc.
  • Informar inmediatamente de la situación a profesores, maestros y compañeros.

Reforzar la confianza en sí mismos

Hay niños incapaces de matar una mosca, retraídos, tímidos, que pueden convertirse en blanco fácil para los acosadores, pero esto no implica que necesariamente lo sean. Ningún niño se merece ser víctima de un acosador.

Aumentar la confianza en sí mismos, a través de nuestras acciones y nuestra forma de hablarles, le permitirá reforzar su autoestima y mejorar la socialización con sus compañeros.

A veces es necesario que se modifique su círculo de relaciones buscándole un entorno en el que se sienta más seguro y comprendido por sus padres.

Habla con tu hijo

La comunicación entre padres e hijos es clave para que los niños se sientan en un entorno seguro a la hora de contarnos sus cosas.

Hablar con ellos con frecuencia, escucharlos sin juzgar, ni minimizar sus problemas hará que nuestros hijos acudan a nosotros con confianza cuando se enfrenten a una posible situación de acoso.

Más información | Asociación española contra el Acoso escolar
En Bebés y más | ¿Se ríen de tu hijo/a en el colegio? Esto es lo que podéis hacer, Cómo detectar si tu hijo sufre acoso escolar

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos