Compartir
Publicidad
La lista de cosas "raras" que hacen las madres normales
Ser Padres

La lista de cosas "raras" que hacen las madres normales

Publicidad
Publicidad

Existen cientos o miles de libros, revistas, sitios web y lugares en los que podemos encontrar información muy valiosa y útil sobre crianza y maternidad. Pero la mayoría de ellos, incluyen principalmente consejos o datos sobre temas especializados, que nos sirven mucho a quienes vivimos esa maravillosamente caótica aventura de ser padres.

Pero, ¿qué hay de esas cosas inesperadas que nadie te cuenta? Una madre comparte en una publicación viral las cosas "raras" que hacen las madres normales. Seguro te identificas con más de una.

Durante mi embarazo, leí algunos libros sobre esa etapa y la crianza durante el primer año. Ya sabes: información para saber cómo iba creciendo mi barriga, consejos sobre cómo cuidar a un recién nacido, etcétera. Y entonces me convertí en madre, y todo cambió.

Aunque he ido adaptándome poco a poco y con el paso de los años he ido adquiriendo experiencia, lo cierto es que aunque exista mucha información, las experiencias reales de otras madres son las que realmente te preparan y te ayudan a no sentirte tan loca o rara en este mundo maternal.

Antes de ser mamá, probablemente nunca me hubiera pasado por la mente hacer o decir ciertas cosas. Además de que mi mentalidad ahora ha cambiado y el valor de las cosas es muy distinto al que solía darles en mi vida previa a ser madre, hay algunas situaciones muy peculiares que solo vives cuando eres madre y que pueden parecer extrañas a quienes no tienen hijos.

Un ejemplo de esto, es la graciosa y divertida lista que preparó Amy Weatherly, una madre de tres hijos que comparte en su blog personal las experiencias que le ha dado la maternidad de una forma sincera y natural.

Recientemente, a través de una publicación en su página de Facebook, Amy compartió una lista de cosas "raras" que hacen las mamás normales: aquellas situaciones que no se mencionan en los libros, pero con las que sin duda todas podremos identificarlos al menos con una.

Si tienes media caja de cereal de malvaviscos sin malvaviscos, es porque todos han sido tomados...

Si te has unido a un gimnasio por la guardería...

Si dices "no te piques la nariz" más veces al día que "te amo", o que cualquier otra frase en realidad...

Si alguna vez te has puesto una mascarilla y después te has dado cuenta que necesitas salir en ese instante y te vas así como estás...

Si alguna vez has utilizado un paquete de comida congelada como compresa fría...

Si te han preguntado si puedes instalar en tu coche un divisor como en los taxis...

Si has tenido que sacar juguetes fuera de la bañera antes de poder usarla...

Si pensabas que bromeaban cuando decían "¿es caca o chocolate?" y ahora te das cuenta que no era una broma en lo absoluto...

Si has perdido tus llaves tres veces en solo dos días...

Si la última cosa que leíste en todo el día fue una lista de reseñas sobre un vasito entrenador...

Si sabes cómo sacar un objeto atorado de la nariz de un niño...

Si tienes en casa entre cinco y 10 montones de ropa por lavar...

Si comienzas una dieta el lunes y la dejas el martes al mediodía...

Si tu primer instinto fue reír cuando tu hijo comenzó a llorar después de pisar una pieza de Lego...

Si caen migajas de tu sostén al quitártelo...

Si solo tienes un sostén que te quede bien...

Si tus hijos se preguntan a dónde irás, solo porque hoy llevas puesto maquillaje...

Si la canción más moderna que conoces en este momento en la de la Patrulla Canina...

Si descubres a tu hijo jugando en el baño con la toalla que usas para lavar tu rostro...

Si el doctor está preocupado por una alergia rara en la piel de tu hijo, pero entonces resulta que su hermano le había hecho dibujos con un rotulador rojo...

Si alguna vez has comprado galletas, las has sacado de su empaque, puesto en un plato y dicho que son hechas en casa...

Si Amazon es tu mejor amigo...

Si el servicio de comida a domicilio es tu otro mejor amigo...

Si alguna vez has ayudado a tu hijo a buscar ese juguete que en realidad tiraste a la basura hace un par de días...

Si le dices a tus hijos que estás guardando todos sus dibujos y trabajos escolares en una caja especial, pero en realidad los estás tirando a la basura...

Si te has encontrado comida vieja en el asiento trasero de tu coche...

Si las sugerencias en Netflix son una mezcla de series para adultos y programas infantiles...

Si tu corazón se ilumina al ver a chicas que podrían ser potenciales niñeras para tus hijos...

Si solo tienes la mitad de tus uñas pintadas y todas son de diferentes colores, solo porque a tu hija le dio pereza terminar...

Si las ojeras bajo tus ojos parece que van a comenzar a cubrir toda tu cara...

Si alguna vez has gritado "DEJEN DE GRITAR" a todo pulmón...

Si tienes dulces de Halloween escondidos en tu armario...

Si uno de tus hobbies incluyen sentarte sola en tu coche después de dejar a tus hijos en alguna parte...

Si la mitad de los números almacenados en tu móvil incluyen en el nombre "Mamá de"...

Si te duele la espalda debido a que tu hijo se subió a tu cama y te pateó en los riñones toda la noche...

Si alguna vez has dejado a tus hijos en curso extraescolar y pensado "Me pregunto si sabrán que nos vamos a comer sin ellos"...

Podrías ser una mamá normal, si es que eso fuera algo real.

Con amor para todas, Amy.

Como dice Amy al final de su lista, no podríamos decir que existen las mamás "normales". Cada mujer vive la maternidad de forma diferente, pero sin duda todas nos hemos encontrado con alguna situación que quizás no imaginábamos antes de tener hijos.

Particularmente me identifico mucho con los puntos de perder las llaves frecuentemente (seguiré culpando al "mommy brain" del embarazo hasta que mi hija sea adolescente), con el de tener canciones infantiles todo el día en mi mente, con la mezcla de sugerencias raras en Netflix, y sí, con ese terrible momento en el que no sabes si es caca o chocolate.

A la lista de Amy seguro más de una podría agregar otra cantidad de cosas "raras" que hacemos las mamás completamente normales. A mí se me ocurren algunas como:

  • Si alguna vez has huido al baño para tener cinco minutos a solas, aunque tus hijos estén detrás de la puerta hablándote.
  • Si te has escondido en la cocina para comerte un chocolate y que no te pidan un trocito... o el chocolate completo.
  • Si has anhelado que llegue la noche para dormir a tus hijos y poder ver algo en la televisión, pero en el momento en el que te sientas caes profundamente dormida.
  • Si le has enseñado a tus hijos a servirse cereal para poder dormir unos minutos extras en las mañanas de fin de semana (aún no llego a esa etapa, pero algunas amigas con hijos mayores me lo han comentado).
  • Si alguna vez te has rendido de cansancio y optas por darles de comer algo comprado en lugar de preparar la comida desde cero.
  • Si te has quedado dormida y has ido a dejarles a la escuela sin verte antes en el espejo, para regresar y darte cuenta de ese "look" despeinado.
  • Si has deseado tener tiempo a solas, pero en el minuto en que te quedas sin tus hijos los extrañas y te pones a ver sus fotos.

La publicación original de Amy ha recibido comentarios de madres afirmando las situaciones que ella enlista, y compartiendo también aquellas por las que han pasado. En entrevista para Babble, Amy comenta que muchas se sintieron identificadas porque al final del día, solo queremos saber que estamos bien y que nuestros hijos también lo estarán, a pesar de que en ocasiones seamos un desastre y no tengamos idea de lo que estamos haciendo.

No una manera perfecta o escrita de cómo ser madres. Mucho de lo que aprendemos y de las situaciones que se nos presentan, van surgiendo de forma repentina y vamos buscando soluciones o formas de hacer las cosas conforme todo va transcurriendo.

El manual con todas las respuestas para ser mamá no existe, y cada una hacemos las cosas lo mejor que podemos con los recursos, habilidades y conocimiento que todas tenemos. Así que si alguna vez te parece que estás pasando por alguna situación rara o peculiar, puedes estar tranquila: eres una mamá "normal", como todas, y no estás sola.

Foto | iStock
Vía | Babble

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio