Compartir
Publicidad
Publicidad

"Mi hijo vino al mundo antes de tiempo para salvarme la vida": la preciosa historia de un bebé prematuro y su madre

"Mi hijo vino al mundo antes de tiempo para salvarme la vida": la preciosa historia de un bebé prematuro y su madre
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El pasado 17 de noviembre celebramos el Día Mundial del Prematuro, una fecha creada para conmemorar la fuerza y la vitalidad de estos pequeños héroes, que por diferentes motivos llegan al mundo demasiado pronto. En la actualidad, uno de cada diez niños nace prematuro, aunque los avances médicos están logrando que cada vez más bebés salgan adelante con las menores secuelas posibles.

Conocer de cerca la historia de un bebé prematuro es conocer una historia de lucha, de angustia pero también de grandes alegrías por los pequeños avances y, sobre todo de admiración. Hoy os traigo la historia de Andrés, un bebé que vino al mundo con una misión muy especial...

Al pequeño Andrés aún le quedana 11 semanas para venir al mundo, pero su llegada apresurada y antes de tiempo tenía un firme propósito: hacer sonreír de nuevo a su mamá.

Y es que la vida de Cris había dado un giro radical en tan sólo un mes, pasando de la absoluta felicidad, a la tristeza más profunda provocada por la repentina muerte de su marido.

Cris, que contaba por entonces con 24 años, no pudo soportar tanta pena y el estrés de lo ocurrido desencadenó el parto prematuro de su bebé.

Andrés vino al mundo con tan sólo 29 semanas de gestación y 1,370 gramos de peso. Le ingresaron inmediatamente en la UCI neonatal, donde pasó 23 días luchando como un auténtico guerrero y ocho días más en cuidados medios.

bebé prematuro Andrés haciendo piel con piel con su mamá

La estancia hospitalaria: horarios y lactancia pautada cada tres horas

Andrés nació hace diez años en un hospital de Madrid, y aunque el trato humano que tanto él como su madre recibieron fue impecable, por aquel entonces Cris debió acatar unos "horarios de visita" para estar con su bebé prematuro y una lactancia pautada cada tres horas cuando ingresó en cuidados medios.

"En el hospital me dijeron que mi leche era oro líquido para mi bebé prematuro así que al principio me la extraía en la sala de lactancia habilitada para las mamás que estábamos en la UCI. Cuando mi hijo ya pudo mamar, me lo ponía al pecho cada tres horas, que era lo que me dejaban, y allí lo complementaban con un suplemento de leche artificial para prematuros"

Por la noche, Cris no podía acceder a la UCI para estar con su bebé, pero a cambio no se separaba ni un minuto de él en todo el día. Los neonatólogos le explicaron que estaban empezando a implantar un método llamado "canguro", que estaba dando excelentes resultados en prematuros, así que esta mamá y su bebé fueron de los primeros en probar los beneficios del piel con piel.

"Desde el cuarto o quinto día que pudo salir de la incubadora, mi bebé y yo nos pasábamos todas las horas que podíamos haciendo piel con piel; hasta que al llegar la noche, la UCI cerraba y yo me tenía que marchar a casa"

Por suerte, el método canguro que tan novedoso podía parecer hace diez años, es hoy una realidad en la mayoría de los hospitales y algo de lo que se benefician tanto los bebés prematuros como los niños nacidos a término.

El día del alta

Tras 31 días de estancia hospitalaria, Andrés fue dado de alta. Sin duda se trató de un tiempo récord, teniendo en cuenta las semanas de gestación que tenía cuando nació y la edad corregida con la que abandonó el hospital: 33 semanas.

"El día en que me lo llevé a casa fui muy feliz. No tenía miedo. Le necesitaba, mi cuerpo le llamaba a gritos. A partir de ese día empezamos a disfrutar juntos, por fin"

"El día del alta, nuestro neonátologo lloraba cuando se despidió de nosotros. Recuerdo que cogió a mi hijo en brazos y le dijo: Andrés, qué valiente y qué grande eres. Ahora vete a casita con mamá y se feliz toda la vida. Nos acordaremos de ti siempre"

Cris recuerda aquella etapa de su vida con una mezcla de emoción y tristeza. Tanto ella como su pequeño Andrés fueron grandes luchadores y ambos lograron salir adelante apoyándose el uno en el otro.

"Tengo claro que mi hijo vino al mundo para salvarme la vida. No se que hubiese sido de mí sin él"
Andrés, el día en que le dieron el alta

"Son más fuertes de lo que podemos llegar a imaginar"

En el Día Internacional del Prematuro, Cris siempre tiene palabras de ánimo hacia todas las familias que están viviendo actualmente esta situación.

"Lo más bonito es ver como esas pequeñas grandes personitas se superan cada día. Son fuertes, más de lo que podemos llegar a imaginar. Y también son especiales, como los neonatólogos que nos acompañan en este duro camino"

"Sólo puedo mandar ánimos a las familias que tienen actualmente un bebé prematuro ingresado. Pasito a psito se van ganando batallas. ¡Confiad en vuestros bebés, haced mucho piel con piel y habladles todo el tiempo!"

Han pasado diez años de aquella vivencia y hoy Andrés es un niño precioso, sano, inteligente y lleno de bondad. Cris, se ha convertido en mamá de dos peques más y es también asesora de lactancia, por lo que conoce sobradamente los beneficios del piel con piel y la lactancia materna, especialmente de los prematuros.

Hoy, madre e hijo forman parte de una preciosa y feliz familia numerosa, dándonos a todos una lección de superación y lucha, y demostrándonos que la vida es para pelearla, para disfrutarla y para vivirla.

¡Ánimo a todos los bebés prematuros y a sus papás! ¡Sois grandes luchadores!

En Bebés y Más Los nacimientos prematuros aumentaron un 36% en los últimos 20 años, El bebé prematuro necesita sentir que lo tocan para un mejor desarrollo cerebral, Recorrido por una UCI Neonatal: todo por el bien de los bebés prematuros, La lactancia materna mejora la estructura del corazón en bebés prematuros

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos