Queremos ser padres y no podemos: así afectan los problemas de infertilidad a la relación de pareja

Queremos ser padres y no podemos: así afectan los problemas de infertilidad a la relación de pareja
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Los problemas de infertilidad, en la mayoría de los casos, afectan inevitablemente a la relación de pareja. Hablamos de procesos que pueden ser muy largos y que son duros, que impactan en la relación pero también en la autoestima y la identidad de cada uno.

Para muchas personas, el deseo de convertirse en padre o madre, forma parte de su identidad, y si esto no se logra (o surgen dificultades para lograrlo), el impacto emocional y relacional es innegable.

Esto no significa que no haya parejas a las que les ocurra justo lo contrario, y es que su relación salga fortalecida. Sin embargo, nos centramos en este caso en las parejas en las que los problemas de infertilidad acaban haciendo mella en la relación, explicando de qué manera.

Cómo afectan los problemas de infertilidad a la pareja

Transitar este camino de infertilidad es transitar un camino incierto que da mucho miedo, y que nos conecta también con el miedo a la no maternidad (y paternidad), es decir, a "no lograrlo" finalmente.

Y por eso es normal que en estos momentos afloren en nosotros y en nuestra pareja, sentimientos encontrados y emociones no siempre fáciles de gestionar.

¿Cómo puede afectar todo esto a la relación? Mencionamos algunos ejemplos frecuentes que, lógicamente, no tienen por qué aparecer en todas las relaciones (ni de la misma manera).

1. La búsqueda de embarazo: monotema o tabú

En el seno de la relación de pareja, y en procesos largos de infertilidad, suelen ocurrir dos cosas; o bien que la búsqueda del embarazo se convierte en el "monotema" (solo se habla de eso), o todo lo contrario, que la pareja evita hablar de bebés y de todo lo relacionado (porque hablarlo genera mucho sufrimiento).

Ante estos dos escenarios, lógicamente, la pareja lo pasa mal, porque o bien se obsesiona con una sola cosa (y parece que no se pueda hablar de nada más), o directamente deja de expresar cómo se sienten ambos miembros de la pareja.

2. Distanciamiento

A raíz de lo comentado anteriormente, puede producirse cierto distanciamiento emocional en la pareja. Este distanciamiento también deriva de la tristeza y la incertidumbre asociadas a estos procesos.

Incluso, si además de la infertilidad hay otras circunstancias adversas o falta de apoyo social, puede ocurrir que uno o ambos miembros de la pareja entren en procesos depresivos por no poder conseguir su sueño de convertirse en papás. Y la depresión podría intensificar más aún el distanciamiento con el otro.

3. Sentimiento de soledad

En el camino de la infertilidad también puede aparecer un fuerte sentimiento de soledad en ambos miembros de la pareja (o en uno de ellos). Ambos pueden sentirse incomprendidos por el otro, o no por el otro pero sí por el entorno.

Incluso, aunque se sientan de forma similar, puede aparecer este sentimiento de soledad, así como pensamientos del tipo "nadie me entiende", "nadie está viviendo esta situación". Y si la pareja no tiene una buena comunicación de base, el hecho de no comunicar estos sentimientos puede generar más distanciamiento entre ellos.

4. Sentimiento de culpa

Muchas veces, en estos procesos también aparecen sentimientos de culpa. Ésta puede ser de diferente naturaleza u ocasionada por diferentes razones. Por ejemplo, culpa en la mujer por no poder engendrar, y por no poder "darle ese hijo a su pareja" (debido a la gran presión social a la que estamos sometidas las mujeres para que nos convirtamos en mamás).

Esto ocurre aunque, lógicamente, aquí la culpa no es de nadie, y de hecho la infertilidad puede ser tanto femenina como masculina. Así, el hombre también puede experimentar esta culpa, aunque quizás no lo muestre, porque social y culturalmente los hombres siempre tienden a reprimir más sus emociones (les cuesta más mostrarse vulnerables).

Y, por otro lado, también puede ocurrir que la culpa no se experimente como algo propio, sino que sea uno de los miembros de la pareja quien le achaque la culpa al otro (la incapacidad para gestionar la tristeza por todo el proceso muchas veces se traduce en este tipo de conductas).

5. Impacto en las relaciones sexuales

La búsqueda incesante del bebé puede hacer que las relaciones sexuales se conviertan en algo planificado que ya no se hace por el mero hecho de disfrutar y de conectar con la pareja, sino con el fin único de lograr ese ansiado embarazo.

Así, se pierde espontaneidad, deseo e interés en las relaciones. A raíz de todo esto pueden aparecer también problemas de fertilidad de origen psicológico, como deseo sexual hipoactivo o trastorno eréctil en los hombres (ya que hay mucha ansiedad y presión por "lograrlo", asociado a los encuentros sexuales).

La importancia de la comunicación en pareja

Afrontar un proceso de infertilidad es algo complejo y agotador. Es normal que afecte a nuestra vida íntima y de pareja. Sin embargo, hay algunas cosas que pueden ayudarnos a evitar que así sea (o a disminuir el impacto de este evento estresante como es la infertilidad), como por ejemplo pedir ayuda a una psicóloga especializada en procesos de infertilidad y/o de pareja o buscar grupos de apoyo mutuos.

Por otro lado, cuidar la comunicación en pareja es otro de los elementos que nos puede ayudar a transitar estos procesos tan duros. Comunicar de forma clara y honesta cómo nos sentimos a nuestra pareja (y viceversa), fomentará un acercamiento entre ambos y permitirá crear un espacio para compartir, expresar libremente y sentirnos apoyados.

Foto | Portada (Freepik)

Temas
Comentarios cerrados
Inicio