Niños que van a la escuela infantil sin soltar el chupete: cómo ayudarles a dejarlo poco a poco

Niños que van a la escuela infantil sin soltar el chupete: cómo ayudarles a dejarlo poco a poco
Sin comentarios

Muchos niños han comenzado la guardería o escuela infantil con un compañero inseparable, su chupete. Para ellos, es más que un simple chupete, es su objeto de apego al que le tienen un cariño especial.

Con él se sienten más seguros y confortados, especialmente si es su primer año en la escuela infantil, el chupete les aporta confianza en un entorno que para ellos es desconocido.

Con el chupete al fin del mundo

Hay niños que usan el chupete solo para dormir, otros que no le hacen demasiado caso y otros que ni siquiera lo aceptan, pero lo cierto es que la mayoría de los bebés que lo han incorporado a su vida, se vuelven bastante dependientes de él. Prácticamente, es una parte de ellos.

Tenemos que ser conscientes de que el chupete ayuda a los bebés a conciliar el sueño y a calmarse cuando lloran, o cuando sienten ansiedad, nerviosismo o miedo.

La succión que no tiene como finalidad alimentarse como la del chupete, o bien cuando necesitan el pecho, pero no por hambre, se llama succión no nutritiva, y ayuda a tranquilizar al bebé o al niño que tiene esta costumbre.

El chupete en la guardería, ¿sí o no?

chupete-guarderia

Hay quienes creen que cuando el bebé empieza la guardería hay que quitar el chupete, pero no necesariamente tiene que ser así. La Sociedad Española de Ortodoncia (SEDO) nos dice que siempre y cuando se retire antes de los 24 meses, el chupete no provocará malformaciones bucodentales, así que en torno a esa edad se puede pensar en ir retirándolo respetuosamente, siendo comprensivos con las circunstancias de cada niño.

Debemos tener en cuenta que decir adiós a su gran amigo no es fácil para ellos, por lo que tenemos que tener mucha paciencia y mano izquierda para que vayan necesitándolo cada vez menos. Pero siendo conscientes también de que al comenzar la guardería pueden necesitarlo más de lo habitual durante el periodo de adaptación y hasta que el niño se sienta confiado.

Si el niño usa chupete en casa, tendrá que llevarlo a la guardería, dentro de su mochila -y en un portachupetes para una mayor higiene-. Lo que intentaremos hacer es que se utilice en momentos puntuales como la siesta, o si el niño comienza a llorar, y dejarlo guardado cuando se realizan actividades de clase, que el niño está más distraído.

Cómo ayudarle a dejar el chupete

Es muy importante que habléis con la profesora sobre esta situación para ser coherentes con lo que hacéis en casa y en la escuela. 

  • Háblalo con tu peque: los niños son capaces de entender si lo explicas con cariño y paciencia que está creciendo, que ahora va a la escuela y que cada vez utilizará menos el chupete.
  • Deja de ofrecérselo: si queremos que lo use cada vez menos, deberemos dejar de ofrecerle el chupete en todo momento.
  • Ofrece una alternativa: cuando sabemos que el niño pedirá el chupete, podemos ofrecerle otro objeto, como un muñeco, un peluche o su objeto de apego... y anticiparnos a esas situaciones para que esté más tranquilo.
  • Evita el chupete como primera opción: si sufre una caída o un golpe, lo vemos nervioso o con sueño, intenta distraerlo. Háblale de algo que le guste, dale un abrazo, hazle mimos... confórtalo de otra manera que no sea a través del chupete.
  • Usarlo en momentos puntuales: consensuar con el niño los momentos en los que usará el chupete durante la jornada escolar y en cuáles no lo usará. Podéis hablar de dejarlo unos minutos al entrar a clase, para ayudar a calmar la angustia de separación, y ofrecerlo luego de nuevo para la hora de la siesta. Y en cambio, que no se usará cuando estén jugando o haciendo actividades en clase. Siendo flexibles, según las circunstancias en cada momento.  
  • Ten en cuenta las circunstancias del niño: la entrada al cole es una situación de cambio importante (al igual que puede serlo una mudanza o la llegada de un hermanito, por ejemplo). En estos casos, mejor posponer el abandono del chupete, ya que sería un cambio más que puede costarle asumir y cargarlo demasiado de estrés.
  • Un ritual para despedir al chupete: si tu bebé está preparado para dar el paso de dejarlo, podéis preparar un "ritual" o fiesta para despedir al chupete, o dejarlo en algún sitio como un árbol de los chupetes
  • Cambiar el chupete por un "juguete de mayores". Cuando ya esté desgastado, podéis explicarle que hay que cambiarlo, ¿qué tal por un "juguete de mayores"?  


Temas
Inicio