Compartir
Publicidad
Publicidad

"Los abuelos son, en principio, los mejores cuidadores". Entrevista a la maestra Irene Álvarez

"Los abuelos son, en principio, los mejores cuidadores". Entrevista a la maestra Irene Álvarez
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Terminamos hoy nuestra serie de entrevistas a la maestra Irene Álvarez, con quien hemos estado conversando sobre las posibilidades que tenemos los padres para buscar a alguien que cuide de nuestros pequeños mientras trabajamos. Hoy vamos a abordar las alternativas a la guardería: abuelos, madres de día y niñeras, analizando las ventajas e inconvenientes de cada opción.

¿Cuales son las ventajas y desventajas de las madres de día?

Las madres de día son una opción magnifica que ya funciona en otros países y que en España comienza a verse en algunas comunidades.

La principal ventaja de las madres de día es que ofrecen al niño un ambiente familiar, de hogar. Las madres de día acogen a 3 o 4 niños máximo por cada cuidadora lo que garantiza una mayor atención del pequeño respecto a una guardería.

¿Y las desventajas?

La principal desventaja es que no siempre hay una red cerca de donde vives (en Andalucía por ejemplo no hay en todas las comunidades) y por otro lado como he comentado no suelen acoger a muchos niños por cuidadora de manera que puede que no tengas “plaza”.

Además aún no existe un marco legal que recoja la legislación para ejercer de madre de día lo que puede llevar a vacíos legales que, en caso de producirse algún incidente nos lleven a una mala experiencia.

¿Como prevenir esas desventajas si optamos por la madre de día?

Para evitar eso deberíamos estar informadas de qué formación tiene la cuidadora, si está dada de alta en la seguridad social y visitar la que será la casa de nuestro pequeño para ver si cumple con las normas de seguridad mínimas a la hora de tener un bebé en casa.

¿Y qué opinión tienes sobre contratar una niñera?

Las niñeras son una alternativa casi tan antigua como las madres. Las nanny como las llamaban antes y las nodrizas han existido siempre aunque no siempre han gozado de buena reputación.

La niñera puntual, que acude a casa porque tienes una cena o un evento suele ser una estudiante que aprovecha para “sacarse unas pelas” pero si de verdad quieres contratar una niñera deberías hacer una investigación exhaustiva de la persona en cuestión para no llevarte sorpresas.

¿Cuéntanos las ventajas y desventajas de esta opción?

Como ventajas podríamos destacar que están en un entorno que es familiar para el niño (su casa) lo que propiciará que esté más tranquilo además de no tener que desplazarte para llevarlo a ningún sitio como en el caso de guardería o madre de día.

Por otro lado, si la niñera es de confianza, pasado un tiempo se establecerá una relación íntima con ella que llevará al niño a verla como un miembro más de su círculo familiar lo que fomentará que el quedarse a su cuidado no sea un problema y a nosotros como padres nos ofrece la tranquilidad de ser una persona conocida que sabe cómo funciona nuestra familia.

En las desventajas para mí la más clara es la de dejar que una extraña cuide de tu hijo en tu propia casa. Por muy preparada que esté, por muy cualificada y profesional que sea, no deja de ser una extraña a la que entregas a tu hijo y tu casa.

Los abuelos pueden ser los mejores cuidadores o una fuente de problemas, ¿verdad?

Los abuelos son, en principio los mejores cuidadores.

Los abuelos han cuidado de nosotros y tienen experiencia para hacerlo y tiempo para dedicarle al niño. Además, la condición de abuelo no es la misma que la de padre y por lo tanto, harán cosas que no hicieron con nosotros cuando nos educaban, porque su función ahora no es educar sino ejercer de abuelos.

El problema viene, por ejemplo cuando la “visión” de crianza es distinta y hay un conflicto entre lo que piensan los abuelos y los padres. En ese caso no nos sentimos seguros en dejar al niño con los abuelos pues creemos que los van a “maleducar”, que le van a transmitir enseñanzas que no van con nosotros. Te contaré mi historia personal.

Yo pensaba así. No dejé a mi hija con mi madre si no era necesario y siempre lo hacía con mucha ansiedad por lo que iba a transmitirle. Las creencias de mi madre son tradicionales, conductistas y para nada tienen que ver con mi visión de la crianza en el apego.

Sin embargo, con casi tres años mi hija se queda con su abuela cuando toca (no la dejo mucho porque no lo necesitamos, la verdad) y no está “condicionada” para nada. Los niños se adaptan al entorno en el que viven y son capaces de aprender y entender que en cada casa, que cada persona que los rodea es de una forma distinta y aprovechar lo que cada uno ofrece.

Mi hija se divierte mucho con su abuela. Cantan, juegan, pintan… y no pasa nada. Ella sabe que en casa las normas son unas, se hacen las cosas de una forma determinada y en casa de la abuela de otras. Cuando alguna cosa no me gusta se la comento a mi madre y le explico por qué, pero mi hija sabe diferenciar perfectamente sin problema.

Para mí es más importante que haya un vinculo familiar, que disfrute de lo que la abuela le ofrece que los posibles “conductismos” que pueda inculcarle.

Le agradecemos enormemente a la maestra Irene Álvarez esta entrevista en la que hemos analizado en tres entregas las guarderías, la adaptación de los niños y otras alternativas que podemos valorar cuando necesitemos dejar a nuestros hijos pequeños al cuidado de otras personas, siempre pensando en lo que va a ser mejor para ellos.

En Bebés y más | España no confía en los beneficios de la conciliación laboral y familiar, Las guarderías a la palestra, Niñera y guardería, Periodo de adaptación: ¿si o no?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos