Publicidad

Ya se conocen los primeros beneficios de prohibir el tabaco en lugares públicos: menos prematuridad y menos asma infantil

Ya se conocen los primeros beneficios de prohibir el tabaco en lugares públicos: menos prematuridad y menos asma infantil
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Hace ya unos años que se empezó a legislar con el fin de crear zonas públicas libres de tabaco para salvaguardar la salud de las personas no fumadoras y para que los fumadores se replantearan su hábito, ya que el tabaco es un factor de riesgo para enfermedades agudas y crónicas, algunas muy graves.

Desde entonces no se conocía cómo ello estaba afectando a nivel mundial (hace un mes sí hablamos de lo que estaba pasando en Bélgica), para bien, en la salud de las embarazadas y los niños y ahora, gracias a un estudio reciente, ya sabemos cuáles son los primeros beneficios de prohibir el tabaco en lugares públicos: menos prematuridad y menos asma infantil.

Datos del estudio

Para hacer el estudio los investigadores hicieron una búsqueda de estudios (se trata de un meta-análisis) analizando aquellos en los que se tenía en cuenta el tabaquismo en el lugar de trabajo, zonas públicas o ambas, observando el efecto con la salud de los pequeños, centrándose sobre todo en las tasas de prematuridad, en los ingresos hospitalarios por asma y en los nacimientos de bajo peso.

En total analizaron datos de más de 2,5 millones de nacimientos y casi 250.000 exacerbaciones de asma. Cinco de los estudios se realizaron en América del Norte y seis se hicieron en Europa.

Resultados que encontraron

Al comparar datos vieron que la ley anti-tabaco, con la creación de zonas libres de humo y las restricciones que todos conocemos, ha conseguido que los partos prematuros se hayan reducido en un 10,4%, que suena a poco, pero que es muchísimo, y que los casos de ingresos por asma se hayan reducido en un 10,1%. A la hora de comparar el peso de los recién nacidos, por si hubieran disminuido los casos de bebés a término de bajo peso, no se observó diferencias, ya que la disminución fue de un 1,7% pero no se considera significativa.

Conclusión al respecto

Pues ya está todo dicho, creo. La ciencia no hace más que hacer estudios para buscar las razones de que cada vez haya más partos prematuros, hablando de lactancia, de cirugía para la obesidad, del mal dormir, etc., ya que nacer prematuro puede ser peligroso para el bebé, es duro para los padres, que pasan las primeras semanas, y a veces meses, entre el hospital y casa, o el hospital y el trabajo, y porque, como dijimos hace unos días, los bebés prematuros generan un gasto para la salud muy elevado. Que algo como controlar el humo del ambiente sea suficiente para lograr reducir más de un 10% los partos prematuros ya nos está diciendo que el entorno en que vivimos afecta a nuestra salud en muchos sentidos.

Así que, vistos los beneficios, queda patente que los espacios libres de humo deben seguir existiendo y que cuanta menos gente fume, mejor para todos.

Vía | ABC, Abstract del estudio en The Lancet En Bebés y más | Al prohibir fumar en el trabajo, menos riesgo de parto prematuro y bajo peso al nacer, La prohibición de fumar en público ha hecho que disminuyan los partos prematuros, Día Mundial sin Tabaco: por un embarazo e infancia sin humo

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir