Publicidad

Estas son las frases que nunca deberías decir a los padres que tienen un único hijo

Estas son las frases que nunca deberías decir a los padres que tienen un único hijo
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Juzgar y opinar sobre la maternidad ajena es, por desgracia, una práctica demasiado habitual. En más de una ocasión nos hemos hecho eco de frases desagradables o comentarios fuera de lugar que a veces tenemos que escuchar los padres acerca de la crianza de nuestros hijos.

Y entre estos comentarios desagradables nos encontramos los que a menudo reciben las madres y padres de un solo hijo. Sobre los hijos únicos pesan demasiados estigmas sociales, y muchas familias denuncian las críticas y preguntas bochornosas de conocidos y extraños sobre su situación personal. Si tú también tienes un hijo único seguro que te sientes identificado con alguna de estas frases: ¿cuál más añadirías?

¿Sólo tienes uno?"

Esta es la frase por excelencia que escuchan todos los padres de hijos únicos en algún momento de sus vidas. Por lo general, lo que más suele molestar no es la frase en sí, sino el rintintín con el que se pronuncia y la cara de desaprobación que pone la gente tras escuchar la respuesta. "Los hijos únicos no están bien vistos socialmente" - afirma Teresa, mamá de una niña de ocho años.

¡Es increíble lo mucho que puede herir una frase tan corta!, pues desconocemos las circunstancias personales que se esconden detrás de esa decisión, y algunas pueden llegar a ser muy dolorosas.

Mónica perdió a su segundo bebé en el parto, y cada vez que alguien le pregunta "si solo tiene una hija" algo se le revuelve por dentro. Lo mismo le ocurre a Olga, que tras siete años intentando dar un hermano a su hijo ha decidido tirar la toalla: *"infertilidad secundaria, lo llaman"* - me confiesa muy afectada.

"¿No vais a darle un hermanito"

hijo único

Una de las cosas que más detestan los padres de un solo hijo es la insistencia de la gente porque le den un hermanito. Da igual si te conocen o no, si hay confianza para semejante comentario o no la hay, el caso es que siempre hay quien opina acerca de la importancia de no quedarse con un único hijo.

"Cuando me preguntan por los hermanitos y digo que es hijo único, siempre hay quien me rebate la decisión. ¿Y por qué no te animas con más? ¿Fue muy malo de pequeño y se te han quitado las ganas? ¿Y no te da pena que no tenga hermanos?... ¡Es agotador!" - nos cuenta Elena, madre de un niño de 12 años.

"Si no os apurais con la búsqueda, el pobre se va a quedar solo"

Esta es otra forma de plantear la frase anterior, pero para Rebeca, madre de un niño de seis años, "es aún más hiriente si cabe, pues no se pregunta por la posibilidad de tener más hijos, sino que se da por sentado que todos los niños del mundo tienen que tener hermanos y tú estás dejando pasar demasiado tiempo deliberadamente".

"¿Y no te da pena que se quede solo?"

hijo único

No cabe duda de que tener hermanos es algo maravilloso y enriquecedor, pero también lo es tener primos y amigos, por lo que no es cierto pensar que el niño que crece sin hermanos está solo.

"No me gusta que nos digan que nuestra hija va a quedarse sola en la vida. A día de hoy tiene cinco primos con los que comparte aventuras y diversión, y ya veremos qué nos depara el futuro. ¿Acaso tener hermanos garantizaría que jamás se quedará sola?" - reflexiona Teresa.

Fany va más allá: "Yo soy hija única y a mi madre siempre le martilleaban con esta frase. A día de hoy tengo cuatro hijos maravillosos... ¡Y decían que me iba a quedar sola en la vida!" - bromea.

"Tener un solo hijo es una actitud egoísta"

familia

"La primera vez que nos dijeron que éramos egoístas por tener un solo hijo nos quedamos sin palabras" - recuerda Julián, padre de un niño de 12 años. Y es que existe la creencia de que tener un único hijo es la decisión más fácil, que además se toma en beneficio propio y sin pensar en el niño.

Pero todos los padres, tengamos un hijo, dos o más, siempre pensamos en su bienestar y felicidad, por lo que es terrible ligar una actitud egoísta a un número concreto de hijos.

"¡Qué fácil resulta criar a un hijo solo!"

Los niños necesitan atención, educación, acompañamiento e implicación de sus padres. La crianza es agotadora, y requiere de nuestro compromiso y entrega incondicional, con independencia del número de hijos que tengamos.

No cabe duda de que a nivel logístico todo se complica a medida que aumenta el número de hijos, ¡pero eso no significa que criar y educar con entrega a un solo niño sea fácil!

"No sabe compartir porque no tiene hermanos"

hijo único

Entre los múltiples tópicos que giran en torno a los hijos únicos, está el que liga el egoísmo al hecho de no tener hermanos. Pero, ¿qué tiene que ver una cosa con la otra? No compartir no es una actitud egoísta, sino que es algo innato en los niños pequeños, tengan hermanos o no.

Compartir es una habilidad social que se adquiere con el paso del tiempo, y que debe ser enseñada por los padres desde el respeto y la tolerancia. Por tanto, el hecho de tener hermanos no predispone automáticamente al niño a compartir sus pertenencias.

"Yo he sido hija única y mi infancia ha sido muy triste"

Y siempre está el comentario del adulto hijo único que decide trasladar sus miedos y vivencias a los padres que solo tienen un hijo. Lo cierto es que esto sucede en cualquier parcela de la vida (especialmente en la maternidad), pero resulta frustrante y agotador toparse con gente tan negativa, que lejos de animar solo consiguen preocupar.

Tener una infancia divertida e inolvidable no tiene nada que ver con el hecho de tener hermanos. ¡Ojalá fuera tan sencillo! Los niños necesitan dedicación, amor incondicional y tiempo de calidad con sus padres. Crear recuerdos imborrables en familia es lo que les marcará para toda la vida.

"Yo soy hijo único y ahora echo de menos tener hermanos"

Y al hilo de lo anterior, también está en comentario del adulto que de nuevo traslada sus sentimientos a los padres de un único hijo. Es probable que haya adultos sin hermanos que echen de menos esa compañía, pero las relaciones humanas van mucho más allá de los lazos de sangre, y hay quien encuentra en un buen amigo al hermano que nunca tuvo.

"A mí me da mucho coraje cuando se me acerca alguien y me dice que es hijo único y como se ha sentido siempre tan solo, no quiere hacer lo mismo a sus hijos, y por eso ha decidido tener cinco" - recuerda Elena indignada.

Quienes tenemos más de un hijo deseamos que la relación entre los hermanos sea eterna, que se amen, respeten y cuiden toda la vida. Pero si lo pensamos realmente, veremos que nadie puede garantizarnos eso que tanto anhelamos.

Opinar, juzgar y etiquetar la maternidad ajena puede resultar tremendamente dañino. ¿No es mejor apoyarnos y respetarnos, sea cual sea nuestro modelo de familia?

Fotos | iStock

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir