Estimulación del lenguaje y la comunicación en niños con autismo/TEA: claves para trabajarla

Estimulación del lenguaje y la comunicación en niños con autismo/TEA: claves para trabajarla
Sin comentarios

El Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) es un tipo de trastorno del neurodesarrollo, de origen neurobiológico y de inicio en la infancia.

Cuando hablamos de TEA, hablamos en realidad de de un conjunto de trastornos con dos características o síntomas principales:

  • Dificultades en la comunicación social y en la interacción social.
  • Patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento, intereses o actividades.

En este artículo nos enfocamos en la primera de las dificultades de estos niños, hablando sobre algunas pautas generales que podemos aplicar a la hora de estimular su lenguaje y comunicación.

Es importante remarcar aquí que, cuando hablamos de TEA, hablamos de un espectro de trastornos, por lo que un niño de cinco años con TEA puede presentar características muy diferentes a otro niño de cinco años con TEA, por ejemplo (y así con cualquier edad).

Con esto queremos decir que, las técnicas propuestas deberán ser adaptadas a cada niño en concreto, en función de sus características, puntos fuertes y dificultades, y no tanto en función de su edad.

Y por supuesto, si necesitamos asesoramiento o apoyo extra, lo mejor será acudir a un psicólogo especializado en trastornos del neurodesarrollo y/o autismo, así como a un logopeda especializado en este tipo de trastornos, para trabajar más específicamente el lenguaje.

Cómo estimular el lenguaje y la comunicación en niños con autismo

¿Cómo estimular el lenguaje y la comunicación en el autismo? Hablamos de algunas ideas que pueden ayudaros, algunas de ellas, recomendadas por los expertos en psicología del Centro de Estimulación Integral Pequitos.

Usar un comunicador SAAC

Img 20200617 Wa0018
.Fundación Conectea

SAAC son las siglas de "Sistemas Aumentativos y Alternativos de comunicación", que son formas de expresión diferentes al lenguaje hablado. Como su propio nombre indica, el objetivo de estos dispositivos es aumentar y/o compensar las dificultades de comunicación del niño.

A través de ellos se utilizan, por ejemplo, pictogramas, ampliamente empleados en el TEA, que son imágenes o dibujos que representan la realidad, como por ejemplo:

Agenda 1
2.bp.blogspot.com/

Tarjetas con fotografías de temas

A la hora de estimular el lenguaje en niños con TEA, suelen también ir bien las tarjetas con fotografías de temas que sean de su interés o agrado. Trabajar desde la motivación del niño favorece un escenario donde el aprendizaje es más fácil que se produzca, y además este puede ser más enriquecedor y significativo.

Volviendo al uso de las tarjetas, se pueden utilizar de la siguiente manera; se las mostramos al niño e intentamos que desarrolle el léxico (palabras); es decir, que diga lo que ve en la imagen, aunque sea a través de palabras sueltas. A partir de estas palabras, podemos ir construyendo frases con él, ayudándole.

Anticipar la información

A la hora de estimular el lenguaje en los niños con autismo (así como trabajar en otras áreas del aprendizaje), es muy importante anticipar la información, porque son niños que no toleran bien los cambios (les generan mucha incertidumbre) y que, además, necesitan mucha rutina.

Así, anticipémosles las rutinas, las actividades que realizarán. No hace falta que sea con muchísimo tiempo de antelación; todo dependerá de las características del niño y de lo que necesita.

Normalmente, se recomienda avisar un día antes, como mínimo, de las actividades más importantes o que ocuparán más tiempo, y de unos minutos antes de las tareas en las que vamos a trabajar en clase, por ejemplo.

Aprovechar las nuevas tecnologías

El uso de las nuevas tecnologías, aunque debemos ser cautos y limitarlo, también puede beneficiar a los niños con TEA, pues resultan muy atractivas para los niños.

Por ejemplo, hay muchas aplicaciones interactivas para trabajar el lenguaje en el TEA, que son gratuitas, y que pueden utilizarse desde la propia tablet.

Son aplicaciones que intercalan el juego con los retos, y que por tanto favorecen el aprendizaje; además, podemos escoger la mejor app en función de las dificultades del niño y de sus puntos fuertes (hay muchas y muy variadas).

Por otro lado, el ordenador también puede ser una buena opción, ya que a través de él el niño puede escribir, y hay aplicaciones en las que el ordenador escribe y reproduce lo que el niño va diciendo. Esto permite al niño recibir un feedback positivo de su aprendizaje y de su propio lenguaje.

Apoyo visual

El apoyo visual es otro de los principales recursos que se utilizan a la hora de potenciar tanto el lenguaje como la comunicación en niños con algún trastorno del espectro autista.

Este apoyo permite al niño integrar la información mejor, y en el caso del lenguaje, poder asociarla a los aspectos sonoros de la palabra.

Por ejemplo, si queremos enseñarle la palabra "pelota", le mostramos la imagen (pelota) y reforzamos el hecho de que la pronuncie (aunque no sea de forma exacta).

Podemos reforzarlo de múltiples formas: verbalmente (a través de un elogio), con una muestra de afecto, un pequeño premio, etc.

Y llegamos entonces al segundo elemento esencial a la hora de trabajar el lenguaje en niños con TEA: el refuerzo positivo.

Pexels Photo 7692470

Refuerzo positivo

El refuerzo positivo es clave a la hora de trabajar con niños con autismo, y es una de las técnicas de modificación de conducta que más se emplean en autismo. Este implica proporcionar al niño estímulos agradables o placenteros tras la emisión de una conducta positiva (o, en este caso, de un avance en su lenguaje).

El objetivo del refuerzo positivo es aumentar la probabilidad de que estas conductas vuelvan a aparecer en el futuro (por ejemplo, si el niño dice una palabra, o una aproximación a ella, lo reforzamos para que vuelva a aparecer en el futuro, mejore su pronunciación y se consolide como parte de su aprendizaje).

Y es que, a medida que el niño va aprendiendo, cada vez puede asociar más palabras con sus respectivas imágenes. Llega un momento en el que el niño ya no requiere de la imagen para saber que una pelota es una pelota, por ejemplo, y para emitir también esta palabra, porque ya lo ha integrado.

Así, está empezando a comprender lo que se le dice, y puede también generalizar estos aprendizajes (por ejemplo, ya no solo dice estas palabras en el aula, sino también en otros contextos de aprendizaje, como puede ser el hogar, el parque, etc.).

La lectoescritura como reforzador del lenguaje

Es importante remarcar aquí que cada niño es un mundo, igual que lo es cada trastorno del autismo (por ello hablamos de un espectro y no únicamente de un tipo de trastorno). Esto quiere decir que cada niño aprenderá a su ritmo.

Sin embargo, si este proceso de la lectoescritura puede iniciarse, será un importante reforzador del lenguaje para el niño. Además, a medida que la comprensión lectora del niño aumente, aumentará también su comprensión del lenguaje oral.

Fotos | Portada (pexels), Imagen 1, Imagen 2, Imagen 3 (pexels)

Bebés y más | Síndrome de Asperger: qué es y qué síntomas presentan los niños que lo tienen, El cerebro de los niños y adolescentes tiene más plasticidad de lo que se pensaba, clave para tratar el autismo

Temas
Inicio