No sé si quiero ser madre de nuevo: claves para averiguarlo

No sé si quiero ser madre de nuevo: claves para averiguarlo
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Ser madre puede ser una experiencia tan maravillosa como retadora al mismo tiempo. Y es que existen muchos factores que influyen, así como cambios significativos dentro de la dinámica de vida que para algunas personas pueden llegar a ser muy abrumadores.

Seguramente entiendes de lo que hablamos, y es posible que recuerdes muchas de estas vivencias de la primera vez que fuiste madre. Y quizás, te estés cuestionando el volver o no a enfrentarte a la maternidad. ¿Cómo saber si quiero volver a ser madre? O incluso, ¿si quiero ser madre por primera vez?

Aunque se trata de una decisión muy íntima y personal, que sólo puedes tomar tú (junto a tu pareja, en caso de tenerla), aquí reflexionamos sobre algunas cuestiones que puedes plantearte o tener en cuenta y que quizás te arrojan un poco de luz y claridad.

“Madre es un verbo. Es algo que haces, no algo que eres”.
-Dorothy Canfield Fisher-


No esperes el momento perfecto

Es bastante frecuente que las personas se cuestionen el momento ideal para tener hijos; no importa si se trata del primero o si ya tienen varios, y esto es una falsa creencia que muchas veces nos puede jugar una mala pasada.

Muchas parejas, o incluso quienes quieren ser madres solteras, esperan la llegada de un momento "ideal" para tener hijos, pensando que, de una manera u otra manera lo sabrán, pero lo cierto es que esto difícilmente sucede.

A veces, cuando nos planteamos tener otro hijo, comienzan a invadirnos las dudas acerca de cuál es el mejor momento para tener otro bebé y comenzamos a pensar en nuestro hijo o hijos, y queremos creer que habrá una época perfecta para la llegada de un nuevo hermanito.

Lo cierto es que la maternidad es un reto, y no podemos tener certeza de nada. Sin embargo esto no es para asustarse, pues se trata de un reto maravilloso, que nos ayuda a sacar lo mejor de nosotros y a darnos cuenta que el amor no se divide entre el número de hijos que tenemos, sino que se multiplica con la llegada de cada uno de ellos.

“Tomar la decisión de tener un niño es momentánea. Es decidir si tener tu corazón andando en el exterior de tu cuerpo para siempre”.
-Elizabeth Stone-

Una decisión meditada

Con todo esto no queremos decir que no medites esta decisión tan importante; además, lógicamente hay factores a tener en cuenta (por ejemplo, los factores económicos, logísticos, la pareja, el deseo...), que no se pueden obviar.

Pero sí te invitamos a reflexionar sobre esto; cuando hablamos del momento "perfecto", ¿a qué nos referimos? ¿Existe realmente este momento?

No sé si quiero ser madre de nuevo: claves para averiguarlo

Si la idea de tener otro bebé está rondando en tu cabeza pero no puedes decidirte, hay algunos interrogantes que te pueden ayudar a determinar con mayor claridad si se trata de algo que quieres o no. Te proponemos algunos.

¿Me gusta ser madre?

Puede ser una pregunta muy obvia, pero asumimos su respuesta y pocas veces nos detenemos a pensar en ella. Pregúntate a ti misma si te gusta la maternidad y si te imaginas haciéndote cargo de un niño más, con todo lo que esto implica.

Recuerda que la crianza no va solo de ofrecer alimento, hogar, estudios, etc., sino que además requiere de tu presencia y apoyo a nivel emocional, no solo para tu nuevo bebé, sino también para tus otros hijos. Y no olvides nunca que también debes estar y tener tiempo para ti misma.

“La biología es lo más pequeño que hace a alguien una madre”.
-Oprah Winfrey-

Ser madre: ¿por qué quiero y por qué no?

Una de las maneras más simples de hacernos conscientes de lo que pensamos, sentimos y queremos es escribirlo. Realiza una lista de razones por las que te gustaría ser madre de nuevo, hazla tan detalladamente como te sea posible.

Al mismo tiempo, realiza otro listado de razones por las cuales no te sientes cómoda con la idea. Tómate tu  tiempo para realizar este ejercicio, no se trata de una lista hecha con apuros, esto puede llevarte varios días. Mientras vas pensando en razones, las escribes.

Una vez que sientas que ya has plasmado todo, siéntate con calma y lee la lista. Analiza los pros y contras, no a modo de "suma", sino a modo de reflexión.

Sé consciente de todo aquello que has escrito, visualízate en esas situaciones. Con todo, es importante que tengas en cuenta el peso y valor que tiene cada uno de ellos.

¿Tengo las condiciones necesarias para ser madre de nuevo?

Si bien tener un hijo es un motivo hermoso de alegría y celebración del amor para muchos, es importante tener los pies en la tierra a la hora de tomar esta decisión. Y es que tener un bebé es un asunto serio que requiere de gran compromiso.

Es importante que te plantees si cuentas con los recursos necesarios para poder criar a tu hijo y darle una vida feliz junto con sus hermanos. En este sentido no solo estamos hablando de la parte económica, que también es algo que debes evaluar, si puedes o no hacer frente a más gastos.

Nos referimos también a tener las condiciones emocionales para hacerte responsable de criar y educar a otro hijo más. También a tu estado de salud, tanto física como mental, y a si estás o no en condiciones para poder hacerlo.

Y con todo esto, no hablamos tanto del momento "perfecto" que comentábamos al inicio, sino de las posibilidades reales (y mínimas) para hacerse cargo de un nuevo hijo.

¿Realmente lo deseo?

Muchas mujeres son presionadas por la sociedad, sus familiares e incluso sus propias parejas para tener un hijo, llegando a ser este el motivo por el cual se convierten en madres (o se quieren convertir en ellas). Pero el hecho de que sea algo común, no quiere decir que sea lo que tú deseas realmente.

Si te estás sintiendo presionada por terceros para ser madre de nuevo, es importante que lo converses y expliques que esa presión no te ayuda en absoluto. En algunos casos, esto puede funcionar.

Pero si por el contrario, esto no para o incluso si sientes que no es algo que puedas hablar con ellos, te recomendamos buscar ayuda de un profesional, quien puede orientarte en relación a tu caso en particular.

Con un buen psicólogo puedes empezar a cuestionar todas estas ideas (o ideales) que tienes en torno a la maternidad, de dónde vienen, si estás intentando "cumplir" lo que se espera de ti a nivel individual y social (los mandatos de la sociedad pro-natalista en la que vivimos), etc. Empieza a cuestionarte tus pensamientos arraigados.

“No todo el que tenga un útero tiene que tener un hijo, así como no todo el que tenga cuerdas vocales tiene que ser cantante de ópera”.
-Gloria Steinem-

Una decisión personal (y en pareja): sea lo que sea, estará bien

Sin importar cuál sea tu decisión, si deseas o no enfrentarte nuevamente a la maternidad, debes tener siempre en cuenta que eso no te hace mejor o peor persona, o mejor o peor madre, por supuesto.

La decisión de tener un hijo debe ser algo sentido, deseado, no impuesto por otras personas o por presiones sociales. Se trata pues de un trabajo de introspección que requiere tiempo, amor y compasión hacia una misma, y que es necesario hacer para determinar si podemos y queremos tener otro hijo.

Y por supuesto, se trata también de una decisión que incumbe a tu pareja, en caso de tenerla, por lo que deberéis valorar y decidir conjuntamente si deseáis seguir o no aumentando la familia. Es por ello por lo que todos los consejos de este post se aplican también a la pareja.

Si tienes muchas dudas, te animamos a que las escribas, las compartas, o si este tema interfiere demasiado en tu día a día, a que contactes con un terapeuta; éste puede serte de gran ayuda. ¡No estás sola!

“Quiero tener hijos cuando no haya ninguna otra cosa que desee más y pueda hacer de ellos mi mundo”.
-Sarah Silverman-

Fotos | Portada (freepik)

Temas
Inicio