Publicidad

La desescalada propone pasear con los niños en las horas de más calor: consejos para protegerlos del sol y las altas temperaturas

La desescalada propone pasear con los niños en las horas de más calor: consejos para protegerlos del sol y las altas temperaturas
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Falta un mes y medio para que llegue el verano, pero cualquiera lo diría, a juzgar por las altas temperaturas que se han registrado en buena parte de España este fin de semana. La llegada del buen tiempo ha coincidido con el inicio de la desescalada del confinamiento atendiendo a franjas horarias, siendo la franja de 12:00 horas de la mañana a 19:00 horas de la tarde la indicada para los paseos de los niños.

Y es justamente en esta franja horaria cuando más calor hace en la época del año en la que estamos (y previsiblemente aumentará a medida que nos adentremos en el mes de mayo y junio), por lo que es importante adoptar todas las medidas de protección adecuadas para evitar incidentes durante el paseo, derivados de una posible deshidratación, un golpe de calor o quemaduras solares.

Te damos todas las claves para que los bebés y niños disfruten del sol con seguridad, de sus importantes beneficios en el estado anímico y de la vitamina D que nos aporta, y que tan necesaria resulta durante el confinamiento.

Planifica tu paseo atendiendo a la temperatura

Antes de salir a la calle con tus hijos planifica todos los detalles de vuestro paseo, teniendo en cuenta las limitaciones de tiempo (1 hora como máximo), la franja horaria establecida para vuestro caso (de 12:00 a 19:00 horas) y la distancia máxima que podréis recorrer (un radio de un kilómetro desde vuestro domicilio).

Atendiendo a todo ello debemos tener también muy presente el factor meteorológico, algo que podemos consultar de manera muy fiable y precisa a través de aplicaciones de móvil. Si la temperatura prevista en nuestra ciudad es elevada (la AEMT recomienda comenzar a tener precaución a partir de temperaturas entre 27-32 grados) , es conveniente elegir siempre que se pueda una ruta para pasear en la que sepamos que encontraremos sombras y espacios verdes, que nos ayudarán a mitigar los efectos del calor.

Protector solar siempre

protector solar

Podemos caer en el error de pensar que el sol de primavera todavía no quema, o incluso lo subestimemos si vemos el día algo nublado o la temperatura no es excesivamente alta. Pero la piel tiene memoria, y hemos de cuidarla y protegerla siempre, no solo en verano.

Por eso, 30 minutos antes de salir a pasear debemos aplicar crema protectora en aquellas zonas del cuerpo que vayan a quedar al descubierto: piernas (si lleva pantalón corto o falda), brazos (en caso de camiseta de manga corta), hombros (si lleva camiseta de tirantes), empeines (en caso de llevar sandalia o zapato abierto), cuello, nuca, orejas y cara.

Para elegir un tipo de fotoprotector hay que tener en cuenta una serie de factores como a quién va dirigido y el fototipo, que viene determinado por las características de la pigmentación de la piel, los ojos, el cabello, y la capacidad para adquirir un bronceado.

En el caso de los niños debe utilizarse una protección muy alta SPF 50+ para niños de 0 a 5 años, y de filtro físico. Entre los 6 y 10 años de edad siempre alta (SPF30) o muy alta (SPF 50+).

Ropa transpirable, gorra y gafas de sol

salir a pasear con niños

Si la temperatura es alta opta por vestir a tu hijo con ropa cómoda y ligera confeccionada en tejidos naturales y fácilmente transpirables, como el algodón o el lino. Los colores claros también se convierten en grandes aliados, pues absorben menos el calor.

Otro complemento indispensable en vuestros paseos debe ser la gorra o el sombrero, pues no solo le protegerá de la incidencia del sol directo en su cabeza, sino que evitará quemaduras en el cuero cabelludo y otras zonas especialmente sensibles.

En lo que respecta al uso de gafas de sol en niños y bebés no debería corresponder a una simple moda, pues proteger sus ojos de la luz solar también es importante. Las gafas deben ser de alta calidad y homologadas, y contar con filtro de rayos UVA y UVB.

Si porteas, mucho cuidado con el calor

Una de las mejores formas de evitar que los niños más pequeños toquen nada durante sus paseos es porteándoles en una mochila o portabebé adecuado a su peso y talla. El porteo es una gran ayuda y tiene múltiples beneficios para todos, pero es importante tener en cuenta una serie de recomendaciones si vamos a portear en momentos del día en que la temperatura sea elevada.

En este sentido, los expertos aconsejan elegir portabebés fresquitos confeccionados en fibras naturales, que ayuden a transpirar mejor y eviten el exceso de sudoración. También se recomienda evitar el contacto directo piel con piel entre porteador y bebé, y aplicar los consejos de fotoprotección y vestimenta ligera que hemos recomendado antes.

Hidratación

hidratacion

El calor aumenta la temperatura corporal y como consecuencia de ello perdemos líquidos a través del sudor. Si estos líquidos no se reponen podemos llegar a sufrir una deshidratación, siendo más propensa a ello los bebés y niños.

Esto sucede porque el porcentaje de agua de su cuerpo es mayor y su equilibrio es más débil. Además, aún no han madurado los centros reguladores de la sed, por lo que tienen una mayor dificultad para afrontar la necesidad de agua.

Por ello es importante guardar en el bolso una botella o biberón de agua fresca antes de salir a pasear, y ofrecérsela constantemente al niño durante el tiempo que esteis en la calle, incluso aunque no te pida agua. Recuerda que sentir sed es una señal de que la concentración de los líquidos corporales ya es anormal, por lo que hemos de anticiparnos a ella.

No tapes el carrito del bebé con una gasa

En ocasiones, los padres tendemos a tapar el carrito del bebé con una gasa o sábana, creyendo que así le protegemos mejor de los rayos del sol o del calor. Pero esta práctica puede llegar a resultar muy peligrosa, pues cubriendo el carro propiciamos un "efecto invernadero" que impide la circulación del aire y eleva la temperatura interior, pudiendo provocar un golpe de calor en el bebé.

Son muchos los padres que durante el confinamiento han temido un posible déficit de vitamina D debido a la ausencia de luz solar, pues entre el 80-90% de esta vitamina es fabricada por el organismo a través de la radiación ultravioleta tipo B.

Ahora es momento de salir a la calle con los niños y disfrutar del ansiado sol, pero hemos de hacerlo encontrando el equilibrio y adoptando las medidas de protección adecuadas para evitar incidentes.

Fotos | iStock, Pixabay

En Bebés y Más | Mitos y verdades sobre la protección solar en los niños

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios