"La recuperación psicológica de la madre en el postparto es tan importante como la física", según la matrona Elena Pajuelo

"La recuperación psicológica de la madre en el postparto es tan importante como la física", según la matrona Elena Pajuelo
Sin comentarios

¿Es normal que me sienta triste? ¿Por qué se me cae el pelo? ¿Cuándo podré volver a tener relaciones sexuales? ¿Cómo concilio la maternidad con la vida social y laboral? Son algunas de las preguntas que se hace la futura madre acerca del cuarto trimestre del embarazo, ese al que menos preparada llegas y con el añadido de tener que cuidar de un recién nacido por primera vez en la vida.

Cierto es que, tal y como asegura la matrona y madre Elena Pajuelo, "los profesionales sanitarios hablamos del postparto", pero aún hace falta visibilizarlo, "romper tabúes, hablar con naturalidad de lo que ocurre y cómo nos sentimos".

Con este propósito, la creadora del canal de YouTube 'Actualidad Matrona', acaba de publicar el libro 'Todo lo que nadie te ha contado sobre el posparto', donde ofrece, entre otras cosas, tips para afrontar la llegada a casa tras el parto o las claves para una lactancia exitosa, pero también herramientas de gestión emocional, porque "la recuperación psicológica de la madre en el postparto es tan importante como la física".

"Muchas mujeres se sienten perdidas en el postparto"

Cuando nace el bebé todo lo demás pasa a ser menos importante, porque el recién nacido requiere atención permanente, cada minuto, día y noche, sobre todo durante los primeros meses. La mujer se convierte en madre y cuidadora a tiempo completo. Pero ¿quién cuida de ella?

Esa pregunta es la que reconoce que se hizo Elena Pajuelo, fundadora de Marema Matronas, cuando ella misma se convirtió en madre y "me tocó aplicarme a mí misma lo que era mi trabajo cada día. Supuso una gran lección de empatía y de humildad".

"Fue en ese momento cuando comprendí el gran vacío que se siente durante el posparto, la falta de información, de grupos de apoyo y de lugares donde compartir vivencias con otras madres y crear tribu".

En esta época, añade que todas las miradas se dirigen al bebé, y la madre queda en un segundo plano, en el que parece que poco importa cómo se encuentre o qué necesite. Por eso, es en esta época cuando se siente más sola y "las matronas son las profesionales que más pueden ayudarte".

"Las emociones en el posparto están a flor de piel; es normal que te sientas cansada, agotada y feliz a partes iguales. Todas las emociones entran en un mismo saco y se entremezclan haciendo que vivas una situación nueva y abrumadora. Hay que dar voz a estas emociones, porque la mayoría de las mujeres las vivimos, aunque la sociedad y los modelos que se muestran digan lo contrario".

Explica que muchas personas creen que las matronas "sólo estamos en el paritorio el día del parto, pero nuestras competencias van mucho más allá":

"Somos el personal de referencia en la vida de la mujer, a lo largo de todas sus etapas. Acompañamos en el embarazo y postparto, pero también en la adolescencia o en la menopausia. Las matronas estamos formadas para acompañar desde la evidencia, la profesionalidad y desde la cercanía a todas las mujeres".

Añade que, tras el parto, son las matronas las que acompañan a la mujer, en esa primera toma al pecho, en la recuperación física y también emocional: "Estamos cerca para acompañar y observar que todo va bien y, si no es así, derivamos a otros profesionales, siempre trabajando en equipo".

"Todas las matronas son necesarias"

Elena Pajuelo
Foto: Elena Pajuelo, matrona y divulgadora de temas de maternidad.

Para Elena cualquier matrona es necesaria y complementaria, tanto la de la consulta privada como la del Centro de Salud:

"Es vital tener una matrona de referencia en el centro de salud, pero tal y como está hecho nuestro sistema, muchas veces no llega a todo, no puede dedicarles todo el tiempo que quisiera a las mujeres u ofertar todo tipo de actividades, grupos o talleres".

Sigue explicando que la matrona en la consulta privada complementa, suma y aporta a la pública: "Por ejemplo, como matrona a nivel privado ofrezco actividades en agua durante el embarazo, cosa que en la pública no podría porque no está dentro de la cartera de servicios".

Y aconseja a las mujeres que busque una matrona con la que conectar en le postparto, ya que "nuestra profesión está muy unido a lo emocional y vivencial, y es cierto que hay mujeres que necesitan conectar y vibrar con su matrona".

"El posparto es revolución, es ver la vida desde otro prisma, verlo todo desordenado; y en ese desastre, amar el caos. Por eso es tan intenso y maravilloso a la vez".

"El postparto dura mucho más que una cuarentena"

"El postparto te hace crecer como mujer, como persona, salen a flote cosas de cada una que ni siquiera conocías".

Son palabras de esta matrona que asegura que, según su experiencia como madre, su cuarto trimestre ha durado al menos un año. Así es como llama al tiempo que pasa desde que nace el bebé hasta que nos adaptamos en todas las facetas de nuestra vida y adoptamos de forma definitiva nuestro nuevo rol en el mundo.

"Un año en el que descubrí nuevas facetas mías, en las que cambié la manera de mirarme a mi misma, también a las mujeres que acompaño, en el que cambió mi relación con mi pareja".

Y es que señala que "se le da mucha importancia a la recuperación física, pero desde luego la recuperación emocional es igual o más de importante".

Comparte su idea de que "hay que dar voz y hablar de las emociones, de los sentimientos, de los problemas emocionales o psicológicos".

"Todavía hay un estigma muy grande en nuestra sociedad, cuando nombramos la palabra 'depresión' o 'enfermedad mental' agachamos la cabeza, nos quedamos en silencio o miramos para otro lado. Falta normalizar y hablar más, compartir y acudir a un especialista en salud mental cuando es necesario".

"Primordial que la madre no esconda sus emociones"

Cuatro Trimestre

Le pedimos que, sin desvelar el contenido de su libro, nos diera algún truco práctico para gestionar todas las emociones que nos asaltan tras el parto.

Se centra en la necesidad de priorizar, lo más importante para la madre y su bebé porque "todo lo demás se irá ordenando poco a poco, con ayuda, con tiempo y calma".

Asegura que es vital no guardarse las emociones porque “se hacen bola”, y llega un momento, que por algo insignificante la madre termina saltando y explotando.

"Lo mejor es decir qué se siente, que se necesita, diciendo las cosas tal como vienen y apoyarse en gente de confianza".

Y, para salir adelante, apuesta porque la mujer se olvide de las opiniones ajenas, comentarios desafortunados y comentarios que no suman.

"Lo vas a hacer bien, porque eres la madre de tu bebé, la que mejor le conoce. Guíate por tu corazón, y pide ayuda siempre que la necesites".

Y pide que se diga cada vez que flaquea:

"Lo estás haciendo bien.

Eres fuerte y poderosa.

Eres la mejor madre que tus hijos podrían tener".

Fotos | iStock

En Bebés y Más | "Gracias a mi matrón gané confianza como madre", mi experiencia con estos profesionales en el 'Día Internacional de la Matrona', ¿Cuál es la diferencia entre una matrona y una doula?

Temas
Inicio