Compartir
Publicidad
Publicidad

Las diez prácticas de crianza más controvertidas: el colecho

Las diez prácticas de crianza más controvertidas: el colecho
Guardar
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En el blog hablamos de temas muy variados, y en cuestiones de crianza no es raro encontrar cierto debate y polémica entre quienes pensamos de modo diferente. Vamos a enumerar las diez prácticas de crianza más controvertidas, deteniéndonos en cada una de ellas y ofreciendo los distintos puntos de vista y las conclusiones, si las hubiera.

Quede claro que por “práctica de crianza” se incluyen conceptos de muy diferente índole, desde aquello que se ha denominado “método” y se inclinan hacia la artificiosidad a prácticas naturales arraigadas en nuestra biología.

Entonces, ¿qué tienen en común estas prácticas? Precisamente la polémica que suscitan cuando se debate sobre ellas, los extremos que parecen irreconciliables cuando cada uno cree que está haciendo lo mejor para su hijo (o lo “no tan malo”) y se cree cuestionado en su comportamiento.

El colecho: dormir con el bebé ¿sí o no?

Empezamos nuestro repaso hablando del colecho, un término que no encontramos en el Diccionario de la Lengua Española pero que toma sentido etimológicamente al emplear el prefijo “co-” (compartido, conjunto) y el lexema “lecho” (cama): dormir en la misma cama.

El colecho es defendido por muchos padres y madres que señalan los beneficios de dormir con sus bebés e indican que es lo más natural, practicado a lo largo de los siglos en muchas comunidades e incluso hoy día en sociedades como la japonesa. Por el contrario, están quienes sólo ven efectos negativos en dormir con el bebé y prefieren que éste duerma en su cuna.

Entre uno y otro extremo, hay multitud de opciones, como la bastante extendida del colecho ocasional o la que evita el colecho durante los primeros meses de vida del bebé. Pero, ¿qué dice la evidencia científica al respecto?

dulce sueño acompañado

Lo que dicen los expertos

Científicamente, es difícil señalar la idoneidad o no de dormir con el bebé. Sin embargo, las Asociaciones de Pediatría no aconsejan la práctica del colecho, al menos durante el primer año de vida, ya que se habría puesto en relación con el síndrome de muerte súbita del lactante. El Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL) se define como la muerte de un niño que es inesperada por su historia y en la cual no se demuestra ninguna causa.

Este hecho, que apoyan asociaciones de Pediatría como la española, la americana o la latinoamericana, tendría relevancia durante los primeros meses del bebé, pero no después, cuando el riesgo de muerte súbita desaparece.

Para los primeros meses, estas asociaciones recomiendan la cohabitación, que el bebé duerma en una cuna adosada a la cama de los padres, lo cual permitiría las ventajas como la lactancia a demanda y la asistencia inmediata al bebé pero evitaría los riesgos asociados a dormir en la misma cama con el bebé.

No obstante, para todo aquel que decida dormir con el bebé, existen ciertas pautas que hacen del colecho una práctica más segura:

  • El colchón ha de ser firme y suficientemente amplio para los dos o los tres (se deben evitar los colchones blandos, los de agua o acostarse con el bebé en un sofá).
  • La colcha, manta o edredón no han de ser demasiado pesados.
  • La temperatura de la habitación debe ser adecuada, evitando que esté demasiado caliente o que el bebé esté demasiado abrigado.
  • El bebé está boca arriba.
  • Los padres no fuman (o al menos no lo hacen nunca en la habitación) ni beben alcohol, ni toman ningún tipo de sedantes, ni tienen una obesidad importante.

Como comprobamos al hacer un análisis detallado de las publicaciones al respecto, las posturas están lejos de aclararse, y tan solo investigaciones más certeras y extensas podrían aclarar la cuestión en el futuro. Prácticamente cada semana podemos hablar de estudios nuevos sobre el síndrome de muerte súbita del lactante.

Por ello otros profesionales de la salud, incluso aquellos que pertenecen a las asociaciones mencionadas antes, se decantan por afirmar que el colecho (o no colecho) es una elección personal de cada familia que dependerá de muchos factores y en los que nadie debería inmiscuirse, como sucede en estos casos polémicos. Es decir, que no hacen falta “expertos” para señalar lo que mejor le funciona a cada familia.

Pronto seguiremos con este repaso por los temas más controvertidos de la crianza, aquellos en los que todos tenemos algo (mucho) que decir pero, fundamentalmente, en los que no nos pondremos de acuerdo.

Foto | oksidor en Flickr
Más información | Aeped, Libro Blanco del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante, Colecho y síndrome de muerte súbita del lactante: una relación conflictiva, AEPed
En Bebés y más | Colecho, Muerte súbita

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos