Compartir
Publicidad
Nueve cosas asquerosas que se vuelven completamente normales después de tener hijos
Ser Padres

Nueve cosas asquerosas que se vuelven completamente normales después de tener hijos

Publicidad
Publicidad

Cuando nos convertimos en padres, cambian muchas cosas en nuestra vida. Pasamos a una nueva etapa que viene acompañada de grandes ajustes en nuestra rutina, nuestra forma de pensar y de vivir. Cosas que antes no imaginábamos hacer, terminan por volverse habituales poco a poco.

Parte de esas nuevas cosas, incluye también una serie de situaciones no tan bonitas como las que suelen compartirse públicamente. Estamos hablando de esas cosas asquerosas que se vuelven completamente normales después de tener hijos, como ese incómodo momento en el que no sabes si esa mancha misteriosa es chocolate o caca. Te compartimos algunas.

Limpiar cacas de alguien más

Cacas

Empecemos con una asquerosidad básica: el cambio de pañal cuando nuestros hijos hacen caca. Probablemente antes de tener hijos no podíamos ni imaginar cambiar un pañal lleno de caca sin sentir que se nos revolvía el estómago. Pero curiosamente, una vez que tienes hijos, ese asco desaparece (o por lo menos, se disminuye). Es asqueroso, sí, pero alguien tiene qué hacerlo y eventualmente, te acostumbras.

Encontrarte con un episodio de diarrea explosiva

De acuerdo, esto quizás no es muy habitual ni algo que ocurra frecuentemente, pero sí que es algo que probablemente jamás hubiéramos sido capaces de limpiar antes de tener hijos. En el momento puede ser algo terriblemente sorprendente y asqueroso, pero con el paso del tiempo, ese episodio de caca explosiva puede convertirse en una divertidísima anécdota.

Analizar la caca

Así es. Cuando eres madre o padre, no solo cambias pañales llenos de caca. Sino que incluso habrá ocasiones en las que la revisarás y analizarás con detalle, pues aunque no lo creas, ésta dice mucho de la salud de tu bebé e incluso podría alertarte de algún problema.

Llenarte de babas

Bebe Babeando

Una de las cosas que tienen en común todos los bebés es que babean, y en algún momento de nuestra aventura como padres y madres, nos encontraremos con algo de baba en nuestra ropa. Y nuestras manos. Y nuestras caras. Y nuestro cabello. Bueno, habrá baba por todos lados. Y lo peor de todo es que cuando lo notemos probablemente digamos: "¿Qué es esto? Ah, sólo es baba". Porque claro, comparado con limpiar cacas, una baba no es nada.

Lidiar con vómitos

Una de los momentos que más nos duelen como padres, es cuando nuestros hijos se enferman. Queremos verlos felices y saludables, y de preferencia, que no se encuentren vomitando de forma repentina, porque eso significa ponernos en modo "limpieza y manejo de sustancias extrañas", y es un trabajo que a nadie le gusta.

Limpiar mocos con la camiseta (¡o la mano!)

Probablemente uno de los fluidos corporales menos asquerosos que nos toca manejar y lidiar cuando somos padres, no deja de ser algo que jamás pensamos hacer antes de tener hijos. Pero llega un punto en el que te encuentras en una situación donde no hay papel cerca, y no queda de otra que limpiarlos con la camiseta que llevas puesta, o en el peor de los casos, con tu propia mano.

Comer restos de comida de alguien más

Bebe Comiendo

¿Comer la comida que ha dejado alguien más? ¡Jamás! Pero como siempre, llegan nuestros hijos y hacen que nos traguemos todas nuestras palabras. Y si bien no es algo que hagamos por obligación, en algún momento te comerás ese pedacito de comida que dejó tu hijo, con babas y todo.

Limpiar comida masticada

Cuando nuestros hijos ya comen sólidos, y probablemente durante varios de los años siguientes, nos encontraremos con una escena familiar: no les gustó el alimento que han probado y lo regresan después de haberlo masticado. En el mejor de los casos, lo devuelven al plato, pero si no, el suelo suele ser uno de sus lugares favoritos para lanzarlo.

Recibir estornudos en la cara

Estás tranquilamente una tarde con tus hijos jugando, cuando de repente se acerca para querer decirte algo y en lugar de salir una palabra con su dulce voz, te encuentras con un estornudo monumental que te llena la cara de microbios. Los padres y madres en nivel experto simplemente se limpian la cara rápidamente y continúan como si nada hubiese ocurrido.

¿Te ha pasado alguna de estas cosas asquerosas que se vuelven normales después de tener hijos? ¿Agregarías otra a la lista?

Fotos | Pixabay
En Bebés y más | El graciosísimo relato de un padre al descubrir a su hija cubierta de caca de pies a cabeza, ¿De qué hablan los padres y madres todo el rato? Exacto, de cacas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio