Publicidad

Especial Alimentación Infantil: platos y mesas divertidos

Especial Alimentación Infantil: platos y mesas divertidos
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Comemos por los ojos. El aspecto de la comida y su presentación es fundamental para hacerla más apetitosa. Por eso, ahora que se acercan las Navidades y dentro de nuestro Especial Alimentación Infantil vamos, seguro, a encontrarnos con comidas de fiesta especiales, vamos a hablar de la presentación de la mesa y de los platos de forma divertida.

Una idea divertida

De todas las formas en las que podemos decorar la mesa, quizá la más divertida para los niños e interativa es la de la mesa-cuento. Debemos poner un mantel de papel recio en color blanco o muy clarito. Luego, preparar lápices y ceras en el sitio de cada comensal. Empezaremos leyendo un cuento bonito, alegre, incluso representándolo nosotros o con títeres si nos atrevemos. La idea es captar la imaginación de los pequeños invitados y empezar la fiesta con buen pie, a la vez de que todos vamos a participar en la decoración.

Termiando el cuento animamos a los invitados a decorar el mantel con dibujos que les hagan evocar la historia, y terminaremos con un mantel precioso y lleno de color, además de absolutamente irrepetible. Luego, a comer.

Para completar esta propuesta, en otra mesa, ya tendremos preparado, tipo buffet, los alimentos, procurando elegirlos muy coloridos para que se pueda jugar luego con ellos para decorar los platos.

Os propongo poner muchas cosas aptas para todos los invitados: tiras de pimiento rojo, verde y amarillo, maíz, tomatitos, lombarda picada, galletitas saladas, tacos de queso de varios colores, tacos de membrillo, huevo hilado, rodajas de huevo duro, zanahoria rallada, trocitos de pepino, además de manzana, remolacha, y lechuga cortadas o picadas. Podemos añadir frutos secos pelados si los niños no son muy pequeños, croquetitas de patata, volovanes rellenos de crema de champiñon, tartaletas, arroz salvaje, guisantes, ramitas de broquil y coliflor, perejil picado, sal rosa... También podemos poner rodajas de plátano, kiwi, pera, fresas, frambuesas, moras y cualquier otra fruta ya cortadita.

Con todas esas cosas, en platos lisos, los invitados pueden crear paisajes, dibujos y hasta ilustraciones para el cuento con el que hemos empezado o de cualquier cosa que imaginen. Os aseguro que la mesa quederá preciosa, llena de color y diseños, y que nadie va a aburrirse en esta noche.

Decorar para todos

Las fiestas y reuniones especiales son un buen momento para hacer que nuestra mesa se vista de fiesta. Podemos hacer verdaderas obras de arte combinando jarrones, centros de mesa, flores y otros adornos, pero, estamos pensando en mesas que van a estar llenas de niños y que deben además, ser amables con ellos.

¿Qué quiero decir? Que debemos pensar en los niños cuando decoremos la mesa. Los pequeños tienden a tocarlo todo, son curiosos, a veces son más torpes manualmente, y además, en una fiesta seguro que se alborotan un poco. Si llenamos la mesa de decoraciones muy delicadas, peligrosas, que se pueden romper, vamos a pasarnos la noche avisándoles que eso no se toca, y, la verdad, no parece una forma de pasar una velada divertida, ni para ellos, ni para vosotros.

Por tanto, decorar si, pero decorar para todos. Lo ideal sería usar los propios elementos básicos de la mesa para crear un ambiente agradable, combinando mantelería, bajoplatos, vajilla y vasos en colores contrastados y brillantes. Los servilleteros de cartón a juego con mantelitos o lazos pueden suponer una sencilla y barata forma de decorar la mesa, sin gastar mucho e incluso, proponiendo a los niños de la casa que nos ayuden a hacerlos.

Podemos, por supuesto, usar pequeños manteles individuales de color o un camino de tela en el centro, y además, crear nuestros propios elementos decorativos con ramitas atadas con tiritas de tela, piñas pintadas, gominolas, rodajas de frutas secas, lazos, guirnaldas de hojas y flores, siempre contando que sean cosas que, si se estropean, no nos de un disgusto ni causen peligro o molestias.

Hasta podemos hacer los centros de mesa con comida disponiéndola de forma colorida y alegre o usar pintura comestible sobre una frutas o unas galletas.

También podemos arrasar si usamos para decorar algunos elementos originales, como estos origami que nos proponen nuestros compañeros de Decosfera

Vasos, platos y cubiertos

Cuando hay niños, sobre todo si son pequeños, es mejor no usar nada que se pueda romper y, sobre todo, que si se rompe no pueda hacerles daño o cortarles. Los platos, vasos y cubiertos de plástico son la mejor opción y, aunque son un poco más caros, los que se pueden reutilizar son los que saldrán más baratos a la larga.

Nuestros compañeros Decoesfera se planteaban recientemente esta pregunta: ¿Vajilla desechable o tradicional? . Tanto pensando en hacer más sencillo el trabajo de limpieza y recogida, como por seguridad, si hay niños en la mesa de una comida familiar, lo mejor es usar, en una fiesta, una vajilla desechable.

Las hay de cartón con caritas de muñecos infantiles, pero no son muy elegantes, y, de no ser que el niño se encapriche y sea por un cumpleaños, podemos elegir otras de colores lisos y diseño agradable. Las hay preciosas, incluso hay también copas y cubiertos, así que por un día, pensando en poner una mesa preciosa, facil de limpiar y que no pueda terminar llena de cristales, es una buena opción.

Si la reunion es más informal, podemos comprar vasos y platos de plástico de muchos colores, como los que venden en IKEA. Son lavables pero nos aseguramos que los niños no pueden romper nada si se alborotan durante la fiesta.

Con un poco de imaginación, como veis, podemos preparar unas mesas divertidas y platos llenos de color que hagan que una comida especial resulte agradable para los mayores e inolvidable para los niños.

En Bebés y más | Merienda divertida: oruga de manzana y queso , Fiestas infantiles en casa (II), (I), Las mejores recetas e ideas para decorar en Navidad

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir