Compartir
Publicidad

Es más duro quedarse en casa con los hijos que salir a trabajar, según un estudio

Es más duro quedarse en casa con los hijos que salir a trabajar, según un estudio
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Convertirse en padres es una experiencia maravillosa, pero lo cierto es que nadie nos preparara para ello. Cuando nos encontramos por primera vez con nuestro bebé comienza una nueva etapa en nuestras vidas que nada tiene que ver con la anterior, y que probablemente también es muy distinta a como habíamos imaginado.

Según una encuesta realizada por la empresa británica Aveeno Baby a 1.500 padres y madres de Reino Unido, la mitad de los encuestados admite que tener un hijo es un "trabajo duro", y un tercio de ellos considera que lo es mucho más cuando nos quedamos en casa cuidándoles. Pero a pesar de las dificultades y las expectativas no cumplidas que a veces trae consigo la maternidad, el nacimiento de un bebé supone para muchos el descubrimiento de un amor incondicional.

¿Qué piensan los padres y madres recientes sobre la crianza de un bebé?

Cuando nace un bebé, nace también una madre y un padre. Nuestra vida cambia tras tener un hijo, pues también lo hacen nuestras prioridades, necesidades y preocupaciones.

Nuestro instinto y nuestro hijo serán las mejores guías, pero eso no quita que en ciertos momentos podamos sentirnos desbordados, angustiados o repletos de dudas. Y es que cualquier decisión que tomamos en torno a la crianza, educación y cuidado de nuestro hijo puede convertirse en todo un reto.

La empresa británica Aveeno Baby decidió realizar una encuesta nacional para saber cómo percibían los padres y las madres de Reino Unido su vida, antes y después de tener un hijo. Los resultados son muy curiosos, y algunos incluso divertidos, y vienen a poner de manifiesto que ser mamá/papá a veces es complicado, pero que se compensa con creces con todo lo maravilloso que nos aportan los hijos.

Te compartimos algunos de los resultados obtenidos en esta encuesta:

  • Entre las cosas más añoradas por las madres y padres recientes está poder ir al baño en soledad (38%), utilizar las dos manos para comer (un 33% confesó que sólo comen con una, pues la otra la necesitan para atender a su bebé), tener más tiempo a solas con la pareja (28%), acabarse una taza de té (22%), o disfrutar de una copa de vino (13%).

  • En lo que respecta a los "achaques" propios de la crianza, el 17% afirma sufrir dolores continuos de espalda y el 39% admite sentirse siempre cansado.

A los encuestrados también se les preguntó qué percepción tenían de la maternidad y paternidad antes de tener un bebé, y si esta se había cumplido tras nacer su primer hijo. Para muchos, la maternidad/paternidad que están viviendo es muy diferente a como habían imaginado, y temas como la lactancia materna o tareas tan cotidianas como salir de casa con el bebé, les han supuesto grandes retos.

  • De este modo, un 25% de las madres admitieron que siempre pensaron que la lactancia sería más fácil de lo que realmente les estaba resultando.

  • Y un 43% de los padres y madres confesó que salir de casa con un bebé les desborda, y que nunca pensaron que pudiera llegar a ser tan complicado.

familia

Los padres británicos encuestados afirman sentirse preocupados por el desarrollo de su bebé (27%), sus hábitos alimentarios (22%) y sus patrones de sueño (9%); aunque realmente creemos que estas son las preocupaciones universales de todos los padres y madres recientes en cualquier parte del mundo.

El 42% de los padres y las madres encuestados afirmaron que tras nacer su bebé conocieron, por primera, el amor incondicional. Y para la mitad de los encuestados formar una familia es la experiencia perfecta.

La importancia de una tribu

Otros aspectos que se han tratado en la encuesta hacen referencia a las necesidades de las familias a la hora de criar a sus hijos. En este sentido, el 45% de las madres británicas admite recurrir con frecuencia a los consejos y apoyo de su propia madre, y no se sienten capaces de criar a su bebé sin su ayuda.

No cabe duda de que la presencia de una tribu en la que apoyarse es fundamental para criar a un bebé y encontrar apoyo en los momentos más complicados. Sin embargo, aún con la existencia de una red de ayuda, el 55% de los encuestados admite que la crianza es un "trabajo duro", y para el 20% es "realmente difícil".

Y en estos tiempos de redes sociales, en donde se tiende a compartir todo con el resto del mundo, la confianza de los padres recientes a veces se ve mermada, y casi un cuarto de los encuestados admite haberse sentido presionado en algún momento por la imagen de "padre o madre perfecta" que a veces ofrecen las redes.

Criar a los hijos en casa resulta más cansado

Un último punto tratado en la encuesta vuelve a poner el foco en las madres o padres (¡que también los hay) que deciden quedarse en casa para criar a sus hijos, renunciando a la posibilidad de trabajar fuera.

A este respecto, un 31% de los encuestados admite que jamás imaginó que quedarse en casa cuidando de los niños pudiera ser mucho más difícil que salir a trabajar. Y es que por desgracia, aún son muchas las personas que siguen creyendo que las madres y padres que renuncian a trabajar fuera no hacen nada, o no tienen motivos para estar cansados.

En cualquier caso, ya sea en casa a tiempo completo o compaginando la crianza y educación de los hijos con un trabajo fuera del hogar, lo cierto es que la vida cambia tras el nacimiento de un bebé, y casi todos los padres coinciden en afirmar que aunque la crianza es a veces un camino difícil, el amor de un hijo lo vale todo.

Fotos | iStock

Vía | Aveeno Baby

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio