Compartir
Publicidad

Las nueve preguntas más frecuentes sobre la barriga en el embarazo: todas las respuestas

Las nueve preguntas más frecuentes sobre la barriga en el embarazo: todas las respuestas
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si estás embarazada, seguro que ya te has acariciado la tripa unas cuantas veces mientras esbozas una sonrisa. Y, ¿ya te has colocado de lado frente al espejo para ver si ha crecido un poco al menos?

Es normal. Tu barriga es la parte palpable de tu cuerpo que evidencia que tu hijo está creciendo dentro de ti. También es habitual que a medida que avanza la gestación, crezcan también las dudas acerca de esta parte del cuerpo que tanto cambia en forma y tamaño.

Intentamos responder las más habituales, aunque cada embarazo es único y la apariencia de la tripa depende de muchos factores.

1. ¿Cómo va creciendo?

Comienza a ensancharse por debajo del ombligo y va subiendo hacia el pecho, según la colocación del útero:

  • Durante el primer trimestre apenas aumenta de volumen y no pasa del pubis.

  • En el cuarto o el quinto mes es cuando se sitúa a la altura del ombligo. Al mismo tiempo, mamá nota como sus caderas se redondean a la par que se queda sin cintura.

  • En el sexto mes sobrepasa el ombligo.

  • En el octavo mes será cuando esté más alta y grande, colocada entre las costillas.

  • A partir de la semana 36 de gestación, la tripa baja un poco porque el útero ha descendido.

2. ¿Cuándo empezaré a notarla?

La tripa será más evidente a partir del quinto mes de gestación, cuando el fondo del útero llega a la altura del ombligo. De todas formas, puede notarse antes o después en la madre dependiendo de:

  • Su edad. Cuanto mayor sea, más distendida tendrá la piel del abdomen y se aprecia primero la tripa.

  • Si es o no su primer embarazo. Si ya ha sido madre antes, los músculos rectos transversales de las paredes de su abdomen (los que van desde las costillas hasta la línea alba) están más cedidos y se percibirá antes.

  • Su constitución. El feto suele encajarse antes si la futura mamá tiene la pelvis estrecha, por lo que se nota antes.

  • El peso que tuviera antes de quedarse embarazada. Si tenía unos kilos de más, la barriga tardará más tiempo en hacerse evidente, ya que pasará más desapercibida.

3. ¿Es posible dormir con un abdomen enorme?

Es cierto que a medida que la barriga crece, se hace más complicado encontrar una postura cómoda. Se aconseja dormir sobre el costado izquierdo y con un cojín entre las piernas, ya que esta posición facilita el riego sanguíneo y reduce la tensión sobre los ligamentos.

A partir del segundo trimestre, no es recomendable dormir boca arriba, puesto que el peso de la barriga puede comprimir las venas de retorno sanguíneo hacia el corazón. Esto se traduce en mareos o bajadas de tensión, e incluso menor aporte de oxígeno al bebé.

4. ¿Si es redonda significa que voy a tener una niña?

No hay ninguna relación entre la forma del abdomen materno y el sexo fetal, aunque siempre hay posibilidad de acertar en un 50%. De ahí, que se siga escuchando a 'madres experimentadas' asegurar que si la embarazada tiene una tripa picuda tendrá un niño y será niña si la tiene redonda.

La forma de la tripa depende de:

  • Si la mujer tiene más hijos o no.

  • Su constitución, ancha o delgada (más picuda).

  • Tamaño del feto (cuando más grande, más redonda).

  • Si su útero es alargado (apariencia más picuda).

5. Si es grande, ¿mi bebé también lo será?

El peso del bebé no es lo único que influye en el tamaño de la barriga. Una tripa enorme puede deberse a un exceso de gases o de grasa o, simplemente, a una cantidad mayor de líquido amniótico. Incluso la forma de la columna vertebral puede hacer que la tripa parezca más grande, cuando realmente no lo es.

6. ¿Una tripa pequeña significa que mi hijo no crece?

En absoluto. No debes angustiarte por este motivo, ya que esta temida anomalía de crecimiento se comprueba en las ecografías, midiendo el tamaño del útero y otras variables, nunca del abdomen.

7. ¿A qué se deben esos golpecitos que siento?

No hay por qué asustarse, ya que se trata de simples movimientos de tu bebé. ¿Sabías que se cree que el bebé tiene hipo si son rítmicos? ¿O que si descansas boca arriba pueden ser tus propios latidos lo que sientas? Disfruta de la interacción con tu pequeñín.

8. ¿Y esos misteriosos bultitos?

No se trata de alienígenas que hayan invadido tu barriga, aunque puedas pensarlo. Son ni más ni menos que las piernas, los pies, los brazos o las manos de tu bebé, que empujan tu abdomen cuando empieza a escasear el espacio dentro de tu abdomen. Estas pequeñas 'protuberancias' serán más frecuentes al final de embarazo.

9. ¿Por qué ha bajado?

Muchas madres tienen que enfrentarse a la machacona frase de "la barriga aún está alta, así que aún te queda para el parto". Y además al final de la gestación, cuando más cansadas se encuentran.

Es cierto que cuando la tripa desciende puede significar que se acerca el momento de dar a luz, ya que esto ocurre cuando el bebé se ha puesto en la posición adecuada para el parto.

Pero la barriga baja no significa necesariamente que el parto sea inminente. Si la mujer se estrena como madre, puede notar cómo baja su tripa incluso un mes antes de tener a su hijo. Así que mejor no fiarse de la forma de la tripa, tampoco al final del embarazo.

Con todo, los especialistas recuerdan que la tripa no debe ser motivo de preocupación para las futuras madres. Lo importante es saber si el bebé crece o no bien, y eso se controla a través de la valoración de parámetros como el tamaño de la cabeza, el tronco o las piernas, datos que solo se pueden ver a través de las ecografías y nunca por la apariencia de la barriga.

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Engordar en el embarazo: las consecuencias de pasarse con los kilos, Fotografía de embarazo: nueve creativas ideas para hacerte una sesión de fotos embarazada, Nueve creencias sobre el embarazo que no tienen fundamento

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio