Compartir
Publicidad
Publicidad
Cómo encontrar otras mamás cuando eres la única de tu grupo de amigas con hijos
Nuestras experiencias

Cómo encontrar otras mamás cuando eres la única de tu grupo de amigas con hijos

Publicidad
Publicidad

Hace un par de días te comentaba las ventajas de tener una tribu o grupo de mamás para acompañarte en este siempre inesperado camino llamado maternidad. ¿Pero qué pasa cuando eres la única de tus amigas que ya es madre? ¿O cuando te mudas a otra ciudad y no conoces a ninguna otra mamá?

Es difícil hacer amigos cuando se es adulto, pero lo es aún más cuando ya eres madre. Sin embargo, hay diversas formas de encontrar otras mamás con las que puedan formar una linda amistad. Te comparto algunos consejos para que encuentres tu grupo de mamás.

Asiste a clases de preparación al parto

Este es un lugar ideal para empezar desde cero. ¿Qué mejor que acompañarse desde el embarazo? Aunque yo nunca asistí a clases preparto, tengo amigas que sí las tomaron y ahí conocieron a otras mamás con las que siguen manteniendo una bonita amistad en la que comparten los avances y desarrollo de sus hijos.

Busca en tu comunidad o ciudad este tipo de cursos y asiste a ellos. No solo te ayudarán a mentalizarte para el parto en caso de ser primeriza, también podrías encontrar a una nueva amiga que sea para toda la vida.

Visita parques y plazas

Un buen lugar para conocer y convivir con otras madres son los parques y plazas públicas, especialmente si tus hijos aún no están en edad escolar. Si asistes a uno seguro encuentras a otra madre o familia jugando con sus hijos. Este tiene muchas ventajas porque además de disfrutar un día al aire libre, no tienes que buscar dónde dejar a tus hijos ni separarte de ellos.

Además, tus hijos podrían ayudarte (sin ellos saberlo, desde luego) en la búsqueda de nuevas amigas. Para ellos es muy fácil y natural hacer amigos en menos de cinco minutos, así que se podría decir que la mitad del camino ya está hecho, solo te tocaría acercarte a la mamá de su nuevo amiguito.

Inscribe a tu hijo en alguna clase

Cuando es un bebé puedes llevarlo a clases de estimulación temprana. Si ya son un poco mayores quizás le guste alguna clase de expresión artística como baile o pintura.

Aquí las ventajas son para ambos. Al inscribirle a un curso le ayudas a él a que aprenda a desarrollar habilidades y se ajuste a una rutina. Y por otro lado, tú conoces a otras mamás con un tema de conversación listo para romper el hielo: las lecciones de sus hijos.

Utiliza las redes sociales

Mujer Movil

Siempre he dicho que las redes sociales son una gran herramienta para las madres, y en el tema de las amigas no es la excepción. Hoy en día existen foros y grupos de apoyo en redes sociales para todo tipo de intereses maternos. Crianza, lactancia, porteo, educación. Lo que tú busques, seguro encuentras, e incluso hasta podrías encontrar un grupo donde haya madres de tu comunidad.

Si no encuentras madres cerca de ti, no subestimes la amistad virtual. Muchos buenos consejos y apoyo emocionas puede venir de alguien que se encuentra al otro lado del país o incluso del mundo. Las mejores amigas que he hecho siendo madre las he conocido por mi blog. Todas viven lejos y solo nos hemos reunido en persona un par de veces, pero platicamos diario y siento como si las tuviera cerca.

Tus amigas sin hijos son buenas, pero necesitas algo más

Con todo esto no quiere decir que las amigas sin hijos no son valoradas o dejan de ser necesarias. Pero tus necesidades emocionales como mujer y madre definitivamente cambian. En un mundo ideal todas seríamos madres al mismo tiempo, pero cada quien tiene su propio plan de vida.

Cuando me convertí en madre era la única de mi grupo de amigas de la universidad que ya se había casado y tenido hijos (en este caso, una hija). Un día te das cuenta que no están en sintonía, que tus intereses han cambiado y aunque quieres a tus amigas, necesitas tener también otro tipo de apoyo.

A la fecha sigo siendo la única y de paso puedo decir que ahora valoro más a mis amigas sin hijos, pues perdí algunas en el camino. Aunque suene triste, es algo que ocurre mucho cuando nos convertimos en madres. Algunas amistades se rompen o pierden, pero debemos entender que a veces la vida nos lleva por caminos distintos.

Y aunque durante mi primer año como mamá me hizo mucha falta tener un grupo de madres a mi lado, ahora ya cuento con una red de apoyo a la que puedo llamarle o enviarle un mensaje para consultarle alguna duda relacionada con mi crianza o para contarle alguna anécdota graciosa de mi hija.

¿Tienes un grupo de mamás en el que puedas apoyarte? ¿Cómo las conociste?

Fotos | iStock
En Bebés y más | Por qué ninguna madre reciente debería pasar mucho tiempo sola (o sentirse sola), "¿Dónde está mi tribu?": una pequeña joya sobre la crianza en la actualidad

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos