Publicidad

Alergias de la piel en el embarazo: urticarias y otras molestias

Alergias de la piel en el embarazo: urticarias y otras molestias
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Aproximadamente una de de cada cinco mujeres experimentan cambios en su piel durante el embarazo, que pueden incluir acné, oscurecimiento de la piel y estrías.

Si bien es cierto que estas marcas de belleza pueden molestar estéticamente, no deben preocupar y son totalmente normales.

Algo menos común, aunque también frecuente es la aparición de ronchas en la piel o urticaria, que se deben a los cambios hormonales y que suelen desaparecer tras el parto.

Urticaria en el embarazo

Además de estirarse para acoger al bebé que crece en el interior, provocando sequedad y picor, la piel de la futura mamá también puede sufrir granitos y rojeces: erupciones cutáneas que desaparecerán tras el parto, cuando el nivel hormonal vuelva a su estado anterior.

Estas pequeñas lesiones, que se manifiestan a veces con un picor muy incómodo, no son peligrosas para la madre ni para el bebé. Suelen aparecer en el último mes de embarazo y en alguna extraña ocasión permanecen durante el puerperio.

Lo que ocurre es que el vaivén hormonal y los cambios propios de la gestación, (como la sequedad y estiramiento de la piel) provoca que el organismo se vuelva más sensible a agentes patógenos y la embarazada acuse más brotes de urticaria.

Las causas más frecuentes que la provocan pasan por una reacción alérgica a 'casi' cualquier cosa: a algún alimento (como lácteos, frutos secos o mariscos), a una picadura de insecto, a un medicamento, a un producto químico, al polen o al pelo de algún animal.

Como puede empeorar o activarse por el rascado, el estrés o la presión sobre la piel, es importante hidratarla para no empeorar las erupciones.

Erupción polimorfa del embarazo

Conocida como PUPP (Pápulas y Placas de Embarazo Urticariales Pruriginosas) esta enfermedad inflamatoria de la piel puede llegar a padecerla una de cada 150 mujeres embarazadas. Se reconoce por las pápulas rojas que sobresalen en la piel. Suelen aparecer en el abdomen (donde hay estrías) y pueden extenderse por los brazos y las piernas, provocando mucha comezón.

Algunas investigaciones apuntan a que las PUPP están relacionadas con una condición genética, ya que parece ser hereditaria, pero la causa que la provoca aún es desconocida.

Es más frecuente en madres primerizas (entre las semanas 36 y 39) y no suele volver a repetirse en embarazos posteriores.

Se presenta de formas variables: al principio se manifiesta como pápulas urticariformes (placas rojizas edematosas) que afectan a las estrías de distensión y que suelen picar mucho. Después, las lesiones varían de morfología (de ahí la denominación "polimorfa"), pudiendo parecerse a granitos de picaduras de insecto, ampollas....

Suelen localizarse en el abdomen (donde hay estrías), y se extiende a los muslos y nalgas. En algunas ocasiones también aparecen en brazos y otras partes del cuerpo e incluso en la cara.

Hay que consultar con el ginecólogo para que recete el tratamiento más adecuado.

Colestasis de embarazo

Afecta a 1 de cada 50 mujeres es la colestasis del embarazo y se reconoce porque aparece un picor intenso en la piel acompañado de náuseas, vómitos, y, en casos extremos, ictericia. Este último síntoma puede indicar que hay problemas en el hígado, por lo que se recomienda acudir inmediatamente al médico porque se asocia a un incremento de prematurez o incluso muerte fetal.

El prurito de la colestasis intrahepática del embarazo se distingue porque es generalmente nocturno y afecta las palmas y plantas (a diferencia del prurito psicológico).

¿Cómo prevenir y tratar la urticaria durante la gestación?

Es habitual que las erupciones leves desaparezcan solas, siempre que no se frote la zona afectada para no empeorarlas. Es recomendable no usar jabón (o muy poco) y sí mantener la piel bien hidratada para combatir la sequedad y el picor.

Si la erupción se debe a una reacción alérgica, es posible que el médico recete algún tratamiento antihistamínico seguro que no afecte al bebé y algún producto tópico para aliviar la picazón.

Además, no solo hay que evitar los alimentos o patógenos que produzcan alergias porque durante el embarazo la mujer es más susceptible.

También hay algunos consejos que ayudan a minimizar la urticaria en la gestación:

  • Evitar los baños calientes y duchas de agua caliente.

  • No usar ropa ajustada.

  • Tratar de no rascarse la piel.

  • Evitar el estrés y practicar técnicas de relajación.

Y lo más importante: consultar siempre con el médico y nunca tomar medicamentos sin prescripción. Porque no todos los medicamentos son compatibles con el embarazo.

Vía | Asociación Americana del Embarazo (American Pregnancy Association)

Fotos | iStock

En Bebés y Más | La piel necesita cuidados especiales tras el parto, Alergia primaveral durante el embarazo: consejos para aliviar los síntomas

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir