Compartir
Publicidad

¿Sueles llegar tarde a los sitios? Pues según la ciencia, los impuntuales se estresan menos y viven más

¿Sueles llegar tarde a los sitios? Pues según la ciencia, los impuntuales se estresan menos y viven más
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Sois de los que llegais tarde cuando quedais con familia o amigos? ¿Se os hace difícil ser puntuales porque siempre os surge algún contratiempo en el último momento? Si es así, estais de enhorabuena, pues según la ciencia las personas que siempre llegan tarde son más longevas y exitosas que el resto.

Reconozco que a raíz de tener hijos me cuesta muchos más ser puntual, y eso me estresa. Aunque también me provoca estrés el desorden que reina siempre en casa o el ser incapaz de llegar a todo. Pero todas estas situaciones forman también parte de la maternidad, así que si la ciencia dice que tiene una parte positiva: ¡bienvenida sea!

Los impuntuales se estresan menos y viven más

Aunque la puntualidad es una de las cualidades que más se suele valorar, lo cierto es que es frecuente encontrar gente incapaz de llegar a tiempo a los sitios. Esto ocurre especialmente cuando tenemos hijos, y es que parece que siempre surge un contratiempo que nos retrasa cuando estábamos a punto de salir por la puerta.

Una caca explosiva, un vómito repentino, descubrir una mancha de puré en nuestra camisa, darnos cuenta de que hemos olvidado en casa el chupete del peque, su muñequito de apego o una muda de repuesto... ¿Os suena, verdad?

A pesar de que a nadie le gusta llegar tarde, -ni tampoco tener que esperar por la impuntualidad de otros-, ahora podemos buscarle un lado positivo gracias a un reciente estudio publicado en la revista Parents.

Según los científicos, la impuntualidad contribuye a tener una vida más saludable y longeva. Esto es así porque, en general, las personas que acostumbran a llegar siempre tarde a los sitios acaban por estresarse menos, y viven de manera más relajada.

Esta forma de enfrentar la vida repercute positivamente en la salud, con una menor presión arterial, menores riesgos de enfermedad cardíaca, mayor salud cardiovascular, menor riesgo de accidente cerebrovascular y menor probabilidad de depresión.

Pero además de estresarse menos, las personas impuntuales tienden a ser más optimistas, vitales y perfeccionistas que el resto, y todo ello repercutiría también en una carrera profesional más exitosa. ¿Qué más se puede pedir?

Mi propósito de año nuevo: ¿conseguir ser puntual? Sí, pero sobre todo, estresarme menos

Seguro que estais pensando lo mismo que yo: hoy en día salen estudios sobre cualquier cosa. Pero a mí, que llevo tres años luchando por dejar de ser impuntual, me ha hecho hasta ilusión leer el lado positivo de este rasgo.

Porque quien me conoce de hace tiempo sabe que siempre he sido una persona extremedamente puntual, pero a raíz de convertirme en madre de familia numerosa, me resulta imposible llegar a tiempo a los sitios, así que admiro profundamente a las madres y padres que lo consiguen.

Cuando mi hijo pequeño nació se me hacía un mundo salir a la calle con tres niños, dos de ellos bebés. Siempre acababa olvidando algo en casa y me tocaba darme la vuelta, o surgía algún contratiempo que me retrasaba a pesar de que mi reloj está adelantado diez minutos (precisamente por mi obsesión con la puntualidad).

Poco tiempo después llegaron los dos años de mi hija mediana, y con ellos la fase típica de rabietas y el "yo puedo sola"; una fase en la que me encuentro de nuevo sumergida con mi hijo pequeño. Ante el "yo sé solito", me gusta darle espacio, confianza y promover su autonomía dejando que sea él quien se vista, se lave y se peine o se prepare su mochila para ir al cole. Pero es inevitable sentir el pulso acelerado cuando veo el reloj correr y observo la tranquilidad con la que se toman los peques la vida.

Y es que he de confesar que yo no soy de las impuntuales poco estresadas que dice la ciencia, sino todo lo contrario. Me agobia llegar tarde a los sitios y no me gusta hacer esperar a nadie, aunque últimamente estoy intentando relajarme más, y he descubierto que tomarme este tipo de situaciones con más calma me ayuda a llevarlo mejor.

Así que he decidido que este sea uno de mis propósitos de año nuevo. Porque cuando aprendes a relajarte, a ser más flexible y relativizar las cosas, todo fluye mejor y se disfruta más del día a día.

¿Qué os parece a vosotros? ¿Sois de los que se estresan por llegar tarde, o de los impuntuales poco estresados que dice la ciencia?

Fotos | iStock

Vía | Parents

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio