Compartir
Publicidad

Acné durante el embarazo

Acné durante el embarazo
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Durante la gestación se produce una serie de cambios hormonales que afectan a la piel de la mujer. Una de las consecuencias puede ser la aparición de acné durante el embarazo, o la intensificación de este desequilibrio cutáneo durante esos meses.

Los granitos aparecen sobre todo en la cara, pero también es posible que hagan presencia en el pecho, los hombros, la espalda... Cualquier persona puede padecerlo, pero las mujeres que han sufrido de acné durante sus periodos menstruales son las más propensas a experimentar este brote de acné durante el embarazo.

Entre los cambios más frecuentes de la piel durante la gestación se encuentra la aparición o acentuación del acné en el primer trimestre de embarazo, aunque en determinados casos el aspecto de la piel también puede mejorar. Por suerte, este trastorno cutáneo suele desaparecer poco después del parto.

Por qué se produce el acné

El acné es una enfermedad inflamatoria de la piel que es causada por una infección bacteriana. Está debida a cambios de las unidades pilosebáceas, las estructuras de la piel consistentes en un folículo piloso y la glándula sebácea asociada.

Lo que sucede es que las glándulas sebáceas producen unas secreciones excesivas que, combinadas con células muertas de la piel, bloquean el folículo piloso. Bajo el poro taponado se producen secreciones de grasa que proveen un entorno perfecto para la bacteria epidérmica Propionibacterium acnes, que produce una infección en el poro que excretará pus, provocando que el acné se multiplique.

En respuesta, la piel se inflama produciendo la lesión visible. Estos granitos en la piel afectan a un gran número de seres humanos en algún momento de su vida, como durante el embarazo.

Precaución con los tratamientos para el acné

Aunque existen determinados medicamentos y cosméticos para combatir el acné, no se debe emplear ningún tratamiento son consultarlo antes con el médico, ya que podrían ser perjudiciales para la salud del feto e incluso favorecer otras alteraciones cutáneas en la futura mamá, como el cloasma.

Hay medicamentos que definitivamente se deben evitar, como las Tetraciclinas (un antibiótico oral que ha sido asociado con un deficiente crecimiento óseo y con el decoloramiento dental), el Ácido Salicílico (un ingrediente sumamente común en casi todos los medicamentos de venta libre contra el acné), el Tretinon (el cual se vende bajo la marca de fábrica Retin-A), la Isotrentinoina (la cual se vende bajo la marca de fábrica Accutane)...

El uso de algunos de estos componentes o medicamentos durante el embarazo ha sido asociado con defectos de nacimiento, abortos espontáneos y muerte infantil, por lo que no hay que tomarlo a la ligera: siempre consultemos al médico antes de cualquier tratamiento. Y, como suele decirse, mejor prevenir que curar. Lo vemos a continuación.

Rostro embarazada

Consejos para prevenir el acné durante el embarazo

No obstante, sí hay ciertas recomendaciones que podemos seguir para ayudar a mantener el rostro libre de espinillas, o mejorar su aspecto y prevenir la aparición de otros problemas de la piel.

  • Lavar a menudo el rostro y las zonas de la piel que más pueden verse afectadas. La acumulación de células muertas de la piel es una de las causas del acné, de modo que habremos de mantener la piel limpia. Son imprescindibles dos buenos lavados, por la mañana y antes de acostarse, con un jabón depurativo libre de aceites para no elevar el nivel graso de la piel.

  • En relación al punto anterior, hay que desmaquillarse bien antes de ir a dormir. Las impurezas incrustadas y los poros taponados durante muchas horas, por la noche cuando la piel es capaz de oxigenarse mejor, es perjudicial.

  • No obstante, en la medida de lo posible conviene prescindir de maquillaje que tapone los poros del cutis durante el día. En cualquier caso es conveniente utilizar crema hidratante y maquillajes aptos para pieles grasas.

  • El protector solar que utilicemos durante el embarazo debe ser específico para pieles sensibles y que no contenga PABA (ácido paraaminobenzoico, una sustancia que conviene evitar en los productos fotoprotectores para embarazadas y lactantes).

  • Beber mucha agua es imprescindible para mantener una correcta hidratación durante el embarazo, irrescindible para la salud de la madre y el feto, y minimizar los problemas cutáneos de ésta.

  • No hay que tocarse las espinillas porque empeora su aspecto, podríamos esparcir la bacteria que las provoca y pueden infectarse. Algunas personas recurren a ese “vicio” debido a nervios, estrés, ansiedad… lo cual puede ser frecuente en el embarazo, pero son estados que debemos evitar, empleando técnicas de relajación por ejemplo, o haciendo ejercicio… Además, pensemos que el estrés es una de las posibles causas del acné, y que tampoco es beneficioso para el bebé.

En definitiva, una correcta hidratación y un especial cuidado de la piel del rostro ayudará a controlar el acné durante el embarazo. Además, pensemos que en pocos meses lo más probable es que el estado de la piel vuelva a su estado habitual, excepto por alguna otra ojera que ya tendrá un motivo diferente…

Fotos | geishaboy500 y Drongowski en Flickr-CC En Trendencias Belleza | Manchas cutáneas, Alteraciones de la piel: acné En Bebés y más | Belleza embarazada

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos