Reflejo de extrusión en el bebé: qué es y cuándo lo pierde

Reflejo de extrusión en el bebé: qué es y cuándo lo pierde
Sin comentarios

Uno de los reflejos con los que nace el bebé, conocidos como reflejos primarios o reflejos innatos que van desapareciendo en los primeros meses de vida es el denominado 'reflejo de extrusión'.

¿Qué es el reflejo de extrusión?

Se trata de un mecanismo de supervivencia que les lleva a empujar con la lengua cualquier cosa que notan en la boca diferente a la tetina del biberón o al pecho de la madre. Su misión es evitar que entren en el tracto digestivo elementos sólidos, puesto que hasta los seis meses se alimenta exclusivamente leche, ya sea materna o de fórmula.

Algunos bebés tienen un reflejo de extrusión muy marcado, lo que les provoca arcadas o les hace escupir con fuerza el chupete cuando se lo metemos en la boca, o la cuchara si intentamos darle alimento.

¿Cuándo pierde el bebé el reflejo de extrusión?

El reflejo de extrusión desaparece progresivamente de forma natural entre los cuatro y los seis meses, aproximadamente. Este hito le permitirá aceptar los alimentos sólidos cuando comience con la alimentación complementaria.

Antes de comenzar a ofrecerle al bebé alimentos distintos a la leche, ya sea en forma de triturados o a través del Baby-Led Weaning, debemos asegurarnos que el bebé haya perdido el reflejo de extrusión, aunque es más que probable que las primeras cucharadas, vuelva a sacar la comida fuera de la boca.

Muchas veces este reflejo es interpretado como una señal de que al bebé no le gusta la comida en cuestión y lo rechaza, pero como vemos se trata de un movimiento automático.

Cuando desparece este reflejo, de modo natural, los pequeños son capaces de llevar el alimento a la parte posterior de la cavidad bucal y finalmente deglutirlo. Por eso es importante que al comienzo, se les ofrezcan alimentos blanditos, que puedan deshacerse en la boca y tragarse con facilidad.

Cómo sabemos que está listo para aceptar alimentos distintos a la leche

extrusion

Además de la edad cronológica, que son los seis meses en los bebés a término y la edad corregida en prematuros, es importante que el bebé cumpla ciertos requisitos madurativos:

  • Ser mayor de seis meses
  • Ser capaz de mantenerse sentado solo
  • Haber perdido el reflejo de extrusión
  • Mostrar interés por la comida
  • Ser capaz de sujetar alimentos y llevárselos a la boca

¿Y si ha cumplido seis meses y no la perdido? Cada bebé tiene su propio ritmo y hay que tener en cuenta sus propias individualidades. Si ha nacido antes de tiempo o es más tardío para algunas cuestiones es absolutamente normal. Seguramente lo hará en las próximas semanas, pero si te preocupa, no dejes de consultar con el pediatra.

En definitiva, el reflejo de extrusión es un reflejo innato del bebé por el cual empuja con la lengua hacia fuera aquello que sea diferente del pezón o la tetina. Una vez que este reflejo haya desaparecido, el bebé podrá comenzar a introducir alimentos sólidos a partir de los seis meses de edad.

Temas
Inicio