Publicidad

Cuando un mal parto anula tus ganas de tener más hijos
Parto

Cuando un mal parto anula tus ganas de tener más hijos

Publicidad

Publicidad

Durante el embarazo, hay muchas cosas en las que pensamos y preparamos mientras esperamos la llegada del gran día: el nacimiento de nuestro bebé. Y aunque también puede ocasionar algo de nerviosismo y temor, con la preparación y acompañamiento adecuados y correctos, sin duda es una experiencia memorable.

Pero, ¿qué pasa si no es así y en lugar de ser algo especial y lleno de alegría resulta ser una experiencia negativa? Hoy te comparto una reflexión acerca de cuando un mal parto anula tus ganas de tener más hijos.

El parto: un momento único y especial para mamá y bebé

El nacimiento de un bebé (o de varios, en el caso de múltiples) es indudablemente uno de los momentos más importantes y trascendentales en la vida de madres e hijos. No solo es el final de una gran etapa de transformación como lo es el embarazo, sino que es también el momento en el que finalmente vemos a nuestro bebé por primera vez.

Es ese momento en el que por fin tenemos la oportunidad de tener a nuestro hijo en brazos, contemplar su rostro y sentir que, ahora sí, realmente empezó nuestra vida como madres. Algunas madres experimentan el flechazo de forma inmediata, mientras que otras van sintiéndolo con el paso de los días, lo cual también es completamente normal.

Y aunque quizás nuestro parto no es idéntico a esa experiencia que soñamos o idealizamos, en la mayoría de los casos nos sentimos felices y tranquilas, pues por fin tenemos a nuestro bebé con nosotras. Sin embargo, no todas las mujeres tienen una experiencia de parto positiva.

Hablemos de violencia obstétrica

Aunque anteriormente no se hablaba de ello e incluso hubo quienes intentaron negarlo o decir que se exageraba al usar ese término, lo cierto es que la violencia obstétrica es algo real y por lo que muchas mujeres sufren cada año al momento de tener a sus hijos.

Hace algún tiempo compartimos los resultados de un estudio realizado en España, donde una de cada diez mujeres afirmó haber tenido un parto traumático. De ese estudio podemos mencionar algunas cifras, que muestran la realidad que viven algunas madres durante el nacimiento de sus hijos:

  • Al 34% de las que ya habían tenido un parto les había parecido una experiencia peor de la que tenían en su mente.
  • 16% de las encuestadas afirmó haber padecido fases de pérdida de control.
  • Casi un 11% se había sentido indefensa.
  • Más de un 6% llegó a temer por su integridad física.
  • Para casi el 31% de las encuestadas su parto no cumplió con sus expectativas ni sus deseos puestos en la experiencia.
  • Casi el 32% afirma que no tuvo capacidad para decidir su tipo de parto.
  • Y finalmente, 36% se arrepienten de su parto y si pudieran volver atrás lo escogerían de otro modo.

Aunque estas cifras puedan ser desalentadoras, son mejor que en años anteriores, lo que significa que poco a poco se han ido haciendo avances para dar a las madres una experiencia de parto humana y respetada, sea parto natural o cesárea.

Pero aún así, en todo el mundo continúan presentándose casos en los que el personal médico no da a las madres el trato que merecen, desde no respetar sus deseos, hasta decirles frases hirientes o hacer procedimientos sin su autorización, como las episiotomías.

Cuando un mal parto anula tus ganas de tener más hijos

Si este ha sido tu caso, antes que nada, quiero decirte que lo siento, que desearía no hubieras pasado por esa experiencia y que donde quiera que estés, te abrazo. Personalmente no viví un parto que me dejara sin ganas de tener más hijos, aunque la experiencia de mi cesárea sí tuvo muchas cosas que haría diferentes o que cambiaría si pudiera volver en el tiempo.

Quizás no viví un parto tan malo, pero sí conozco casos en los que un mal parto o postparto, han dejado a parejas sin ganas de tener otro bebé. Un caso muy cercano, es el de una prima, quien tras una grave complicación en el postparto que puso en riesgo su vida, decidió junto a su esposo que ya no tendrían más hijos.

Aunque lo que le ocurrió es algo que no sucede con frecuencia, después de esa aterradora experiencia prefirieron no arriesgarse a pasar por lo mismo. Al resto de la familia nos rompió el corazón su decisión, pero nunca les insistimos, pues la respetamos y sabemos que su tranquilidad está antes que nada. Además, en cuestiones de salud y ciertas complicaciones, como en su caso, la realidad es que en ocasiones es mejor no arriesgarse.

Sin embargo, si la mala experiencia que tuviste, fue relacionada con el trato por parte del personal médico, me gustaría decirte algo: no permitas que el mal trato durante tu parto termine con tu sueño de tener más hijos, si eso es lo que deseas. Afortunadamente, existen médicos y profesionales sanitarios que dan a las familias el trato respetuoso y humano que se merecen, y aunque quizás tuviste una primera mala experiencia, esto no significa que siempre vaya a ser así.

Si sientes que un mal parto ha anulado tus ganas de tener más hijos, lo mejor que puedes hacer es informarte, buscar el apoyo de personal médico que te dé un trato digno y amable, y que pueda acompañarte en todo este proceso de volver a intentarlo. Y desde luego, ir a terapia, algo que independientemente de que decidas volver a intentarlo o no, te ayudará a poder sanar esas heridas que te dejó una mala experiencia.

Fotos | iStock

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir