Publicidad

Más de 20 juegos y ejercicios divertidos para iniciar a los niños en la lectoescritura

Más de 20 juegos y ejercicios divertidos para iniciar a los niños en la lectoescritura
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Para muchos niños, la educación virtual o a distancia que estamos viviendo no está siendo un "camino de rosas", como se suele decir de forma coloquial. Esto se hace especialmente palpable en el caso de los más pequeños, a los que es más difícil motivar desde casa para que sigan avanzando en su aprendizaje.

Los padres debemos buscar formas creativas de estimularles y despertar su curiosidad, por eso, hoy queremos proponerte una serie de ejercicios, juegos y actividades que puedes hacer con tu hijo para iniciarle en la lectoescritura o reforzar los contenidos que va aprendiendo en sus clases virtuales.

Identificar la letra de inicio de imágenes, objetos y dibujos

Comenzamos con una de las actividades más sencillas a la hora de poner en práctica, y que además podemos llevar a cabo en cualquier momento y lugar. Se trata de presentar al niño una imagen u objeto y animarle a que nos diga por qué letra o sílaba empieza.

Este ejercicio lo podemos hacer también con las ilustraciones de los cuentos que les leamos, con dibujos que hagan, con tarjetas ilustrativas o con cualquier fotografía que tengamos en casa. Simplemente señalaremos un objeto o el nombre de una persona, y el niño deberá identificar por qué letra o sílaba empieza.

A medida que sus conocimientos de lectoescritura vayan siendo más sólidos, podemos pedirle que nos deletree la palabra, la descomponga por sílabas, busque su sinónimo y antónimo, identifique su género, busque el plural...

Escribir y decorar letras de manera divertida

letras

Comenzar con la escritura puede ser muy divertido si presentamos al niño formas creativas de hacerlo. Un juego que les suele gustar muchísimo es dibujarnos letras en la espalda con la yema del dedo y nosotros adivinarlas, así como garabatear letras en una bandeja llena de arena, sal o harina.

También podría motivarles escribir letras en el suelo del jardín o la terraza con ayuda de una tiza, construir letras con materiales como la plastilina, cartulina o palillos de dientes, utilizar su propio cuerpo para formar una letra (doblándose, ayudándose de sus brazos, piernas, dedos...), o hacer caligrafía que se acompañe de dibujos especialmente llamativos para el niño.

Otra buena idea es animarles a decorar letras grandes confeccionadas en cartulina. Para ello pueden usar materiales como el algodón, bolitas de papel pinocho o papel crepé, papel de aluminio, plastilina, purpurina... Una manualidad divertida que les hará ir tomando conciencia de las formas que tienen las diferentes letras del abecedario.

Descomposición de sílabas

La descomposición de sílabas es un excelente ejercicio para que los niños más pequeños aprendan a pronunciar correctamente las palabras, y se inicien en la colocación de los acentos y otras reglas ortográficas que deberán aprender más adelante.

Una forma de enseñarles a descomponer correctamente las palabras es pronunciándolas muy despacio y dando una palmada por cada sílaba. Si hacemos este ejercicio por turnos, o incluso metemos otras variables divertidas como agacharnos o saltar en la sílaba acentuada, el entretenimiento estará asegurado.

Aprovechar sus aficiones

lectura

Si tu hijo ya sabe escribir y leer pero quieres reforzar la caligrafía y la ortografía, otro excelente recurso es aprovechar las aficiones especiales que tenga el niño para escribir o leer nuevas palabras relacionadas con ese campo semántico concreto. Por ejemplo, si nuestro hijo es aficionado al fútbol, podemos enseñarle a leer palabras como 'jugador', 'balón', 'portería', 'deporte'...

También podemos aprovechar cada una de estas palabras para enseñarle cómo suenan fonéticamente, cuántas sílabas tienen, por qué letra empiezan, las diferencias entre sonidos similares... En definitiva, se trata de aprovechar aquellas palabras que le despierten un especial interés, para aprender todo lo que gira en torno a ellas.

Letras manipulativas

letras

Al igual que ocurre con las matemáticas o la ciencia, los niños aprenden más con experiencias manipulativas, ya que al tiempo que integran nuevos conceptos están disfrutando de una actividad diferente y divertida que capta su atención.

A la hora de aprender a escribir o leer con ejercicios manipulativos, estas propuestas podrían ayudaros:

  • En primer lugar, elabora tarjetas de cartulina que contengan todas las letras del abecedario. A continuación, selecciona algunos objetos cotidianos que tengas en casa (por ejemplo, bombilla, lápiz, teléfono, pinza de la ropa, tijeras...) y pide al niño que una cada objeto con la inicial por la que empieza, colocando a su lado la tarjeta de la letra correspondiente.

  • Otra idea similar a la anterior es mostrarle al niño una tarjeta con una letra, y pedirle que busque por toda la casa algún objeto que comience con esa inicial o contenga esa letra. Si queremos complicar un poco más el ejercicio podemos cambiar la letra inicial por una sílaba, de manera que tendrá que buscar objetos que empiecen por esa sílaba.

  • Los cubos de madera con letras serigrafiadas, así como las letras magnéticas para pizarra son también son un gran recurso a la hora de componer palabras de forma divertida.

  • Y por último, os proponemos otra actividad a la que seguro que no pueden resistirse: confeccionar un cartel con su nombre para colgarlo en la puerta de su habitación. Para ello, pondremos a su disposición todo tipo de materiales para manualidades, con el fin de que puedan elaborar y decorar las letras de manera independiente y a su gusto, y luego juntarlas para crear su nombre, pegándolas en una cartulina o en un trozo de madera.

Juegos clásicos

Seguro que hemos recurrido a alguno de estos juegos en más de una ocasión para entretener a nuestros hijos durante los viajes por carretera o mientras esperamos en la sala del pediatra. Pero quizá no nos hayamos parado a pensar en los beneficios que aportan a los niños a la hora de iniciarse en la lectoescritura:

  • Las palabras encadenadas: el juego de las palabras encadenadas resulta muy divertido para los niños, tanto más cuantas más personas participen. Para jugar nos colocaremos en círculo y el primero dirá una palabra el azar. El siguiente tendrá que decir otra palabra que empiece por la última letra de la palabra que ha dicho el participante que le ha precedido. Y así sucesivamente.

  • El Veo-Veo: entre los muchos beneficios que tiene jugar al veo-veo con los niños, destaca el aprendizaje del alfabeto y hecho de aprender a discriminar sonidos y adquirir conciencia fonológica.

  • El coleccionista de palabras es un juego muy divertido que consiste en decir una letra al azar y que en el plazo de un minuto, cada participante escriba el mayor número posible de palabras que comiencen con esa letra. Si el niño aún no sabe escribir, podeis jugar verbalmente.

  • Bingo de letras: así como los cartones de los bingos tradicionales contienen números, nosotros podemos fabricar cartones que contengan sílabas o letras. En una caja, guardaremos decenas de papelitos con palabras escritas, e iremos sacándolas una a una y leyéndolas en voz alta. Ganará la persona que antes complete su cartón, tachando la letra o sílaba inicial de las palabras que vayan saliendo.

  • Averiguar la palabra secreta: como parte del juego de "búsqueda del tesoro", podemos proponer al niño averiguar una palabra secreta. Si lo hace, obtendrá una pista que le acercará al tesoro. Para averiguar esa palabra, le pediremos que escriba la inicial de una serie de dibujos y a continuación lea en voz alta la palabra que se ha formado.

En la web Imágenes Educativas encontrareis un ejemplo de este práctico y divertido juego.

imagenes educativas
  • Los crucigramas y sopas de letras sencillas y con una temática que al niño le motive (el espacio, los dinosaurios, los animales, las profesiones...), así como el juego del ahorcado u otros similares en los que deben completar una palabra o parte de ella, también son excelentes recursos para iniciarse en la lectoescritura.

Otros recursos audiovisuales divertidos

Y ya por último queremos compartir con vosotros un método que nos resulta muy divertido y educativo, pues con ayuda de música pegadiza, dibujos y cuentos introduce al niño en el mundo de la lectoescritura y las reglas ortográficas sin apenas darse cuenta.

Se trata de Letrilandia, un creativo método de la Editorial Edelvives por el que los niños aprenden a leer y a escribir a través de las aventuras protagonizadas por los habitantes de este singular país. Os recomendamos echar un vistazo a su canal de Youtube y que los niños se diviertan con estos simpáticos personajes.

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Aprende de manera divertida las vocales, Mi hijo tiene mala letra: qué puede haber detrás y cómo mejorarla, Cómo mejorar la lectura comprensiva en los niños: siete claves para aprender lo que leen

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios