Compartir
Publicidad

¿Poner crema solar al bebé si tiene menos de seis meses?

¿Poner crema solar al bebé si tiene menos de seis meses?
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Se acerca el verano y, aunque no hace un calor abrasador, al menos donde yo vivo, sí hay días que si se te ocurre hacer una excursión a la montaña, o si vamos a ir a la playa, vale la pena tener cuidado para que no se nos quemen los niños.

Si ya son mayores no hay mucho problema, les ponemos crema o bien los protegemos con algo de ropa y listo. Pero cuando son bebés tenemos más dudas porque se suele recomendar no poner crema solar al bebé antes de los seis meses. ¿Es esto cierto? ¿No se puede? Y entonces, ¿qué hacemos?

¿Cómo vivíamos cuando no había cremas?

Lo primero es lo primero, imaginación y sentido común. La crema solar es un invento reciente, así que de alguna manera teníamos que vivir cuando no había cremas. Es más, nosotros vamos a la playa o a la montaña con nuestros bebés de vez en cuando, pero en la playa y en la montaña hay personas que viven ahí y que tienen hijos también que viven ahí todo el año. Como no creo que anden poniéndose crema a todas horas, estaría bien saber qué hacen para evitar quemarse.

Como ahora mismo no tengo a nadie que viva ahí para preguntar, optaré por aplicar la lógica. Si el sol quema, porque nuestra piel no está acostumbrada a él, pues tratemos de evitarlo. La piel de los bebés es sensible, cierto, pero no llevamos al niño desnudo todo el día, así que podemos ponerle ropa fresca, de colores claros que no absorben el calor, holgada si estamos con temperaturas relativamente altas y algún gorrito o visera que le dé sombra a la cara.

Con eso, solo con eso, ya hemos minimizado un montón de posibles quemaduras en varias zonas del cuerpo, aunque obviamente siguen quedando zonas al descubierto como brazos y piernas. Entonces debemos ser nosotros los que huyamos un poco del sol. No pasa nada si le da ahí un rato. Salimos a la calle, damos un paseíto o vamos a comprar y volvemos a casa, por ejemplo. Ahora bien, si el paseo es de una hora por el paseo marítimo, donde no hay ni una sombra, vamos a tener al niño una hora entera expuesto al sol, y entonces sí se nos va a quemar. Apliquemos, pues, la lógica.

Paseos cortos, por zonas de sol y sombra, y saliendo a horas donde el sol no incide de manera vertical, que son las que van desde las 12 del mediodía hasta las 16 de la tarde. Si me apuras, alargamos la franja a 11 y 17, ya que hablamos de bebés menores de 6 meses y en verano el sol puede hacer estragos si nos confiamos.

Ahora me diréis eso de "sí, pero me voy un rato a la playa y ahí no hay sombra que valga". Pues nada, os vais un ratito a la playa pronto por la mañana o tarde por la tarde, ponéis la sombrilla para que el bebé esté debajo, y al rato os volvéis para casa. La sombrilla protege de los rayos que vienen de arriba, pero la arena y el agua tienen la capacidad de hacer rebotar los rayos del sol y en las horas de sol fuerte puede ser peligroso quedarnos mucho rato. No es igual de peligroso que el sol directo, pero también debemos tenerlo en cuenta.

Entonces, ¿sólo podemos hacer esto?

No, y no es "sólo", que es mucho. Estamos tapando al niño, buscando sombras y estamos sacándolo a la calle cuando el sol no quema tanto. Solo con eso vamos a evitar muchos problemas.

¿Crema solar antes de los seis meses?

Vale, además de lo que hemos comentado, la otra posibilidad es la de poner crema. ¿Se puede o no se puede? Pues no y sí. Si la crema es de filtro químico, que son las habituales que compramos para nosotros, no son recomendables, porque hablamos de elementos químicos que la piel del bebé absorberá pudiendo producir alergias e irritaciones.

En cambio, si la crema es de filtro físico, estamos hablando de unos componentes diferentes, que no se absorben y que, por lo tanto, producen muchas menos reacciones en la piel (mejor si diéramos con una sin nanopartículas, porque no está claro que no sean perjudiciales). Estas sí pueden ponerse a los bebés menores de seis meses si lo consideramos necesario.

En cualquier caso, si sólo tuviéramos una de factor químico, la Academia Americana de Pediatría recomienda evitarla o poner muy poca y en zonas muy concretas (los brazos y piernas, por ejemplo, que es donde más les suele dar el sol). Pero entonces yo dejo una duda: ¿y la vitamina D?

Los bebés necesitan que su piel contacte con la luz del día para sintetizar vitamina D (y nosotros, claro). En caso de aplicar cremas con factor 8 o superior, o cremas de filtro físico, la cantidad de luz solar que nuestra piel va a captar es mínima, y por lo tanto vamos a sintetizar muy poca vitamina D.

Así que ante esta disyuntiva, yo diría que mejor evitar cremas si es posible, tenga el bebé menos de seis meses o más, al menos durante 20 minutos al día (como nos dijo la Madre Tigre) y luego hacer las cosas con sentido común. Si vamos a ir a la playa, crema. Si no vamos a ir, y solo vamos a pasear por zonas de sol y sombra, pues ropa y vamos vigilando.

Aunque ojo, si está tomando vitamina D oral, tenemos más libertad para ponerle la crema ya en casa.

Foto | Thinkstock En Bebés y más | Cremas solares para los bebés, ¿con filtro físico o químico?, Proteger del sol a los niños en verano: ¿cómo y cuánto?, Quemaduras solares en niños y bebés, qué hacer y qué remedios aplicar

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio