Compartir
Publicidad

Cariño, antes de ser padres, aclaremos unos temas importantes (II)

Cariño, antes de ser padres, aclaremos unos temas importantes (II)
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Vamos a seguir hablando de algunos de esos temas importantes que aconsejamos a los futuros padres hablar antes de tener un hijo. En un artículo anterior os propusimos debatir sobre la firma de acuerdos previos a la paternidad y sobre el embarazo, ahora nos centraremos en el parto, la lactancia y el sueño infantil.

El parto

El parto sigue dando miedo a muchas personas: miedo al dolor, a las complicaciones, a la muerte, a no saber actuar. Y ese miedo lo pueden acentuar comentarios de familiares o amigos. Para la pareja es fundamental poder hablar de esos miedos y contrastar las informaciones de forma veraz.

Os aconsejaría leer libros como “Parir sin miedo” o la “Guía de la mujer consciente para un parto mejor“.

Si además, la mujer está convencida de querer cierto tipo de atención en el parto: un parto en casa, en el agua o en una clínica especializada en parto natural es indispensable hablarlo y que la pareja sea capaz de entender y respetar ese deseo, debloqueando sus miedos mediante la información.

Yo, desde luego, si tengo otro hijo se que querría, siempre que mi ginecólogo lo recomendara, parir en mi casa. Y si no fuera aconsejable por mi edad o circunstancias, lo haría en un hospital que me asegurase un trato respetuoso y un parto natural.

Hace unos días tuve una pesadilla. Me perseguía el director de ginecología de cierto hospital madrileño con una jeriguilla y un cuchillo. Habiendo pasado el parto que yo pasé y sabiendo lo que se, yo no me dejo en manos de un ginecólogo o matrona en los que no tenga absoluta y total confianza. Y de esos, en España, creo que hay ahora mismo muy pocos para mi.

Eso de la elección de un profesional al que yo conozca, en quien confíe y a quien me una una fuerte conexión y la valoración de un parto en casa no sería negociable con mi pareja y debería aceptarlo y apoyarme al 100% pues se trata de algo de enorme importancia.

Lactancia materna

Hoy en día la inmensa mayoría de las madres quieren amamantar a sus hijos. Sin embargo, el deseo inicial de dar lactancia materna debe también ser debatido en la pareja y también conocer las causas por las que se abandona la lactancia prematuramente.

Por un lado, hay mujeres que temen no poder dar el pecho, sea por informaciones erróneas que han recibido y que las condiciones, sea por una mala experiencia previa. Además, aunque sea minoría, también hay mujeres que tienen muy claro que no van a amamantar a sus hijos y su decisión es respetable.

Para ambas y para todas en general, obtener formación actualizada y apoyo profesional adecuado que las oriente es importante, pues realmente no existe una decisión libre sin información fidedigna. Yo os aconsejaría leer el libro “Un regalo para toda la vida” y acudir a reuniones de algún grupo de lactancia local, además de leer los temas de lactancia de Bebés y más.

Y puesto que el padre tiene también un papel fundamental en la lactancia la información no solo debe ser dirigida a ellas ni esperar a que sean ellas la que la transmitan a sus parejas. Ser padre también implica conocer el proceso de la lactancia para poder darle a la mujer el apoyo que pueda necesitar.

No olvidemos, de todos modos, las presiones que una madre que amamanta puede recibir de un entorno poco preparado que puede transmitirle sus miedos, mitos e ideas equivocadas. Ni tampoco esa falsa idea de que el padre va a estar más unido al hijo o va a participar más en la crianza si da el biberón.

Hablar y aprender juntos sobre lactancia materna evitará tensiones y preocupaciones posteriores y, en el tema del amamantamiento, no estaría de más hablar sobre la duración de la lactancia deseada, aunque eso, especialmente, es algo que se va a ir descubriendo con el tiempo.

¿Donde va a dormir el bebé?

La siguiente cuestión que animo a los padres a plantearse es el sueño infantil. Reconocerlo como un proceso evolutivo, no tener ni grandes miedos ni falsas perspectiva y sobre todo, comprender que el bebé necesita contacto físico también en la noche, les ayudará a plantearse la cuestión sobre como y donde debe dormir. Yo os recomendaría leer “Dormir sin lágrimas”.

De todos modos, durante los seis primeros meses se aconseja que el bebé esté en el cuarto de los padres, para poder ser atendido y alimentado por la noche y, más adelante, si queremos seguir con la lactancia, es, en mi opinión, la mejor opción, además de encantarme la sensación de dormir con el niño cerca y ver su carita sonriente al despertar.

Sin embargo, aunque sea bueno hablarlo, ya os aviso, cuando llega el bebé muchas ideas se desmoronan ante el deseo de poder atenderlo sin que llore y hacerle sentir protegido. Estad abiertos al cambio aunque previamente pensáseis llevarlo a otra habitación.

Con esto terminamos este breve repaso por los temas que las parejas aconsejamos que hablen antes de ser padres, pero quedan unos cuanto más, que abordaremos más adelante. ¿Vosotros hablastéis de estas cosas antes de ser padres?

En Bebés y más | ¿Es obligatorio colechar y dar el pecho seis años para educar con respeto a los niños?, Las diez prácticas de crianza más controvertidas: la lactancia materna, Las diez prácticas de crianza más controvertidas: el colecho

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos