Compartir
Publicidad

Cómo disminuir las tasas de aborto sin prohibirlo (Gallardón, lee esto)

Cómo disminuir las tasas de aborto sin prohibirlo (Gallardón, lee esto)
32 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con el Anteproyecto de ley de protección de la vida concebido y de los derechos de la mujer embarazada recién anunciado, y viendo que las tasas de aborto seguirán siendo similares, pero con un nuevo problema, como es el aumento de mortalidad materna, parece claro que debería hallarse una solución que permitiera disminuir las tasas de aborto sin llegar a prohibirlo.

Así que ayer estuvimos Miriam, mi mujer, y yo, hablando un rato sobre este tema, de igual modo que lo ha estado haciendo la mayoría de la población española, en sus casas, en la calle, en el trabajo, en las redes sociales, y entre los dos tratamos de buscar la manera de disminuir las tasas de aborto sin prohibirlo.

Tratamos de hallar esa solución porque el aborto, creo que todos coincidimos en ello, es una "solución-problema". Es "solución" porque es un acto que arregla un problema, como puede ser la llegada de un bebé en según qué familias, momentos y situaciones y es "problema" porque mucha gente lo considera poco ético y porque el aborto conlleva unas repercusiones, sobre todo psicológicas, que arrastras toda la vida. Antes era un derecho, y eso era un problema para muchas personas porque se tenía en cuenta la parte de la "solución", sin solucionar demasiado la parte del "problema" y ahora la cosa no ha mejorado porque ahora es un delito, y con la nueva ley se arregla la parte del "problema", dejando a las madres sin poder llevar a cabo la "solución".

Mi posición ante el aborto

Antes de seguir os comento qué pienso yo sobre el aborto, para que veáis desde donde parto. Yo no soy pro-aborto, pero tampoco soy anti-aborto. Nunca abortaría, no lo haría, y por eso nunca hicimos las pruebas de cribado del segundo trimestre, pero creo que una mujer, una pareja, tiene que poder abortar si considera que necesita hacerlo, sin que se les considere delincuentes por ello (es delito... es cierto que la pena no recaería sobre la mujer, sino sobre el médico que ejecuta el aborto, pero es delito igualmente) y sin tener que hacerlo de manera clandestina poniendo a riesgo su vida.

Lo primero, el parto anónimo

A raíz de la publicación del anteproyecto de ley del aborto, las críticas no han tardado en llegar desde el resto de Europa, por alejarse de la posición de la comunidad europea. El gobierno, lejos de mirarse el ombligo opta por actuar a la española, o sea, creyéndose mejor que todos los demás, y ha decidido no mover ni una coma, con la opinión de que, una vez impuesta la ley, el resto de Europa reflexionará y provocará el acercamiento con España creando leyes más restrictivas (esto en mi casa se define como "pa'mear y no echar gota").

Sin embargo, somos muchos los que estamos con el resto de Europa, casi admirando las políticas más liberales de otros países, y por eso lo primero que debería hacerse es adoptar las medidas del parto anónimo. Esto es poder ir a dar a luz en un hospital sin necesidad de dar tus datos si el bebé que vas a dar a luz no se irá contigo. Das a luz, nadie hace preguntas, el bebé se queda en el hospital y te vas de alta cuando te encuentras bien.

Lo segundo, los buzones salvabebés

La segunda medida que debería implantarse es la creación de los buzones salvabebés. En países como Austria llevan más de diez años funcionando y es una opción más que válida para esas madres que, con su bebé en brazos, nacido en un hospital o nacido en casa, deciden que no lo quieren criar. El buzón es una habitación en un hospital que se puede abrir desde fuera, dejando al bebé en una cunita climatizada, a cambio de una documentación que servirá a la madre para reclamar al bebé si luego quiere recuperarlo. Una vez se abre y se deja al bebé dentro no puede volver a abrirse desde fuera, y una alarma avisa al personal del hospital de que un bebé ha sido dejado en la cunita.

A la vez, un sistema de adopción rápido y eficaz

Los bebés aprenden música en el embarazo

Además de promover el parto anónimo y el buzón salvabebés debe crearse, o mejor dicho mejorarse el sistema de adopción para que sea rápido y eficaz. Adoptar a un niño español es actualmente gratuito (debe seguir siendo así), pero puedes estar esperando hasta cuatro años (si no más, que hace unos años la cosa tardaba casi 10 años). Esto es un hándicap para las parejas que quieren adoptar, que tienen que acabar buscando soluciones internacionales más rápidas, pero pagando por ello (entre 10.000 y 18.000 euros de media según el país de procedencia).

Pues no, si esto se soluciona, si el sistema es rápido, los bebés entregados por las madres que no quieren o no pueden hacerse cargo de ellos podrán estar enseguida con familias que sí puedan hacerse cargo de ellos.

Volver a ayudar a la población

Muchos de los abortos que se dan hoy en día suceden por cuestiones económicas. Los padres no tienen medios para hacerse cargo de un bebé (o de otro bebé) y optan por abortar para no tener que mantenerlo después. Es ilógico que un gobierno que está ahogando a su población, que ha quitado toda ayuda o prestación por hijo, cree una ley en la que no permite el aborto. Es cierto que el aborto no es un método anticonceptivo y que las medidas deben haberse tomado previamente, pero estas cosas pasan, hasta en las mejores familias, y no se puede obligar a una pareja a tener a un bebé que luego no podrá alimentar.

Sí, pero... ¿quién va a estar con su barriga nueve meses para luego no tener bebé que mostrar?

En nuestra disertación surgió un problema. Conocemos a mujeres que se quedaron embarazadas sin querer a ese bebé que optaron por abortar. Oficialmente no hubo embarazo, no hubo barriga y obviamente, no hubo aborto. Nadie se enteró de ello. Si se promociona el seguir con el embarazo, dar a luz, y luego poder entregar al bebé en adopción, la gente verá embarazo, verá barriga y luego, nueve meses después, verá a una mujer sin barriga y sin bebé. El "qué dirán" pesa aún mucho en nuestra cultura, y el "tienes que apechugar con tus hijos, porque eres la madre", ni te cuento, así que el problema está ahí: nadie va a querer dar explicaciones de por qué estuvo embarazada y ya no hay bebé.

Y aquí es donde vimos que debemos cambiar, todos. El gobierno anterior dijo "no pasa nada, abortas y listo", pero esta medida no gusta a todo el mundo y, como hemos dicho, no se piensa lo suficiente en que un aborto es para toda la vida, porque aunque hay mujeres que no se ven afectadas por ello, muchas recuerdan el momento y llegan incluso a arrepentirse. El gobierno actual dice "no, no abortas, lo tienes y apechugas", que obviamente tampoco es la solución, porque ponemos en riesgo a los bebés, que podrían ciertamente no ser cuidados como merecen (o abandonados) y ponemos en riesgo a las madres, si deciden abortar por su cuenta. Aquí es donde dijimos: el mundo debe cambiar.

Dejemos de juzgar, dejemos de hablar tanto de los demás, de creernos mejores personas por parir y criar a nuestros hijos, dejemos de compararnos para sentirnos mejores y abramos los ojos a una realidad: no todas las mujeres que se quedan embarazadas quieren o pueden tener a sus hijos. Permitamos entonces que gesten a sus bebés y permitamos, sin mirarles con cara de asco y de "no te entiendo" que nos digan "sí, estoy embarazada, pero no podemos cuidar de él y lo vamos a dar en adopción" o "sí, estoy embarazada, pero no queremos un bebé ahora mismo, así que lo vamos a dar en adopción". Asumamos todos que el mejor final para la madre y el bebé podría ser ese, gestarlo, parirlo y entregarlo.

Sí, sería una revolución. Sí, sería avanzar como sociedad y eso sí sería progreso. Las tasas de aborto disminuirían, los embriones, que nadie se pone de acuerdo en cuándo considerarlos seres vivos, no serían "asesinados" (entrecomillo porque hay quien equipara el aborto con un asesinato) y las madres no vivirían el resto de sus vidas pensando en el bebé que pudo ser y no fue. Quizás haya soluciones mejores y quizás estas propuestas merezcan muchas críticas, pero a mí, que no soy ministro (ni ganas) me parece una solución mucho más lógica que la ley que pronto se aprobará, que más parece pensada para nuestras madres y nuestras abuelas en sus tiempos que para nosotros en la actualidad.

Fotos | Joelle Inge-Messerschmidt, Tarale en Flickr En Bebés y más | Más de 750 mujeres abortaron en 2010 por sexta vez, Madres en Inglaterra abortan algún gemelo para parir un solo bebé, No desvelar el sexo del bebé para evitar abortos selectivos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio