Compartir
Publicidad

Ni una gota de alcohol: hoy es el Día del Síndrome Alcohólico Fetal

Ni una gota de alcohol: hoy es el Día del Síndrome Alcohólico Fetal
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cero alcohol en el embarazo. Esa sería la consigna. Pero, por desgracia, no siempre se cumple y el consumo de alcohol durante el embarazo es la principal causa prevenible de defectos congénitos y trastornos del desarrollo en Europa. Hoy se pretende concienciar sobre este problema 9 de septiembre es el Día Mundial del Síndrome Alcohólico Fetal.

A pesar de que hay frecuentes (e impactantes) campañas sobre los efectos del síndrome alcohólico fetal en los bebés, muchas son las mujeres embarazadas que no dejan de beber. Según la OMS, mientras el alcohol sea accesible, asequible y socialmente aceptable, la labor de prevención es ardua.

El día 9 de septiembre (9 del 9, por los meses del embarazo), se convoca este día para que no olvidemos las graves consecuencias que tiene para el bebé el hecho de que la futura madre beba alcohol.

Muchos son los trastornos del espectro alcohólico fetal, que en España afecta a dos de cada mil recién nacidos vivos. En México, entre el 7 y el 12% de embarazadas toman alcohol con frecuencia.

El síndrome alcohólico fetal se ha convertido en la segunda causa de retraso mental tras el síndrome de Down y en los casos de mayor gravedad se puede producir la muerte fetal. Las malformaciones, alteraciones del aprendizaje, del sueño y del comportamiento, dificultades en la succión... son otros trastornos asociados.

Los trastornos del espectro alcohólico fetal duran toda la vida, ya que no existe una cura para estos trastornos. No obstante, los servicios de intervención temprana pueden mejorar el desarrollo del niño (medicamentos para aliviar algunos síntomas, terapias para la conducta y el aprendizaje, capacitación para los padres...).

Hoy en el Día Mundial del Síndrome Alcohólico Fetal es importante recordar que se desconoce el nivel mínimo de alcohol que es seguro para la futura mamá, por lo que no merece la pena arriesgarse. Si una embarazada tiene este problema, lo mejor sería pedir ayuda en el Centro de Salud para que puedan remitirla a un especialista que controle la gestación y la informe de los riesgos, y no pensar que "por una copa no pasa nada".

Foto | iStock
Más información | CDC
En Bebés y más | Los primeros estudios sobre el síndrome alcohólico fetal, "La historia de Iyal", vivir con un niño con síndrome alcohólico fetal

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos