Compartir
Publicidad
Publicidad

"Nuestro hogar es el de una gran familia". Entrevista a la madre de día Victoria Martín

"Nuestro hogar es el de una gran familia". Entrevista a la madre de día Victoria Martín
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Continuamos desarrollando el tema de las madres de día y hoy vamos a entrevistar a Victoria Martin Cañada, que desarrolla el proyecto El Buhico Madre de Día.

¿Cómo te llegaste a convertir en Madre de Día?

Soy mamá soltera de 41 años de una maravillosa niña de casi 4 años. Después de estudiar Trabajo Social decidí centrarme en lo que más me gustaba: los niños pequeños. Estudié el Grado Superior en Educación Infantil y al poco tuve a mi hija. Tras una crisis personal importante descubrí por casualidad el trabajo que realizan las madres de día y desde entonces me dediqué en cuerpo y alma a sacar adelante mi proyecto de El Buhico.

¿Como definirías una madre de día con tus palabras y experiencia?

Es una educadora muy comprometida con la primera infancia que ofrece su hogar, sabiduría y experiencia para que los niños a los que acompaña sigan sintiéndose seguros y queridos aunque no puedan estar con sus familiares y de esta manera puedan dedicarse a desarrollarse y explorar sin prisas en un ambiente tranquilo y acogedor.

¿Nos cuentas como ha llegado este movimiento a España?

Hace ya 12 ó 13 años que Inés Gámez exportó este modelo de Alemania donde estuvo tres años trabajando como Madre de Día. En el 2006 creó la Asociación de Madres de Día de pedagogía Waldorf y hace un par de años nació la Red de Madres de Día que pretende englobar a todas, seas Waldorf o no, pero siempre teniendo en común el amor y el respeto por los niños pequeños.

¿Existe alguna legislación o regulación para vuestra actividad en España?

La situación es de alegalidad, no hay una norma oficial que regule la actividad. Hasta que esta regulación llegue nos autorregulamos nosotras a través de la Asociación de Madres de Día y de la Red que son quienes marcan las pautas a seguir a quienes decidimos iniciarnos en esta profesión.

Además de las ya citadas están surgiendo por todo el territorio asociaciones de madres de día. Son muchas las educadoras que se están interesando por esta profesión y grande la necesidad de apoyo para la creación de nuevos proyectos, de supervisar los que ya funcionan, avanzar hacia la regulación y de informar sobre las madres de día.

¿Que requisitos debe cumplir una persona que desee trabajar como madre de día?

Para empezar, una formación reglada que tenga que ver con niños pequeños: educación infantil, magisterio, pedagogía, psicología infantil.., además un curso de primeros auxilios, carnet de manipulador de alimentos, seguro de responsabilidad civil para cuidar niños en el hogar, darse de alta como autónomas, o bien contratadas por las familias como empleadas del hogar o a través de una asociación.

En cuanto al hogar debe ser un espacio seguro, amplio, cálido, luminoso, que tenga un espacio al aire libre o un parque cerca al que acceder sin problemas.

Además tener una habitación para habilitar la zona de descanso y el cambiador. Y por supuesto, medidas de seguridad necesarias para la protección de los niños.

Existiendo ese vacio legal, ¿cómo se garantiza la seguridad y la salubridad de los espacios?

Debido a la situación de alegalidad no podemos contar con inspecciones oficiales como ocurre con las escuelas infantiles, pero sí contamos con el trabajo de supervisión que se está realizando desde la Red y las distintas asociaciones de madres de día que están surgiendo. Además, como somos hogares abiertos para los familiares, ¿hay mejores inspectores que ellos, que son testigos directos de cómo cuidamos la seguridad y salubridad de nuestros espacios?

¿Existe la posibilidad de realizar formación específica para esta labor?

Llegará cuando se regule la actividad. Hasta entonces se está preparando una formación desde la Red. Desde luego no basta con tener una titulación relacionada con niños pequeños, es imprescindible autoformarse de manera constante y algo más que ninguna formación puede dar, un trabajo y análisis interior profundo debido a la responsabilidad que supone nuestro trabajo.

¿Que tipo de contrato se hace con los padres, si se hace alguno?

Se elabora un documento de compromiso en el que se indica que los padres conocen y están de acuerdo con el funcionamiento del servicio, la situación legal de las madres de día, que aceptan cualquier circunstancia que pudiera derivar del uso del servicio y que comparten los principios pedagógicos del mismo.

¿Hay Comunidades o Ayuntamientos que estructuran este servicio en España?

En Navarra una orden foral regula desde el 2006 el servicio de atención a menores de tres años en el domicilio de las cuidadoras. Durante cuatro años estuvo subvencionado por el Gobierno navarro a través de la asociación Casas Amigas hasta que llegaron los recortes.

En Euskadi se puso en marcha el programa Nidos familiares para el cuidado infantil en 2011 financiado por la Consejería de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno regional, pero tuvo mucha controversia y ahora mismo desconozco si tiene continuidad.

¿Qué beneficios ofrece el servicio de una madre de día a los niños y a sus padres?

El proceso de incorporación, que no de adaptación, se realiza en compañía de los padres y su duración se adapta a lo que marque el niño. Es el espacio el que se adapta a las necesidades, ritmos, gustos, preferencias y emociones de los niños y no al revés. Al estar sólo tres o cuatro niños tienen un mayor acceso a la educadora cuando la necesitan al igual que ella puede acceder a los niños mucho más fácilmente cuando es necesario intervenir, cosa mucho más dificil en una guardería.

Podría decir muchas más pero como necesitaría mucho espacio terminaré diciendo que recibe muchos más besos y abrazos, en definitiva más amor.

Tenemos una ventaja sobre las niñeras, nuestra profesionalidad. La madre de día es una persona que conoce en profundidad las necesidades de los niños pequeños, los procesos de desarrollo por los que pasan, sabe como intervenir ante los conflictos de la manera más adecuada para el niño, como detectar si hay algún problema y que hacer ante el mismo, como hablarle, como acercarse a él, como observar y que observar, como autoevaluarse y autoevaluar el servicio... Años de estudio y profundización en el maravilloso mundo de los niños pequeños.

¿Cuales son las ventajas para los padres?

Al tratarse de hogares abiertos para ellos tienen la posibilidad de ser testigos del funcionamiento del servicio, de la educadora, de como se encuentra su hijo, de su relación con la educadora. Además la flexibilidad de las madres de día tanto en horarios como en la posibilidad de que se pueda adaptar a sus gustos en la crianza, como por ejemplo usar pañales de tela o evitar los purés cuando empieza a comer sólido. También el intercambio de información es mucho mayor.

¿Nos hablas un poco más de las características del servicio, su coste y organización?

Depende de la zona y de las horas que se vaya a utilizar pero para hacerse una idea un poco por encima que una escuela infantil, aunque también depende de con qué escuela infantil lo compares. Yo no sigo un enfoque en concreto sino varios teniendo siempre como piedra angular el respeto por los ritmos, preferencias, necesidades y emociones de los niños. Por concretar sigo el enfoque de no directividad de Rebeca Wild, libertad de movimientos de Emmi Pikler y el respeto por las emociones de A.J. Solter. También ciertos puntos de las pedagogías Waldorf y Montessori.

Una condición indispensable para poder hacer uso del servicio es contar con una opción B, abuelos, tíos, amigos con quien poder dejar a su hijo cuando, por ejemplo, la madre de día está enferma o debe cuidar a su propio hijo que está malito. Estamos buscando más soluciones al respecto hasta que consigamos implicar a la administración.

¿Cómo se organiza el tiempo y las actividades?

Depende de las edades de los niños, de los ritmos que lleven y de sus necesidades. Se establece un horario flexible respecto a las rutinas de alimentación, aseo y sueño y el resto se reparte entre juego libre en el interior, paseos, juego libre en la terraza, canciones, juegos, cuentos, dibujo libre, dependiendo de la climatología, su estado de ánimo, necesidades... tiene más que ver con la empatía y la intuición que con la planificación de actividades.

¿Y el espacio?

Tiene que ser un espacio amplio, sin peligros, cómodo con todo el material al alcance de los niños. Según las edades que tengan se separará el espacio por zonas para evitar que los más mayores puedan molestar o hacer daño a los más pequeños. Es como un hogar cualquiera con niños pero adaptado para tener 3 ó 4, donde ellos tienen preferencia.

¿A que edades se atiende?

Desde cuatro meses a cuatro años. Sería preferible que estuvieran en sus propios hogares hasta por lo menos el primer año, pero no todo el mundo se lo puede permitir, los permisos por maternidad y paternidad se quedan realmente escasos.

¿El que haya niños de edades diferentes mejora o dificulta el servicio?

Entre niños de distintas edades se crea mucha camadería, a los mayores les encanta cuidar de los pequeños y los pequeñosimitan lo que hacen los mayores. Definitivamente lo mejora.

El hogar de una madre de día es como una pequeña gran familia.

Imagen | GerryT en Flickr Bebés y más | Los Nidos Familiares del País Vasco en peligro, "Los abuelos son, en principio, los mejores cuidadores". Entrevista a la maestra Irene Álvarez, Los padres deberíamos cobrar por cuidar de nuestros hijos en casa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos