Compartir
Publicidad

El botiquín imprescindible en los viajes con niños

El botiquín imprescindible en los viajes con niños
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El bañador, la gorra, la pelota, las sandalias de agua… Todas las madres hacemos nuestros listado (mental o escrito) de qué tenemos que incluir en nuestra maleta de vacaciones. Pero… ¿has tenido en cuenta qué llevar en previsión de algún sencillo problema de salud?

Si quieres que una picadura de mosquito o un pequeño enfriamiento no te amargue las vacaciones, toma nota de “ese pequeño botiquín” necesario en todos los viajes con niños.

Sonia Cibrián, doctora de Medicina General y Familiar de mediQuo, nos advierte que a la hora de planificar qué debe incluir, hay que tener en cuenta dónde vamos y cuánto tiempo vamos a estar allí. Es decir, no es lo mismo ir a un destino turístico en España que a una playa de la India, ni tampoco necesitaremos lo mismo para una semana que para un mes.

Dicho esto, la doctora aconseja meter en un botiquín resistente, ligero y a poder ser con aislante térmico:

1. Analgésico y antitérmico. Son los medicamentos más utilizados y los que con más probabilidad usaremos durante las vacaciones en caso de que tenga algo de fiebre o un pequeño dolor (de cabeza, muscular, malestar...).

Si además tenéis pensado caminar mucho o hacer deporte, es recomendable incluir una pomada analgésica para calmar los dolores o las molestias de la zona local tras el ejercicio.

2. Protector solar. Necesitará una gorra, unas gafas de sol, incluso una camiseta con protector UV ¡y crema con factor de protección alto 50 + para prevenir problemas en su piel como alergias o quemaduras.

Hay que aplicarla 30 minutos antes de salir de casa, procurando que cubra todo su cuerpo, y volver a echársela cada 2-3 horas o después de cada chapuzón.

Recuerda que con niños es mejor evitar la exposición en las horas centrales del día. Si son bebés, ¡prohibido ponerlos directamente al sol! Y mejor evitar las cremas solares antes de los seis meses.

3. Corticoides tópicos. En caso de picaduras de insectos, ayudará a reducir rápidamente el picor e inflamación de la piel. También sirven para calmar el dolor de las quemaduras y de picaduras de las medusas. Mejor no utilizarlos en menores de un año y preguntar al pediatra la conveniencia de usarlos antes de meterlos o no en el botiquín de viaje.

En estos casos, se desaconsejan los antihistamínicos tópicos.

4. Material de curas. Imprescindible añadir un termómetro, unas tijeras, desinfectante yodado, agua oxigenada, esparadrapo y gasas estériles. ¡Y por supuesto unas tiritas con su personaje favorito! Ayudarán a solucionar cualquier herida menor para que no les estropee el día.

5. Repelente de mosquitos. En verano los niños están más expuestos a posibles picaduras. Por eso es recomendable tener a mano un repelente de insectos, especialmente si hay agua dulce cerca del lugar de alojamiento. No son recomendables antes de los dos meses de edad.

Los repelentes de uso tópico (cremas, lociones) forman una película sobre la piel convirtiéndola en un lugar no agradable para insectos como moscas, mosquitos, pulgas y garrapatas. Sin embargo, ninguna loción tópica es eficaz contra los insectos con aguijón (abejas y avispas).

Aunque no forme parte del botiquín, para protegerles mejor de los insectos mientras duermen, son muy útiles los repelentes eléctricos y las mosquiteras que se cuelgan sobre la cama. Y apenas roban espacio en la maleta.

Por otro lado, los repelentes que se ponen en la ropa funcionan mejor que las pulseras antimosquitos, de las que no hay evidencias científicas de que funcionen.

¡Siempre protegido!

Aunque sea una escapada de fin de semana, no podemos olvidar incluir en la maleta su tarjeta sanitaria para viajar dentro de España.

Si vas a viajar al extranjero, puedes solicitar la tarjeta sanitaria europea, gratuita para los países que pertenecen a la Unión Europea.

Y para otros destinos, un seguro de viaje que incluya la asistencia médica en caso necesario. La mayoría de seguros médicos privados incluyen este servicio en el extranjero. Y si no lo tenéis, puedes contratar uno solo por los días que vais a estar fuera y compara antes, porque muchas de las pólizas de adultos incluyen la cobertura para niños a cargo menores de 12 años.

¡Ojo! Una última aclaración. El material sanitario propuesto puede sernos muy útil para tratar pequeños problemas. Pero en cuanto sospechemos que nuestro hijo está enfermo, hay que llevarle al médico. Nunca hay que automedicarnos y menos aún a un niño.

Vía MediQuo

En Bebés y Más Vacaciones con niños 2018: los mejores hoteles para ir con niños pequeños, Imprescindibles para las vacaciones con tu bebé: deja todo lo demás en casa, Verano con niños: 13 imprescindibles para una tarde de piscina con el bebé

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos