La hidroterapia en el embarazo: los beneficios de los spa, con precauciones

La hidroterapia en el embarazo: los beneficios de los spa, con precauciones
Sin comentarios

Quizás te estés planteando una mañana de relax en un spa ahora que las molestias del embarazo son más palpables o incluso te lo han regalado tus amigas para disfrutar de un plan en pareja antes de que nazca el bebé. Pero ¿es apropiada la hidroterapia durante la gestación?

La terapia a través del agua se utiliza desde hace miles de años como tratamiento para enfermedades y lesiones, pero ha adquirido popularidad con el desarrollo de los spas. La doctora Sandra Ortega Wilkes, ginecóloga del Hospital Vithas Castellón, nos habla de sus beneficios y de las precauciones a tomar.

Una terapia relajante

Los spa o balneario se basan fundamentalmente en la hidroterapia y la variación de temperatura, aunque no son solo eso, ya que ofrecen una amplia oferta tratamientos asociados a la mesoterapia, la aromaterapia, la germoterapia...

"Un spa es una actividad de terapia relajante que utiliza las propiedades minerales y medicinales del agua". Así lo define la ginecóloga que destaca la importancia de "lograr una relajación física y mental para poder disfrutar del embarazo".

Entre sus beneficios, destaca que las futuras mamás pueden beneficiarse de las propiedades relajantes de la hidroterapia y así:

  • Al moverse con libertad se favorece el drenaje de los edemas de manos y piernas.

  • El calor relaja la musculatura lumbar aliviando ciatalgias y lumbalgias, reduciendo los calambres.

  • Flotar en el agua otorga una sensación placentera que minimiza las molestias típicas de las gestaciones.

No está contraindicada, pero con precauciones

Spa

La doctora Sandra Ortega explica que no existe una contraindicación absoluta para disfrutar de una jornada de spa siempre y cuando se curse un embarazo de bajo riesgo: es decir, que no exista amenaza de aborto, sangrados, amenaza de parto prematuro, embarazo gemelar...

Pero también señala algunas precauciones a tomar:

  • Los chorros con diferente intensidad deben evitarse sobre todo en el abdomen, ya que algunos de mayor intensidad podrían desencadenar contracciones uterinas. Aunque de baja intensidad y no muy prolongadas (incapaces de desencadenar un parto prematuro) sí que puede generar incomodidad e inseguridad.

  • Mejor esperar a que pase el primer trimestre de gestación. En los ambientes calurosos, con temperaturas altas, encerrados, las embarazadas sufren hipotensión por vasodilatación, restringiendo el flujo sanguíneo a los órganos vitales y por ende al feto.

  • Nada de saunas y baños turcos, ya que las temperaturas son muy elevadas. De igual modo, la inmersión en temperaturas altas, debe ser también moderado y cuando hablamos de modelado es evitar estancias muy largas y prolongadas en el agua muy caliente: no deberían de sobrepasarse los 10 minutos.

  • Optar por cambios de temperatura graduales, ya que los bruscos pueden general hipotensión, con incluso mareo y provocar que la embarazada se caiga.

  • Para prevenir la aparición de infecciones vaginales y urinarias, más frecuentes cuando una mujer se sumerge en agua caliente, es recomendable cambiar el bañador tras salir del spa para evitar pasar tiempo húmeda. También ayuda ir al baño a orinar con frecuencia y mantenerte hidratada.

¿Y qué pasa con los masajes?

Masaje

No hay problema si son masajes relajantes realizados por profesionales formados. Lo más indicado son los masajes prenatales, especialmente diseñados para el bienestar de la futura mamá. Al igual que un masaje normal, tiene como objetivo la relajación de mente y cuerpo y el alivio de dolores, pero teniendo en cuenta las peculiaridades y los cambios que se producen en la gestante, adaptando la técnica.

Así, el masajista prenatal conocerá y tendrá en cuenta que, durante el embarazo, el centro de gravedad se desplaza, provocando que cuello, espalda y hombros se vean sometidos a mayor tensión. Lo mismo ocurre en la parte baja de la espalda que, durante estos meses, se sobrecarga debido al aumento de peso.

También se deben de emplear aceites y cremas aptas para embarazadas y que no incluyan sustancias químicas perjudiciales.

Y concluye con una clara advertencia: ante cualquier duda, mejor consultar con el ginecólogo.

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Masajes relajantes durante el embarazo, El masaje perineal durante el embarazo: qué beneficios tiene y cómo realizarlo

Temas
Inicio