Teletrabajar 8 horas frente al ordenador me extenuaba hasta que puse en práctica estos trucos para reducir el tiempo de pantalla

Teletrabajar 8 horas frente al ordenador me extenuaba hasta que puse en práctica estos trucos para reducir el tiempo de pantalla
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Hacer teletrabajo puede sonar idílico pero no es cosa sencilla. Desde tener que evitar distracciones al trabajar desde casa, hasta organizarse adecuadamente para aprovechar bien los tiempos y saber separar vida personal y trabajo, trabajar de forma remota puede ser complejo.

Además de los retos que esto supone, una de las desventajas o cosas no tan positivas del teletrabajo es el uso de las pantallas, que naturalmente es más alto que en un trabajo "tradicional" ya que todo lo hacemos frente al ordenador, desde nuestras actividades laborales hasta las reuniones o interacciones con otros compañeros de trabajo.

Todo este tiempo de pantalla puede llegar a fatigarnos mentalmente y, como en mi caso, volverse extenuante, por lo que es necesario tomar en cuenta esto para reducir el uso de ellas. Estos son mis mejores trucos para lograrlo.

Tomar descansos y hacer pausas

Una de las ventajas de trabajar desde casa es que, en la mayoría de los casos, puede haber menos interrupciones que en una oficina. Sin embargo, precisamente el no tener compañeros de trabajo en el mismo espacio, puede hacer que el trabajo nos absorba y cuando menos lo esperamos, llevamos cinco horas sin despegarnos del ordenador.

Para prevenir esto, he implementado algunos trucos que me funcionan y que me recuerdan hacer pausas cada cierto tiempo:

  • Tomar descansos de 10 a 15 minutos cada hora o cada 90 minutos. Éstos me ayudan a evitar agotarme y despejar la mente.
  • Levantarme a caminar unos minutos al menos dos veces al día. Aprovecho alguno de los descansos mencionados para caminar, estirar las piernas o salir a respirar un poco de aire fresco. En días pesados, a veces una siesta de 10 minutos es necesaria (y muy reparadora).
  • Hacer coffee break. En uno de los descansos a media mañana, tengo un coffee break con mi esposo -también trabaja de forma remota pero cada uno tiene su propia oficina en casa- y disfrutamos una taza de café mientras descansamos por unos minutos de nuestras actividades de trabajo.

Llamadas en lugar de videollamadas

Durante la pandemia nos acostumbramos al uso de servicios como Zoom para hacer videollamadas en todos los aspectos de nuestra vida: trabajo, familia, amigos, consulta médicas y psicológicas...

Pero el hecho de que exista la opción de hacer videollamada no significa que tengamos que usarla siempre. Salvo en casos donde alguien vaya a presentar un informe o deba mostrar algo, elijo hacer llamadas telefónicas y así despegarme por unos minutos de la pantalla.

Escribir a mano vs. escribir en digital

Pexels Vlada Karpovich 4050302
Foto | Vlada Karpovich en Pexels

Similar a la idea anterior, siempre que exista una alternativa que nos ayude a reducir el tiempo de pantalla, hay que aprovecharla y hacer el cambio. Aunque la mayoría de mi trabajo es en el ordenador y usamos un software para la gestión de proyectos y tareas, siempre vuelvo a anotar todo en mi agenda física y durante las reuniones tomo notas a mano.

Esto no solo es útil para ayudarme a recordar mejor las cosas y fortalecer mi memoria, sino que también me parece más práctico voltear a ver mis anotaciones en físico que tener que buscarlas en el ordenador. Quizás es trabajo doble, pero reduce el tiempo de pantalla - y además es un respaldo en caso de que la tecnología falle.

Hacer doodles

Quizás es porque me cuesta estarme quieta, pero hacer doobles o dibujos en una hoja o libreta es algo que también acostumbro hacer, especialmente cuando mi mente está bloqueada y necesito ideas.

Aunque no es exactamente lo mismo, cuando hacemos doodles o simplemente dibujamos cosas al azar o de manera automática sucede algo similar a lo que ocurre cuando nos duchamos y tenemos un momento eureka: desbloquea nuestra creatividad y nos ayuda a pensar.

Silenciar notificaciones

Las distracciones son uno de los peores enemigos de la productividad. Y aunque en el teletrabajo quizás tenemos menos interrupciones que en un ambiente de oficina, también aquí hay algunos elementos que pueden irrumpir nuestro ritmo de trabajo.

Un ejemplo claro de ello son las notificaciones del móvil, que nos distraen y pueden hacer que nos tardemos más en hacer las cosas o que retrasemos el trabajo por revisarlas (y responderlas en caso de ser necesario). Para esto, silenciar las notificaciones es una de las medidas que he tomado: al permanecer enfocada, mi ritmo de trabajo fluye más rápido y termino las cosas en el tiempo estimado. En casos extremos, incluso pongo mi móvil en modo avión.

Usar métodos para hacer más cosas en menos tiempo

Pexels Vlada Karpovich 4050323
Foto | Vlada Karpovich en Pexels

Y hablando del uso efectivo del tiempo, la realidad es que haciendo teletrabajo a veces duramos más tiempo en pantalla porque nos distraemos o hacemos las cosas sin prisa. Aquí es donde me ha funcionado emplear algunos de los métodos de gestión del tiempo para estar más enfocada y hacer más cosas en menos tiempo.

Estos son algunos de los que más utilizo para lograr impulsar mi productividad y terminar mis pendientes de trabajo lo antes posible:

  • Método Pomodoro. Esta técnica consiste en hacer una lista de nuestras tareas pendientes y trabajar durante 25 minutos -sin distracciones- en una de ellas. Este periodo es el pomodoro. Una vez terminado, tomamos un descanso de cinco minutos y repetimos otro pomodoro de 25 minutos, después otro descanso y así sucesivamente hasta terminar la tarea. Si no hemos terminado todo lo de nuestra lista, tras cuatro pomodoros tomamos un descanso más largo (de al menos 15 minutos) y volvemos a comenzar.
  • Power hour. Como su nombre lo dice, este método consiste en enfocarnos durante una hora o 60 minutos a trabajar de manera intensa y totalmente enfocados en lo que estamos haciendo. La clave aquí es elegir una tarea específica o meta que queremos alcanzar en ese tiempo.
  • Sistema de bloques. Finalmente, una de las técnicas de productividad más preferidas es el sistema de bloques que recomienda Harvard y que hemos explicado aquí, que consiste en dividir nuestra jornada laboral en bloques de tiempo fijos, alternando diversas actividades entre cada uno de ellos.

Foto de portada | Ivan Samkov en Pexels

Temas
Inicio