Compartir
Publicidad

Ictericia en recién nacidos

Ictericia en recién nacidos
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

A los pocos días de nacer, es normal que la piel de tu bebé se ponga amarilla. No te asustes, no te lo han cambiado por un oriental. Se trata de la ictericia fisiológica muy común en los recién nacidos.

Se llama así a la coloración amarillenta de la piel y de la parte blanca de los ojos producida por el aumento de bilirrubina en sangre, un pigmento amarillo que debe ser metabolizado por el hígado que en el caso de muchos bebés, aún es inmaduro y perezoso. Suele aparecer al segundo o tercer día de vida y desaparece espontáneamente alrededor de la semana.

No requiere tratamiento si la cifra de bilirrubina no sobrepasa un nivel de seguridad que depende del peso del niño y de los días de vida. Cuando sobrepasa ese nivel requiere de fototerapia, un tratamiento en el que se expone al bebé a la luz ultravioleta. Al actuar sobre la piel, los rayos de luz aceleran el proceso de eliminación de bilirrubina hasta que vuelve a los niveles normales de seguridad. Es un método seguro y efectivo, además de ser inofensivo para el bebé. Los casos más graves de hiperbilirrubina intensa, pueden llegar a necesitar una exanguinotransfusión, un tratamiento en el que se sustituye parte de la sangre del organismo por otra de donantes.

En un grupo reducido de bebés, la ictericia se debe realmente a una enfermedad, por ejemplo en los casos de incompatibilidad sanguínea entre la madre y el bebé. En estos casos aparece antes, en general el primer día de vida, y requiere tratamiento. También puede aparecer en recién nacidos a causa de malformaciones en el hígado o alteraciones biliares. En niños más grandes la ictericia puede ser signo de una hepatitis o de alguna enfermedad que esté destruyendo los glóbulos rojos.

Más información | nacersano.org | tuotromedico.com

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos