Compartir
Publicidad
Publicidad

Los buzones para abandonar bebés, tan queridos como odiados

Los buzones para abandonar bebés, tan queridos como odiados
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguro que todos recordáis alguna escena de alguna película en la que una madre o padre abandona a su bebé recién nacido en las escaleras de un convento. En la actualidad este modelo de abandono está un poco en desuso y, por desgracia, se han llegado a encontrar bebés en contenedores o directamente muertos.

Para evitar esto, algunos países llevan años ideando nuevas fórmulas que protejan a los bebés y una que me llama especialmente la atención es la de crear un "buzón" donde dejar al bebé que no quieras, para que sea recogido por profesionales médicos que le ofrezcan una primera asistencia. Estos buzones existen desde hace más de 10 años en Austria (en otros países hay otras soluciones similares), se les llama babyklappe y son tan queridos como odiados.

En qué consisten los buzones para abandonar bebés

Un "babyklappe" o buzón para abandonar bebés es un pequeño cuarto de un hospital que tiene una ventana que da a la calle y que se abre desde fuera. Esta ventana da a una cuna climatizada vigilada por una cámara de vídeo.

En el momento en que alguien abre esa ventana una alarma se dispara en la unidad de cuidados intensivos avisando al personal médico de que está siendo depositado un bebé.

La persona que realiza la entrega, que no queda grabada en el vídeo, encuentra una carta escrita en ocho idiomas que explica cómo contactar con el hospital y un sello de tinta para tomar una huella del recién nacido. Así esa persona tiene la posibilidad, si luego se retracta o lo piensa mejor, de volver para reclamar al bebé. En ese momento la ventana se cierra siendo imposible volver a abrirla desde fuera.

El buzón salvabebés y el parto anónimo

El buzón salvabebés se considera el último escalón de una serie de estrategias que tienen como fin primero el proteger a los seres más frágiles, los bebés. Digamos que, en cuestión de prevención, lo primero es la educación sexual, para tratar de evitar que se produzcan embarazos no deseados, después vendría el parto anónimo, opción que se ofrece a aquellas mujeres que quieren dar a luz sin dar su nombre (porque no quieren que nadie sepa que han sido madres) y en solución a la posibilidad de que puedan dar a luz solas en cualquier sitio y abandonar en ese instante a los bebés, y finalmente el buzón salvabebés o babyklappe.

Los buzones llevan diez años funcionando en Austria y, para que ello fuera posible, se tuvo que cambiar la legislación, que penalizaba el abandono de los niños, para permitirlo con la condición de que fuera en un babyklappe, sin necesidad de dar datos personales.

Tan queridos como criticados

Andreas Lischka, jefe de Pediatría del Wihelminenspital, que es el único hospital de Viena que cuenta con un buzón salvabebés, da su opinión sobre ellos diciendo lo siguiente:

Aunque solo hubiera sido un niño, ya merece la pena. No entiendo las reacciones contra este proyecto, que cuesta tan poco y aporta tanto [...] La idea es que esa madre, tras el parto, en su desesperación total por el motivo que sea, se pueda acoger a una posibilidad legal para no dejar al niño en un contenedor de basura a cinco grados bajo cero.

Hasta la fecha son 29 los niños que han sido dejados en los buzones desde 2001. En ese momento estaban aumentando las cifras de bebés recién nacidos muertos o abandonados y una de las soluciones que se ofertó fue esta.

Explicado así parece una buena idea (a mí me lo parece), sin embargo hay quien critica estos buzones por la imposibilidad de los niños de poder rastrear sus verdaderos orígenes. Es tal el anonimato que el niño que es recogido por los facultativos solo puede ser identificado si la persona que lo deja aparece en el hospital con el documento que se queda al dejar al bebé.

Es cierto, los niños, si sus padres no aparecen para reclamarlo, nunca sabrán cuáles son sus orígenes. Sin embargo, personalmente, preferiría mil veces no poder saber nunca quién fue mi padre y mi madre ni por qué me abandonaron, que no poder siquiera preguntármelo porque decidieron abandonarme en cualquier sitio donde nadie me encontró.

Foto | Calmtwood en Flickr En Bebés y más | Una buena medida para evitar el abandono de bebés en Madrid, Catalunya modificará la normativa de adopción por el abandono de niños, Bebés abandonados, por lo menos que no corran peligro

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos