Compartir
Publicidad

Los permisos de paternidad y maternidad tendrán un mínimo de cuatro meses de duración en todos los países de la Unión Europea

Los permisos de paternidad y maternidad tendrán un mínimo de cuatro meses de duración en todos los países de la Unión Europea
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las instituciones comunitarias (Comisión, Consejo y Parlamento) aprobaron ayer un acuerdo provisional que fija unos mínimos para la conciliación de la vida laboral y familiar en todos los países que pertenecen a la Unión Europea: todos los padres y madres disfrutarán de un mínimo de cuatro meses de permiso por el nacimiento o adopción de un hijo. Pero hay más avances.

Un paso adelante por la conciliación

El texto de la nueva directiva, que deberá ser aprobada formalmente por el Parlamento y el Consejo y se pondrá en marcha en un plazo máximo de tres años, se centra sobre todo en estos puntos:

  • Se establece el mínimo de cuatro meses de permiso de paternidad y maternidad.

  • Dos de ellos deberán ser intransferibles y remunerados. Los Estados lo aceptaron a cambio de libertad para fijar la cuantía de la remuneración (será de al menos el 65% del sueldo neto).

  • Las empresas deberán dar diez días a sus empleados por el nacimiento de sus hijos.

  • Permiso para cuidadores: asignación de cinco días por trabajador y año como nuevo derecho europeo para los trabajadores.

  • Las nuevas normas refuerzan el derecho de todos los progenitores y cuidadores a solicitar fórmulas de trabajo flexible: todos los padres con hijos menores de ocho años o bien familiares dependientes, deben tener el derecho de pedir una reducción de jornada, un horario compatible con el cuidado de los familiares o flexibilidad en el sitio de trabajo.

El vicepresidente primero, Frans Timmermans, y las comisarias Marianne Thyssen y Vĕra Jourová acogen con satisfacción el acuerdo con la siguiente declaración:

«El pilar europeo de derechos sociales consiste en mejorar el día a día de los europeos. El acuerdo provisional de hoy lleva esta idea al terreno de lo concreto, y da a las familias con progenitores y cuidadores que trabajan la opción real de elegir cómo quieren combinar su trabajo y su vida familiar. Se trata de un paso enorme hacia una Europa más social y muestra el verdadero espíritu del pilar europeo de derechos sociales".

¿Cómo nos afecta?

Permiso Paternidad

La nueva directiva comunitaria se queda muy corta para los padres suecos y belgas, que ya disponen de los derechos ahora reconocidos.

Pero sí supondrá un salto adelante para quienes residan en los 11 países que todavía no dan diez días en el momento del nacimiento de los hijos (Grecia, por ejemplo da dos y Alemania ninguno), los 12 Estados que no prevén permisos no transferibles (entre ellos Austria, Finlandia, Dinamarca, Hungría o Eslovaquia) o los que aún no cobran nada.

Y, por supuesto, a los que no llegan a los cuatro meses de permiso de paternidad. Especialmente beneficiosa será esta medida para los padres de países donde no tienen ningún día de permiso (tan solo el día del alumbramiento) y otros donde solo cuentan con uno o dos, como son los casos de Italia, Países Bajos, Luxemburgo o Grecia.

Estas medidas europeas también benefician a España.

La duración del permiso de paternidad se amplió de cuatro a cinco semanas en 2018, y a la espera de que se aprueben los Presupuestos Generales del Estado, este año se incrementará a ocho, 12 en 2020 y 16 en 2021.

Pero también supone un paso adelante para la mayoría de los países el derecho de los padres y cuidadores a solicitar fórmulas de trabajo flexible, ya que solo Luxemburgo, Holanda y Reino Unido lo recogen en su legislación.

Trabajo pendiente

Además de estas medidas, la Comisión incluye una serie de recomendaciones a los países de la UE. Entre ellas, que sus sistemas impositivos no penalicen la paternidad, que inviertan más en ayudas a progenitores como guarderías (incluso acudiendo a fondos europeos), o que se garantice la protección contra la discriminación y el despido de cuidadores y progenitores, incluyendo embarazadas y trabajadores que vuelven tras una baja por paternidad.

Legislar estos mínimos es necesario según la Comisión Europea: en la UE la brecha salarial (que tiene en cuenta la diferencia en remuneración por hora, horas de trabajo remunerado y tasa de empleo) es del 16.2 %.

La tasa de empleo femenino es 11,5 puntos inferior en la UE a la masculina; el 31,1% de las mujeres trabajan a tiempo parcial, frente al 8,2% de los hombres. Además, el 31% de las que no trabajan afirman que lo hacen para cuidar a un familiar.

Y en España es apenas mejor: un 14.2%.

Según exponen los representantes europeos:

"No se trata solo de reforzar los derechos de las personas. Las nuevas normas son un modelo para armonizar las prioridades sociales y económicas. Las empresas podrán atraer y retener a hombres y mujeres con talento. La economía europea se beneficiará de esta propuesta, que contribuirá a reducir la brecha de género en el empleo. Mejorar la conciliación de la vida familiar y la vida profesional tanto para las mujeres como para los hombres no solo es una cuestión de justicia, sino también de inteligencia".

Vía | Comisión Europea

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Conciliación de la vida laboral y familiar: mucho camino por recorrer, ¿Vas a tener un hijo en 2019? Estas son las ayudas estatales por hijo que ofrece el Gobierno

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio