Publicidad

Cinco reflexiones sobre la maternidad que nos deja 'Tully', una película brutalmente honesta protagonizada por Charlize Theron (sin spoilers)
Postparto

Cinco reflexiones sobre la maternidad que nos deja 'Tully', una película brutalmente honesta protagonizada por Charlize Theron (sin spoilers)

El viernes 22 de junio se estrenó 'Tully', la película más brutalmente honesta sobre la maternidad protagonizada por la genial Charlize Theron con la que seguro os sentiréis identificada. La actriz se pone en la piel de Marlo, una madre con tres hijos, el último de ellos recién nacido, quien va en picado y sin frenos hacia la depresión postparto hasta que llega a su vida Tully (Mackenzie Davis), una joven niñera que le hará replantearse todo.

No haré spolier porque aún la mayoría no la habréis visto, pero os contamos cinco reflexiones sobre la maternidad que nos deja la película que os hará pensar sobre vuestra propia manera de vivir el postparto, y la maternidad en general.

En 'Tully', Marlo vive la misma situación que muchas madres con niños pequeños y un bebé recién nacido. Pasa demasiadas horas en casa cuidando de sus hijos, sus días se suceden entre cambios de pañales, tomas de pecho, ocuparse de la casa, preparar la comida, llevar y traer a los niños del colegio, deberes... Y nada más, ni nada menos. Un trabajo invisible que no se valora, pero que es el más importante de todos: la crianza de los hijos.

Abajo os dejo el tráiler para que vayáis abriendo boca y a continuación las cinco reflexiones sobre la maternidad que nos ha inspirado la película.

1) “Ser madre no implica dejar de ser una misma”

Lo ha dicho la propia Charlize Theron en una entrevista y no puedo estar más de acuerdo. Es algo que es importante tener muy claro desde el momento en el que cogemos a nuestro bebé en brazos por primera vez, e incluso diría que desde antes, cuando nos planteamos ser madre.

Nos entregamos en cuerpo y alma a nuestro bebé, los hijos son lo que más adoramos en este mundo, pero deberíamos repetirnos como mantra cada día "no dejes de ser tú misma". Es fácil confundir dar amor con entregar todo lo que somos hasta el punto de que nuestra propia identidad se disuelve.

Es fundamental que aunque ahora seamos madres, no se desdibuje nuestra esencia y sigamos siendo nosotras mismas, manteniendo nuestras aficiones, nuestras amistades (aunque alguna pueda perderse por el camino, es normal) y dediquemos algo de tiempo a nosotras mismas.

2) Haz acuerdos con tu pareja

El marido de Marlo no es precisamente un padre implicado en la crianza de los hijos, y son muchas las mujeres que viven esta situación en casa.

Por eso es importante hacer acuerdos con la pareja sobre la crianza de los hijos, porque una madre sola no puede con todo, la rutina se vuelve aplastante y agotadora si no cuentas con tu pareja. Ser padres es cosa de dos, así que establece pequeños acuerdos como "Tú te ocupas de los baños, yo de la cena". "Esta noche me despierto yo, mañana tú". Líneas básicas sobre ocupaciones que no solo son obligación de la madre.

Por otro lado está la relación de pareja. Es verdad que cuando llega un bebé a casa (luego otro y otro), la dinámica de pareja se modifica. Ya no somos solo una pareja, sino que ahora somos además una familia. Ese "además" es muy importante, pues no debemos olvidarnos que seguimos siendo una pareja.

3) Déjate ayudar

Tully

¿Quién nos ha vendido que las madres podemos con todo? Ese falso elogio de que somos súper-mamás, que las madres llegamos a todo y lo hacemos todo bien, lejos de ser un halago nos hace mucho daño.

Si sientes que tu cabeza está a punto de estallar con la carga mental que tiene que soportar y que tu cuerpo no puede más, no intentes ser una 'superwoman'. Las madres intentamos hacernos cargo de todo, creemos que podemos con todo, pero no tiene nada de malo reconocer que necesitamos ayuda.

El burnout parental de los padres es una realidad, y no es ninguna broma. El estado de agotamiento extremo puede convertirse en una espiral descendente que nos lleve a una depresión.

Si ves que estás agobiada, que no puedes con todo, habla con tu entorno para buscar una solución, y déjate ayudar. Algo que Marlo en la película en un principio no acepta de buena gana, pero acaba siendo un salvoconducto para recuperar su identidad.

4) Dedícate tiempo para ti

Me diréis, "con todo lo que tengo que hacer, no me queda ni un minuto". Es cuestión de organizarse, y como decimos arriba, de pedir ayuda y dejarse ayudar. Y por supuesto, que tu pareja se involucre en el cuidado del bebé. Tu pareja puede encargarse del bebé mientras te das un baño relajante, mientras sales a caminar, a correr o a dar un paseo en bici... lo que más te apetezca.

Pese a que puede parecer una contradicción, tener tiempo para ti te ayudará a ser mejor madre porque aunque sean pocos minutos, ese tiempo te ayudará a reencontrarte contigo misma y si tú estás bien, tus hijos también lo estarán.

Modificar el escenario y hacer otra actividad distinta a ocuparte de tu bebé te cambia completamente el panorama. Aunque no sean más que quince o veinte minutos al día, recupera aquello que tanto te gustaba hacer, cambia el foco de cuidado e inviértelos en ti misma.

5) No te aísles

Es fácil caer en el aislamiento cuando tenemos niños pequeños a los que cuidar. La rutina nos va llevando hasta que nos damos cuenta que no hemos hablado con una persona adulta en todo el día.

Esto va haciendo mella en nuestra autoestima, sintiéndonos cada vez más solas. No queremos ver a nadie, dejamos de cuidarnos porque no saldremos de casa en todo el día, dejamos de visitar amigos y de hacer planes porque todos se vuelven un trastorno.

Sal de casa, huye del aislamiento, y sobretodo, no dejes de lado a tus amistades por haberte convertido en madre. Si ya no sientes afinidad con ellas porque vivís realidades diferentes, busca nuevas amistades en otros entornos. Habla y relaciónate con otras personas.

Lo hemos dicho muchas veces. La maternidad es una experiencia brutalmente transformadora, preciosa pero difícil, apasionante, pero también con etapas muy duras. Por eso, tras ver la película reorganiza tus prioridades, cambia el foco y vive tu postparto (y tu maternidad en general) con una actitud realista y positiva.

Un gran trabajo de la actriz sudafricana Charlize Theron quien ha reconocido que no podría haber hecho la película antes de ser madre, porque solo quien ha pasado por ello puede saberlo. ¿La habéis visto? ¿os ha gustado? Para los que no, os la recomiendo. Y solo una cosa: os sorprenderá el final.

En Bebés y más | La realidad de una madre agotada y la importancia de pedir ayuda en 'Tully', la próxima película de Charlize Theron

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios