Un regalo para el bebé único y original: una cuenta de correo electrónico con mensajes de familiares y amigos para leer cuando sea mayor

Un regalo para el bebé único y original: una cuenta de correo electrónico con mensajes de familiares y amigos para leer cuando sea mayor
Sin comentarios

Cuando un bebé llega al mundo, es lógico que familiares y amigos deseen darle la bienvenida y demostrarle su cariño con regalos.

Pero es tanta la variedad de canastillas, accesorios, ropa o juguetes para bebé que encontramos en las tiendas, que podemos llegar a sentirnos desbordados y confusos: ¿Qué puedo regalar al bebé si quiero salirme de lo convencional? ¿Es posible encontrar un regalo único, original, emotivo y sin coste?

La respuesta es sí, y además, está al alcance de cualquiera.

Se trataría de hacer al bebé una cuenta de correo electrónico e irla nutriendo a lo largo de los años con fotos, e-mails, curiosidades, pensamientos... en definitiva, cualquier cosa que en un momento dado quieras compartir con el bebé para que pueda leerlo en un futuro.

Esta divertida y original idea la llevé a cabo cuando nació mi hijo mayor, hace ya 13 años. Pero curiosamente, hace unos días veía este vídeo en una red social en donde una pareja ofrecía este mismo consejo de regalo diferente y único.

¿Cómo hacer y regalar una cuenta de correo para el bebé?

correo electrónico

La inmensa mayoría de la gente tiene hoy en día una cuenta de correo electrónico. Es una forma fácil y rápida de enviar y recibir mensajes a cualquier usuario de Internet en cualquier parte del mundo.

Crear una cuenta de correo es un proceso muy sencillo y apenas nos lleva unos minutos. Cualquiera que tenga unas nociones básicas para manejarse en Internet y disponga de un ordenador con conexión puede crear una cuenta de e-mail gratuita.

Hay muchas páginas que ofrecen la posibilidad de crear una cuenta de correo, pero quizá las más conocidas sean Gmail, Yahoo y Outlook. Lo único que debes hacer es registrarte, buscar un nombre de usuario que esté libre y elegir una contraseña.

Una vez tengas creada la cuenta para el bebé regálasela a sus padres junto con las claves de acceso. De este modo, ellos podrán gestionarla como mejor consideren hasta que su hijo crezca y tenga la edad y madurez suficiente como para utilizarla por sí mismo.

¿Y para qué quiere un bebé una cuenta de correo? Mi experiencia

cuenta de correo electrónico

Como comentaba al inicio del post, cuando mi hijo mayor nació su padre y yo le abrimos una cuenta de correo, pues en aquel momento nos pareció una idea graciosa y original de comenzar a compartir con él nuestro día a día como familia.

Al principio utilizábamos esta cuenta como si de un diario virtual se tratara. Así, me gustaba escribirle e-mails a mi bebé contándole cómo habíamos pasado el día, qué anécdota nos había sucedido o qué situación especial habíamos vivido. También le mandaba fotos y vídeos, o le contaba acerca de días importantes, cómo nuestro primer día de matronatación juntos, su primera tarde de parque, la primera película que vimos en el cine o sus primeras Navidades.

Poco después decidimos compartir su dirección con nuestros familiares y amigos íntimos, y les animamos a que ellos también escribieran a mi bebé cualquier cosa que les apeteciera.

Con el paso del tiempo la bandeja de entrada se fue llenando de correos electrónicos cargados de anécdotas, dedicatorias, mensajes cotidianos, fotos... Todos los e-mails que le llegaban eran de gente conocida que en un momento dado se había acordado de él y querían compartir sus pensamientos, deseos o vivencias juntos.

A medida que mi hijo iba creciendo y sus gustos se iban perfilando, también decidí suscribirme con su dirección de correo a varios blogs y newsletters cuya temática le apasionaba en aquellos momentos. Mi objetivo era que siempre recordara cuáles fueron sus pasiones, hobbies o intereses según iba cumpliendo años.

Otra información que he ido reenviando desde mi propio correo al correo electrónico de mi hijo han sido los e-mails de sus profesores durante toda su trayectoria académica. La mayoría de estos correos son e-mails generales enviados en un momento dado a los padres para informar acerca de una actividad, un trabajo o un examen, pero también hay e-mails más personales que en su momento me crucé con sus tutores.

De este modo mi hijo no olvidará nunca el nombre de sus profesores en cada curso de Infantil y Primaria, ni muchas de las actividades que en su día hizo en el cole.

Para guardar toda la información de forma ordenada he ido creando carpetas y subcarpetas de diferentes temáticas ("e-mails de tus padres", "e-mails de tu familia", "Festividades", "Tus cumpleaños", "Tus gustos con 3 años"...), y a su vez, cada carpeta alberga e-mails ordenados de forma cronológica.

El día en que mi hijo leyó los e-mails por primera vez...

Cuando mi hijo cumplió ocho años me senté con él frente al ordenador y le enseñé por primera vez su cuenta de correo electrónico y los tesoros que albergaba.

Fue realmente especial verle leer un e-mail tras otro (algunos escritos por familiares que ya no están), devorando cada frase con la emoción contenida.

Cada nuevo correo electrónico que leía exclamaba cosas como: "¡Me acuerdo de este día, mamá!", "¿En serio pasó esto?", "¡Qué bonito lo que me escribió la tía cuando cumplí cuatro años", "¿De verdad me gustaba tanto Rayo McQueen cuando tenía dos años?"...

Quizá en aquel momento mi hijo no fue plenamente consciente del incalculable valor que se escondía en aquella cuenta de correo, pero estoy segura de que a medida que crezca le gustará releer muchos de los mensajes recibidos y le reconfortará saberse tan amado.

Aunque como es lógico, en los últimos años la actividad en la cuenta de correo ha ido descendiendo, procuro seguir alimentándola con recuerdos, pensamientos, anécdotas o consejos que en un momento dado me apetece compartir por escrito con mi hijo.

Por el momento el acceso a la cuenta lo seguimos teniendo únicamente su padre y yo, pero pronto será suya. Deseo que entonces sepa guardar con mimo tantos años de escritos especiales dedicados exclusivamente a él.

Foto de portada | Yan Krukov (Pexels)

Temas
Inicio