Compartir
Publicidad
Recuperar tu identidad después de tener hijos o cómo sentirte mejor en tu nuevo papel de mujer y madre
Nuestras experiencias

Recuperar tu identidad después de tener hijos o cómo sentirte mejor en tu nuevo papel de mujer y madre

Publicidad
Publicidad

Ayer te contaba acerca de la pérdida de identidad que viven algunas mujeres al convertirse en madres, y que es parte natural de todos los cambios a nivel físico y mental que vivimos cuando tenemos hijos. Pero, ¿cómo podemos sentirnos nuevamente "nosotras"?

Hoy quiero hablarte de cómo puedes adaptarte a tu rol de madre, para recuperar (o quizás, construir) tu identidad después de tener hijos y sentirte mejor en tu nuevo papel de mujer y madre.

Más que una pérdida, es una transformación

Mama Jugando Con Bebe

Como te comentaba en el artículo anterior donde te hablaba de esa sensación confusa en la que ya no te sentías como "tú" después de ser madre, el embarazo, parto y postparto traen consigo cientos de cambios en cada aspecto de nuestra vida.

Todo a tu alrededor ahora es distinto: tus rutinas, el ritmo de vida, tu descanso (o la falta de éste), tu cuerpo y hasta tu forma de pensar. Te has transformado en una mujer nueva y diferente de la que solías ser antes de tener hijos. Y en muchos casos sí, sientes que has perdido tu identidad.

Pero más que una pérdida de identidad, te invito a verlo como una transformación, en la que tendrás que construir y formar una nueva versión de ti, una nueva identidad que combine la mujer que eras con la madre que hoy eres.

Y es que cuando nace un bebé, también nace una mamá. Pero no por eso hay que asumir que la mujer que solías ser deja de existir. No, sigue ahí, pero durante este proceso de transformación hacia tu nuevo papel de madre, quizás has perdido la conexión con ella e incluso, la extrañas.

¿Y qué fue de la mujer que eras antes?

Ahí sigue, quizás dormida, oculta, pues en este momento estás enfocando todas tus energías en adaptarte a tu papel de madre, para el cual, debo decir, siempre estarás en constante aprendizaje, desarrollo y crecimiento.

Pero sí, esa mujer que solías ser, sigue ahí. Y es muy importante que aunque en este momento ya no sea tu papel principal, no la pierdas de vista ni la descuides. Porque dentro de ella está tu esencia y tu personalidad.

Volver a conectar contigo misma después de tener hijos

Mujer Mascarilla

Es normal que con la llegada de la maternidad dejes de lado muchas cosas (principalmente porque tu rutina ahora es otra), entre las que se encuentran quizás actividades que solías hacer o cosas que te ayudaban a sentirte feliz y mejor contigo misma.

Sé que una vez que eres madre puede ser muy complicado encontrar tiempo para ti, pero es importante que también como mamá, tengas espacios a solas o momentos para hacer lo que te gusta. Se llama autocuidado, es muy sano y recomendable hacerlo.

Cuando somos madres, debemos cuidar también nuestra autoestima, y eso lo lograremos mimándonos, amándonos y cuidando nuestra salud y bienestar en general. Cuida de tu bebé, pero también haz lo mismo contigo.

Construyendo tu nueva identidad como mujer y madre

Mama Viajando Con Bebe

No te angusties, esa sensación de pérdida de identidad también tiene su lado positivo, y uno muy bueno: la oportunidad de construir una nueva identidad con la mujer que eras y la madre que eres hoy.

Vuelve a conectar contigo misma, adapta esas cosas que antes disfrutabas hacer e intenta hacerlas parte de tu rutina como madre. Por ejemplo, si antes ibas al gimnasio pero ahora es complicado porque no tienes quien te cuide a tu bebé, intenta practicar ejercicio en casa (¡ya hasta hay rutinas de mamá y bebé en línea!).

O si disfrutabas escuchar música para elevar tu estado de ánimo, quizás te encantará saber que hay versiones infantiles de muchas canciones populares, que podrás disfrutar junto a tu bebé, y con el paso del tiempo, ir presentándole las versiones originales y disfrutarlas juntos. Lo mismo si te gustaba viajar: ahora podrás hacerlo en compañía de tu bebé (¡y el porteo hace maravillas en este caso!)

Uno de los cambios más difíciles de ser madre, es encontrarte con tu nuevo cuerpo. Pero yo te invito a que hagas las paces con la mujer del espejo. Mírate en él y observa con cuidado todas esas bellas cualidades que ahora tienes: las marcas de que se abrió paso una nueva vida.

Quizás sientas que has perdido tu identidad al convertirte en madre, pero tienes ahora la oportunidad de crear una nueva y mejorada tú. Ámate, cuídate y date la oportunidad de seguir creciendo, aprendiendo y fortaleciéndote.

Fotos | Pexels, iStock
En Bebés y más | Qué hacer para sentirte mejor si no logras tener tu "tiempo para mamá" durante el día, Siete ideas para tener hoy mismo ese merecido tiempo para mamá

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio