Publicidad

Ahora más que nunca, con el Covid circulando, que nadie toque ni bese a tu bebé

Ahora más que nunca, con el Covid circulando, que nadie toque ni bese a tu bebé
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Es difícil resistirse a abrazar y dar besos a los bebés recién nacidos, pero no es recomendable que los visitantes lo hagan en ningún caso. Los recién nacidos tienen un sistema inmunitario aún inmaduro y cualquier virus o bacteria que entre en su organismo podría tener graves consecuencias. Ahora más que nunca, con el Covid campando a sus anchas, que nadie toque ni bese a tu bebé.

Aunque parece que la peor parte ha pasado, ya podemos salir de casa, visitar familiares y juntarnos con otras personas, no se puede bajar la guardia, porque el coronavirus sigue circulando. Por tanto, si sales a la calle o si recibes la visita de familiares y amigos en casa, es importante que los padres no permitan que nadie bese al bebé, ni tampoco que lo cojan en brazos o le toquen la cara o las manitas.

Si la persona está sana, prácticamente no hay riesgo, pero si tuviera alguna infección o una enfermedad, el riesgo para un bebé puede ser muy alto. Se debe usar mascarilla, lavarse las manos con frecuencia y mantener siempre la distancia de seguridad por precaución. 

No bajes la guardia

Sabemos que el coronavirus afecta menos a los niños que a las personas mayores, y que de enfermarse, los recién nacidos contagiados experimentan síntomas leves. Incluso acabamos de conocer el caso de Jorge, un bebé prematuro de 580 gramos que ha logrado superar el Covid-19.

Pero es un error creer que los bebés no se contagian y que no desarrollan complicaciones, pues ha habido casos muy graves (algunos niños desarrollaron Síndrome Multisistémico Inflamatorio Pediátrico), y aunque han sido casos excepcionales, lamentablemente también han fallecido bebés a causa del Covid-19. Tampoco podemos ignorar que, al ser un virus nuevo, desconocemos todas las secuelas de la enfermedad. Así que, mejor prevenir.

La vía de contagio del Covid-19 es a través de las gotitas que expulsan las personas infectadas al hablar, toser o estornudar, y lógicamente los besos y el contacto estrecho suponen un gran riesgo. También gestos como tocarle la cara o sus manitas, pues la persona podría tener el virus en sus manos y el bebé llevarse las manos a la boca y contagiarse.


Puede resultar difícil para los padres negarse a que las personas se acerquen a su bebé, pero es mejor prevenir.

Para quienes les resulte violento pedirle a los visitantes que puedan verse tentados de tocar o besar al bebé que no lo hagan, hay medidas disuasorias como carteles de "No tocar" que se colocan en el cochecito o en la cuna para que las personas mantengan las manos lejos del bebé. Habrá a quien le parezca antipático y exagerado, pero a veces toda precaución es poca.

Por supuesto que ante la mínima sospecha de contagio, se deben evitar las reuniones. Las personas con síntomas compatibles con el COVID-19 deben permanecer aislados en sus domicilios, y no salir a la calle ni recibir visitas. Tampoco si has pasado la enfermedad recientemente (aunque ya no tengas síntomas), pues sigue existiendo riesgo de contagio, por lo que se recomienda mantener el aislamiento 14 días desde el inicio de los síntomas.

No solo por el Covid-19

no-tocar-bebe

Decimos que ahora más que nunca, pues sabemos que el Covid sigue circulando y hasta que no haya una vacuna lo seguirá haciendo. Es un virus muy contagioso e incluso personas sin síntomas podrían estar infectadas e ir dispersando el virus sin saberlo.

Pero cualquier virus o bacteria es una gran amenaza para un bebé recién nacido, especialmente cuando aún no ha recibido las primeras vacunas.

El virus del herpes simple (VHS), por ejemplo, causa úlceras alrededor de la boca, pero hay personas asintomáticas que no presentan heridas e igualmente contagian. En personas adultas es una afección leve, pero en un bebé podría causar un herpes neonatal o desarrollar una meningitis, -dado que es el mismo virus- y poner en grave riesgo su vida.

Se debe usar mascarilla, lavarse las manos con frecuencia y mantener siempre la distancia de seguridad siempre que se visite a un bebé.

En Bebés y más | La guía definitiva para el visitante de bebés recién nacidos

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios