Compartir
Publicidad

Cuando te dices que no tendrás más hijos porque es agotador y al pasar el tiempo ¡se te olvida y quieres tener otro!

Cuando te dices que no tendrás más hijos porque es agotador y al pasar el tiempo ¡se te olvida y quieres tener otro!
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Me gustan los niños. Me gustan mucho mis hijos. Pero también me gusta tener un poco de energía en el día a día y un poco de salud emocional, y hay días en que solo la obtengo porque, como todo padre y toda madre, he logrado acostumbrarme a esto de vivir rodeado de situaciones de caos y aprender a desconectar el cerebro para dejarlo en mínimos (dejar activadas las funciones encargadas de respirar, dejar latir el corazón y caminar sin chocar con las paredes y puertas), sin necesidad de pensar mucho.

Por eso llegó un día en que decidí no tener hijos, y me mantengo firme en la decisión, y me sorprendo porque a ella, a muchas de ellas, no les pasa lo mismo: cuando se dicen que no tendrán más hijos porque es agotador y al pasar el tiempo se les olvida ¡y te dicen que quieren tener otro hijo!

Esto debe ser como lo de los tatuajes

Solo llevo un tatuaje, pero cuando me lo hice me pregunté lo mismo que deben preguntarse las personas que se hacen uno la primera vez: ¿cómo puede haber gente que esté llena de tatus? ¡¡Qué dolor!! Pero pasan las horas y los días, y ya no duele. Y la mala experiencia solo deja el recuerdo de ese dolor y la huella lógica en la piel, de modo que la persona ya puede empezar a plantearse si se hará otro o no, dónde, cuál, etc.

Cansancio

Pues lo de tener hijos es algo parecido. Si el sufrimiento es por el momento del parto, si ese día te dices que no tendrás más, luego relativizas y te das cuenta de que solo es un día en tu vida y que luego lo demás compensa.

Si la cosa va más por el posparto, porque sufres mucho, te sientes sola y pareces caer en un agujero sin salida, te das cuenta con el tiempo de que todo pasa, que llega un momento en que el niño crece y todo aquello queda atrás.

Si es porque tu hijo se pone muy malito, o enferma a menudo, y acabas en los hospitales, lo mismo. Te dices que no más, porque lo pasas mal viéndole sufrir sin poder hacer nada por remediarlo, sin tener el control de su bienestar, y optas por no tener más hijos... pero pasa el tiempo y, o el niño está mejor y se te olvida, o aprendes a vivir con ello y te acostumbras, y acabas por caer.

Cuando tienes tres hijos y no vas a tener más

Y luego está mi familia, que somos una pareja con tres hijos y un perro grande, todos metidos en un piso, que parece que queramos batir un récord a la incomodidad, que ya no sabemos dónde meter las cosas porque hay saturación en todos los sentidos y que ir a cagar se ha convertido en una pérdida de tiempo, porque son 5 minutos en los que no estás haciendo otra cosa más útil y práctica.

Tienes tres hijos, no das a basto entre llevarles al colegio, a las extraescolares, prepararlo todo para el día presente, para el día siguiente, tener en cuenta todo lo que hay en la agenda, concederles un poco de tiempo para jugar, escuchar lo que te tienen que contar, hacer las cosas de la casa, sacar al perro, estudiar, ver un capítulo de una serie una vez al mes y tratar de hacer algo delante del espejo para evitar que cada año que pasa parezca que han pasado ocho, y a pesar de eso vas y sueltas: cómo me gustaría tener otro hijo.

¡Que me lo dijo hace unos días! ¡Que quería tener otro! Que ya nunca más tendré un bebé, que lo echo de menos, que me encantaba cuando los tenía en bracitos, que disfrutaba mucho de esos tiempos. Será que el mayor cumplió diez hace unos días y le entró la nostalgia, pero es que me lo decía tan en serio...

Fotos | iStock, Rolands Lakis en Flickr
En Bebés y más | ¿Tener otro hijo?, Ocho razones por las que NO voy a tener más hijos‏, ¿Es posible criar con apego cuando tienes tres hijos (o más)?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio